Valentin Modev, Embajador de Bulgaria en México

Por: Patricio Cortés

embajador_octubre_01

Aún no habían pasado 48 horas del terremoto, la ciudad seguía consternada, pero sabíamos que la vida tenía que seguir y fuimos a la cita con el embajador de Bulgaria en México Valentin Modev.

Los cuadros de la embajada aún estaban chuecos, el diplomático nos comenta que aunque por su profesión le ha tocado presenciar más de un desastre, la velocidad con que la población civil mexicana se desplegó en ayuda de sus semejantes le sorprendió.

embajador_octubre_02“Me emocionó mucho la solidaridad de la persona común, de la calle, en el momento cuando se derrumba un edificio, en minutos estaban esas filas de cientos de personas haciendo lo posible por salvar vidas, cada persona salvada es muy importante, es la demostración de la solidaridad, de la grandeza, de esa colaboración, disponibilidad de los mexicanos para unirse y cumplir sin decir estoy cansado, tengo hambre, trabajar hasta donde se pueda y una hora más tarde ya estaban las filas con medicamentos y alimentos”, nos narra el diplomático búlgaro.

Los ríos de gente dificultaban la movilidad, incluso para llevar ayuda: “Cuando pasó un motociclista, le dije ‘por favor lleve esa agua’. Estoy seguro que va a llegar, era una persona común. Sobre eso yo leí en la historia búlgara donde todos se levantaron como uno, eso emociona y habla sobre la grandeza”.

Como representante de su nación, comenta: “Bulgaria, como parte de la Unión Europea, si México dice apóyenos, seremos de los primeros países en hacerlo. Aunque tenemos recursos limitados apoyamos a sirios, iraquís, etcétera, donde hay terremotos lo hacemos. Somos de esos países que no son grandes, pero siempre apoyan, tenemos que saber qué necesitan, porque nosotros podemos proponerles… tenedores, pero ustedes no necesitan tenedores sino jeringas, por ejemplo, veremos qué necesitan en esa intercomunicación”.

“A través de usted quiero expresarles nuestras condolencias, cada persona es una gran pérdida”, externa el embajador quien además conoce que los mexicanos saben ser amigos y los tiene en alta estima por ello.

Tras un breve intercambio de anécdotas, pasamos al motivo para el que fue convocada la entrevista, las relaciones bilaterales: “El comercio bilateral es muy importante, no sólo para México sino para Bulgaria. Sabemos que México desarrolla un programa de apertura hacia mercados diferentes, alternativos, para tener una más balanceada política comercial internacional y depender menos del cambio de las situaciones. En ese sentido, Bulgaria tiene la misma política, la primer coincidencia es que buscamos diferentes mercados, para nosotros el principal mercado es la Unión Europea, para ustedes es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero eso no significa que entre nuestros países no haya diferentes nichos donde podemos cooperar, incluso antes de que terminen nuestros trabajos para aprobar el convenio entre México y la Unión Europea (modernizando el ya existente) que es un convenio marco donde vamos a saber hasta dónde lo permiten los reglamentos, vamos a trabajar en los contactos”.

“No olviden que México y Bulgaria tenían una historia de comercio bilateral muy fructífera, independientemente de los cambios ocurridos en mi país, que de nuevo tomó el rumbo del desarrollo democrático, teníamos una historia de comercio bilateral. Nuestros países de nuevo están en volúmenes que superan los cien millones de dólares, esa cifra es importante, tomen en cuenta que nosotros somos un país de siete millones de habitantes, que empezó su desarrollo en las áreas de comercio libre, con principios democráticos, hace 25 años más o menos. En 1990 fue necesario restructurar toda la economía, hoy tiene un crecimiento de 3.4 %, uno de los más altos en Europa”, añade.

