Rosa Negra, el lugar donde cada platillo es una obra de arte

Por: Rosaura Cervantes Conde

restaurante_junio_01

En Polanco existe una nueva propuesta gastronómica, mi gran amigo Alfonso Garza ya me había adelantado algo que iba a vivir una de las mejores experiencias gastronómicas. Rosa Negra tiene solo un par de semanas que abrió sus puertas, no ha hecho ninguna campaña de publicidad, solo ha sido de boca en boca y el lugar ¡está lleno! Y esto tiene una explicación, es el único restaurante en la zona que ofrece una cocina especializada que trae cada producto desde su lugar de origen, para presentar un menú artesanal como un tributo a la comida  latinoamericana.

Es un día caluroso, el lugar es muy lindo, que dicho sea de paso, cuenta con la terraza más Trendy de Polanco; Rosa Negra ofrece también un salón privado, así como un comedor principal, todos diseñados y decorados con un estilo único. Sobre el bar hablaré un poco más adelante.

restaurante_junio_02

Nos reciben con unos bollos rellenos de queso gruyere y terminados con queso parmesano y si esto suena delicioso, agreguen que los sirven recién horneados.  Eduardo Beaven, el creador de todo el concepto y con 25 años en la industria restaurantera, se sienta un rato con nosotros y nos comparte su experiencia en este nuevo reto: “Desde el inicio se buscó que fuera una propuesta distinta al steakhouse, a la comida italiana, por lo que se inclinó por un concepto de comida latinoamericana, tomar lo mejor de cada cocina, como la chilena, la colombiana, aunque básicamente lo fuerte se concentra en la de argentina, la mexicana y la cocina peruana, que es como que lo más rico y lo más interesante para ofrecer”.

“Tenemos muchos ceviches peruanos, con recetas originales, tenemos arroces, pescados preparados al estilo limeño, tenemos muy buenos cortes argentinos, todos de calidad Prime”. Eduardo destaca que todos los productos que se manejan en Rosa Negra son de la más alta calidad, “nada es congelado, todo es fresco, y lo volamos diariamente desde su lugar de origen, así mantenemos nuestros estándares de calidad superior”.

restaurante_junio_03

Cuando definieron el concepto, también se pensó en la música, que principalmente es House con unos toques latinos, temas enfocados más hacia la música colombiana, argentina y puertorriqueña para darle ese toque diferente, más latino.

Nos traen un Ceviche de Salmón con Coco, el cual va complementado con chiles Thai, cebolla morada, albahaca y leche de coco. Visualmente impacta. Eduardo Beaven (el apellido es de origen galés) enfatiza que también se ha trabajado el concepto visual, “todos los platillos son espectaculares, con cada uno ofrecemos algo muy atractivo a la vista del consumidor, todos  nuestros platillos son como una obra de arte, y el resultado es que los comensales toman foto -ya sea a lo que van a comer o lo que ven en otras mesas y lo suben a las redes sociales-, lo que ha sido interesante para nosotros.

restaurante_junio_04

Y así como se han esmerado en los platillos, lo mismo ha ocurrido con los postres y la mixiología, “tenemos tragos muy simpáticos, muy originales en presentaciones espectaculares, ofrecemos desde el clásico jarrito de jeans, que lo tenemos como un complemento, más tenemos la especialidad de la casa con el Pisco Rosa Negra (Pisco, Pernod, limón y Angostura Bitters), o una margarita Jalapeño Albahaca (mezcal 400 conejos, mango, tequila tradicional y guajillo)”.

Continuamos primero con unos Hongos Quemados, que son hongos Royal Trumpet, servidos con queso de cabra, vinagreta de chiles fresno y serrano, una cosa deliciosa, sin saber que lo que vendría estar igual de increíble. Fue así que llegamos a la Carne Llanera, todo un manjar, se trata de un corte de aproximadamente 400 gramos, la que se marina durante 12 horas en cerveza negra, lleva un toque de sal de gusano, especias, pimienta y canela, se trata de una preparación muy típica de Colombia, y el cual se sirve con el exquisito puré de papa con chipotle y queso cheddar.

restaurante_junio_05

Eduardo indica que la selección de platillos se hizo pensando en el paladar del gusto mexicano, además, nos comparte que abrirán su primera sucursal en Cancún para octubre y están en pláticas para abrir posteriormente otro en Tulum. Mientras degustamos la Carne Llanera, señala que están sorprendidos que la gente esté solicitando los otros platillos, y  me gusta, porque me pone a pensar que el menú es tan atractivo, que están dejando la carne , ya que esta se puede consumir en cualquier otro lugar, y ahora se van mas por los pescados y mariscos, y entre los más solicitados han estado el Bacalao Negro el cual va horneado, y acompañado por una mezcla de jícama y zanahoria y vinagreta de chiles verdes, el otro es el Pescado Don Ricardo que va en salsa Hoisin, con cítricos, chile seco y jengibre.

“También tenemos Chile en Nogada Deconstruido que además de todo lo tradicional, lleva chapulines encima. En el bar, se puede degustar bebidas y   cócteles  artesanales  preparados  con infusiones   exclusivas   de   la   casa,   ingredientes   naturales y volvemos a presentaciones espectaculares”.

Para terminar, los postres. Cuentan con una gran variedad, desde el pastel de chocolate o de zanahoria, pasando por el Baked Alaska –ideal para compartir-, hasta la Torre de Alfajor (helado de vainilla y dulce de leche, caramelo y salsa de Bailleys-; la especialidad de la casa es el Rosa Negra Dessert Platter que consiste en frutas exóticas, frutos rojos, helados, flan de dulce de leche, Bannana Cheesecake pudding, pastel de chocolate, aunque esta tarde me decidí por una Degustación de flanes, con tres increíbles sabores: maracuyá, queso de cabra y dulce de leche,

Rosa Negra inicia con el pie derecho y se coloca dentro de nuestra lista de lugares a donde regresar. Nos despedimos de Eduardo Beaven.

restaurante_junio_06

Informes:

http://www.rosanegra.com.mx/

reservaciones@rosanegra.com.mx  (55).6430.2038

Horario de servicio: Diario, 13:00h-18:00hs

Cena: 18:00h-01:00h.

Teléfono: 01 55 6430 2038

Dirección: Av. Presidente Masaryk # 298

Col. Polanco Chapultepec, Del. Miguel Hidalgo

11560 Ciudad de México