SI LAS CALLES HABLARAN… LA PLAZA DE LA SANTA VERACRUZ

Por: Margarita C. García Rodríguez

plaza_junio_01

Además de la Plaza de la Constitución, que desde hace varios siglos aloja los recintos de las máximas autoridades civiles y religiosas, el Centro Histórico de la Ciudad de México cuenta con más de cincuenta plazas públicas, y muy cerca de la Alameda Central es donde se ubica la Plaza de la Santa Veracruz.

Sobre avenida Hidalgo, la plaza se distingue por estar en desnivel y flanqueada por dos iglesias de estilo barroco que reflejan el esplendor del virreinato (a pesar de que sus construcciones están inclinadas como consecuencia de hundimiento desigual del suelo),  continúan cumpliendo con sus funciones originales a pesar de los avatares del tiempo.

La Iglesia de la Santa Veracruz que da el nombre a la plaza, es una de las más antiguas de la ciudad; Veracruz significa “La Verdadera Cruz” y fue ni más ni menos que Hernán Cortés quien la fundó en 1526 para conmemorar su desembarco en el puerto de Veracruz en 1519, hecho que marcó el inicio de la Conquista.

plaza_junio_03

La iglesia de la Santa Veracruz fue una de las más ricas de la Nueva España, ya que ahí residían diversas cofradías como la de los “plateros” que aportaban suntuosos obsequios que engalanaban con retablos y objetos litúrgicos el altar y las capillas que alojaban entre muchos otros tesoros; una imagen de Cristo donada por el rey Carlos V, el Pendón de la fundación de la ciudad en 1521, así como una gran cantidad de reliquias fervorosamente veneradas.

Junto a la iglesia se encuentra una edificación del siglo XIX que tuvo diversos usos y que actualmente es el Museo Nacional de la Estampa.

Cruzando la plaza, en el extremo contrario y mostrando una elegante fachada, se encuentra la Iglesia de San Juan de Dios, cuyo interior ha perdido su esplendor  original, pero no así sus tradiciones, ya que a lo largo de su historia han pasado cientos de generaciones de mujeres solteras buscando la intercesión de San Antonio de Padua para encontrar esposo, ofrendándole cada 13 de junio, trece monedas obsequiadas por trece hombres solteros; además de la respectivas oraciones.

plaza_junio_02

Anexo a la iglesia de San Juan de Dios se encuentra el edificio que funcionó como el primer hospicio de América, hospital para castas y hospital – convento de la orden religiosa de San Juan de Dios, funcionando como nosocomio con diferentes nombres hasta mediados del siglo XX que el Hospital de la Mujer fue cambiado de sede quedando las instalaciones en total abandono hasta que fueron  rescatadas y restauradas íntegramente para alojar la espléndida colección de artes decorativas  del Museo Franz Mayer a partir de 1986.

La bella plaza arbolada que hoy luce tres fuentes de cantera, esculturas y bancas; desde el siglo XVI ha sido escenario de leyendas y los sucesos más diversos; desde las presencia del conquistador Hernán Cortés hasta la del príncipe Carlos de Inglaterra cuando visito el Museo Franz Mayer, pasando por el emperador Maximiliano de Habsburgo, numerosos presidentes;  sin olvidar las generaciones de  médicos y enfermeras  que forjaron las bases del sistema hospitalario en México; hasta las apariciones de “La Planchada” , alma en pena de una enfermera de otras épocas, que con el sonido del roce de sus ropas almidonadas sigue  siendo noticia.

Si las calles hablaran…

Todo esto y más se puede conocer en la visita guiada especializada:

LA PLAZA DE LA SANTA VERACRUZ,  MUSEOS Y LEYENDAS

Informes: exploratum.mex@gmail.com