Ejemplifica los productos industriales y la producción agrícola, aunque en ésta hay normas que tienen que respetarse: “Ya es tiempo de que se reúna la comisión bilateral mixta para aclarar cuáles son los planes mexicanos en una u otra esfera”.

embajador_octubre_03Aunque los salarios en Bulgaria han tenido mejoría, su mano de obra aún es de las más económicas de Europa, sin embargo nuestro entrevistado nos explica que no es su única ventaja competitiva: “Hay una muy favorable legislación, muy atractiva para las inversiones y para aprovechar el potencial industrial del país en producción de bienes. Es muy importante en la producción de bienes de importación, por eso no se sorprendan de encontrar productos italianos hechos en Bulgaria y eso no es sólo por la mano de obra barata. En la misma situación está México, leyendo la prensa mexicana, se ve que no es lo principal la mano de obra barata, lo principal es que ya están hechos los vínculos entre productores, vendedores y las líneas de producción”.

Hace hincapié en la importancia de la infraestructura: “Es más barato comprar un robot que mantener una persona hasta la edad adulta, la estructura es lo que hace atractivo ese país. Por ejemplo, en China se hacen miles y miles de cosas, pero cuando hablamos de la calidad usted hace una fisionomía de producción. En ese sentido tenemos ventajas estructurales como el sistema jurídico, la ausencia de barreras económicas fronterizas, de intereses accesibles que nos hacen más competitivos. En ese sentido vale la pena sentarnos para ver cómo podemos estrechar las relaciones económicas para aprovechar mutuamente estos beneficios”.

“Los holandeses hicieron una licitación de zapatitos para niños hasta seis meses, la ganó una empresa búlgara, sabía que lo haría sin grandes ganancias, pero eso garantiza lugares de trabajo para los búlgaros”, refiere.

Las relaciones culturales también son importantes y nos habla de lo que ofrecen: “Con orgullo, como ustedes, hablamos de nuestra historia. En las tierras donde se encuentra Bulgaria se han encontrado una de las más antiguas civilizaciones, cinco mil años antes de Cristo, hay testimonios de eso porque se han encontrado tesoros de oro en el Mar de Negro que hablan de una civilización muy vieja, dos mil años más antigua que la Ilíada de Homero”.

“El más grande aporte de Rumania a la cultura Europea fue convertirse en centro de desarrollo y distribución de la letra eslava, porque usted sabe perfectamente que un pueblo sin letra se pierde, por eso no sabemos mucho de los Olmecas, porque no hay señales por escrito. Esa es la importancia de Bulgaria. Ellos introdujeron primero el cristianismo. Este año celebramos mil 100 años de San Clemente de Ocrida que fue uno de los más grandes difundidores de la letra”, explica.

En el mismo tenor refiere: “San Cirilo fue el primero que se opuso a Roma y entró en disputa con la Iglesia defendiendo el derecho de cada país de leer la palabra de Dios en su propio idioma, creo que es el único santo que reconoce tanto la Iglesia Ortodoxa y como la Católica, es uno de los patronos culturales de Europa”.

A ello suma el padre de la computación John Atanasoff, entre otros: “Hoy seguimos aportando, por ejemplo, en cultura musical especialistas”.

Dicho desarrollo cultural no ha sido borrado por los periodos de dominación a los que ha sido objeto: “Cuando hablamos de que mi país estuvo un largo período bajo el yugo de alguna potencia, lo hacemos no sólo con tristeza, sino con orgullo por poder preservarnos como nación, sobrevivir como cultura, después todo”.

Independientemente de las relaciones, las culturas permean: “Siempre hemos tenido y seguimos teniendo lazos culturales más allá de los planes hechos por uno u otro país, el intercambio sigue su desarrollo. Hace una semana un cuarteto de cuerdas búlgaro hizo un concierto perfecto en la UNAM. Es muy bueno que entre nuestros países exista este intercambio, pero vale la pena oficializarlo, yo espero que en los siguientes meses podamos tener confirmado un plan cultural de colaboración entre los dos países que va y vamos a implementar más actividades”.

Da particular importancia a las relaciones entre redes de universidades como el de la Academia de Bellas Artes de Bulgaria con la Escuela Nacional de Pintura y Grabado, La Esmeralda: “Cuando un joven pasa seis u ocho meses en un lugar toca la vida, ve cómo trabajan y esa influencia la vamos a ver en su trabajo cotidiano. Ejemplo de eso es Diego Rivera u Orozco que pintaron algunas cosas y gracias a eso hoy tenemos unos pintores de fama búlgara donde ves algunos elementos de pintores mexicanos”.