Si las calles hablaran… Del zoológico de Moctezuma al primer rascacielos de América Latina.

Por: Margarita C. García Rodríguez / Historiadora del Arte, Museóloga

calles_julio_01Tomando en cuenta que la actual calle de Madero, es por mucho la vía peatonal más transitada del país, es inevitable pasar por alto la presencia del edificio conocido como la Torre Latino, o simplemente como La Latino;  y aunque no se puede comparar con otros altísimos edificios del Paseo de la Reforma, es importante mencionar que esta emblemática edificación de 1956, fue ni más ni menos que el primer rascacielos del país y de Latinoamérica, convirtiéndose en punto obligado del turismo. Era toda una experiencia ascender 44 pisos en modernos elevadores para apreciar las panorámicas de la Ciudad de México desde su mirador.

Del predio que actualmente ocupa este edificio, existen noticias desde el siglo XVI, y es gracias a cronistas como Hernán Cortés y Bernal Diaz del Castillo que se conoce de la existencia del Totocalli, Casa de Animales, Zoológico de Moctezuma o Casa de las Sierpes; sus descripciones además de denotar gran sorpresa  e incluso horror, informan sobre un grupo de edificaciones donde por órdenes del emperador azteca, se concentraban gran cantidad de peces, aves, mamíferos, reptiles y seres humanos con deformidades, un ejército de 600  sirvientes estaban exclusivamente dedicados al cuidado, alimentación de serpientes, cocodrilos, lobos, jaguares, águilas; además de atender a albinos, contrahechos, enanos, jorobados, a los que tal vez se les confería un carácter divino. Este espacio se perdió con el sitio y caída de la Gran Tenochtitlán en 1521.

calles_julio_02

Después de trazarse la nueva ciudad española, el terreno ocupado por el Zoológico, quedó ubicado a las orillas del cuadrante destinado a los españoles, y fue cedido por Hernán Cortés a la orden de los Hermanos Franciscanos para la fundación de su primer convento en 1523, que llevaría el nombre de San Francisco el Grande, célebre por haber sido escenario de las primeras tareas de evangelización, realizadas por el insigne Fray Pedro de Gante.

De San Francisco el Grande,se decía que era “una ciudad dentro de otra ciudad”, por su tamaño y cantidad de personas que alojaba, abarcaba alrededor de cuatro manzanas, (32,000 m2), la iglesia contaba con un gran atrio con puertas hacia la avenida de San Juan de Letrán (Eje Central) y a la calle de San Francisco (Francisco I. Madero), así como 11 grandes capillas, jardín, cementerio, huertas, varios claustros en los que se distribuían alrededor de 300 celdas, así como una enorme cocina que servía al refectorio (comedor) para 500 personas.

calles_julio_03

Como consecuencia de la Ley Lerdo de 1856 y con el pretexto de una posible conspiración, después de varios intentos, los franciscanos fueron ex claustrados en 1860 y el convento expropiado para fraccionarlo y venderlo a particulares, dividiendo el gran predio en 4 partes debido a la apertura de las calles de Gante y 16 de Septiembre; los espacios conventuales fueron derruidos y también sirvieron de base a nuevas construcciones, quedando solo la nave de la iglesia, una capilla, y algunos otros elementos identificables encapsulados en edificios adyacentes.

calles_julio_04La iglesia fue despojada de todos sus bienes, perdió sus bellísimos retablos y tuvo varios usos entre ellos bodega y caballeriza de un circo, iglesia episcopal y finalmente recuperada por la orden de la Compañía de Jesús y entregada a los franciscanos en 1949; quienes en base a un antiguo grabado repusieron su grandioso retablo principal;  también sobreviven el claustro actualmente ocupado por la Iglesia Metodista, y la cúpula de la Capilla de San Antonio, en la esquina que forma el Eje Central y la calle de Venustiano Carranza.

Es así como la Torre Latinoamericana se asienta en parte del gran predio que algún día estuvo ocupado por el Zoológico de Moctezuma, y  el convento más grande e importante de América.

Si las calles hablaran…

Todo esto y más se puede conocer en la visita guiada especializada:

Conventos masculinos del Centro Histórico

Informes: exploratum.mex@gmail.com