VIVIR LA VIDA SIN MULETAS… ES DESPRENDERSE DE APEGOS.

Por: Psic. Raquel Estrada y Orientadora en Tanatología.

psicologa_mar_01

Hay quienes deciden vivir una vida con muletas, de codependencia a los apegos de todo tipo y van formando cadenas esclavizantes, y para poder entender cómo surgen los apegos, necesitamos conocer cómo se gesta en el primer año de vida, ya que el apego es el vínculo afectivo más primario.

El primer apego afectivo o díada (madre-hijo) se inicia en el embarazo y en los primeros días del bebé. Los vínculos y lazos afectivos iniciales explican la importancia que se establece en los primeros contactos para el desarrollo de la personalidad posterior.  También se puede cuestionar si es una actitud innata, propia al sujeto en sí, o si es un aprendizaje y para ello han surgido muchas posturas al respecto, en las diferentes disciplinas científicas de la psicología, pero la más importante es la Teoría Etológica de Bowlby.

La Teoría del apego de John Bowlby describe la necesidad del bebé de estar próximo a su madre, de ser acunado en brazos, protegido y cuidado y ese vínculo formará un lazo afectivo muy fuerte para relacionarse con los demás.

Entendemos por vínculo la unión o “conexión” de una persona y otra, por su parte el apego hace referencia a la capacidad de establecer relaciones emocionales y lazos afectivos, con los otros.

La importancia del apego que se desarrolla en la infancia, influye de manera significativa en las relaciones afectivas que pueden ser causantes de posibles problemas en la edad adulta, ya que tiene que ver con los trastornos fundamentales para el funcionamiento posterior.

 

APEGO EN LA INFANCIA

Apego seguro (Primeras relaciones con personas significativas)

Existe un tipo de apego que se conoce como apego seguro y se da cuando el niño se siente protegido y amado. El apego seguro se caracteriza porque los niños buscan el contacto amoroso de la madre y reducen el llanto cuando la madre está presente, dándole el cariño  y la tranquilidad que el bebé necesita.

Cuando se desarrolla este tipo de apego, el pequeño al convertirse en adulto será una persona segura de sí misma y las relaciones sociales que establece son seguras también. Siente que es valioso y que se le puede querer, al mismo tiempo que confía en los demás. (Suele ser flexible y con niveles bajos de ansiedad.)

 

Apego inseguro-evitativo.

“En este tipo de apego los padres suelen estar poco disponibles y son poco afectivos. Esto genera consecuencias negativas. (Personas que tienen poco contacto con sus emociones.”)

 

Apego ansioso ambivalente.

“El niño que vive este tipo de apego tiene que ver con padres que suelen ser figuras que a veces están y otras no, que muestran afecto positivo pero otras veces culpan. Los adultos que han recibido este tipo de apego suelen ser personas temerosas, pasivas, agresivas, dependientes y victimistas.”

 

Apego desorganizado.

“El pequeño se muestra desorientado y ambivalente con la madre, y en la edad adulta suele ser una persona con baja autoestima que se considera que vale poco y no confía en los demás. Las personas que desarrollan este tipo de apego necesitan que los demás satisfagan sus necesidades.”

Es importante mencionar, que no todas las personas que no han tenido un apego seguro, en la edad adulta desarrollen trastornos psicológicos.

 

Tipos de Apego

Existen diferentes tipos de apego como puede ser: el apego a otras personas, objetos, ideas, dinero, fama, poder, relaciones de pareja, sexo, al trabajo, a la belleza, etc. El apego es distinto al amor y al afecto, se centra en construir modelos internos del mundo, las personas y el mismo, ya que no se está dispuesto a perder el objeto amado, la persona amada o la condición que le gustaba o amaba mucho y cuando esto pasa, se experimenta un proceso de perdida.

“A la gente le cuesta mucho dejar ir su sufrimiento, por miedo a lo desconocido, prefieren el sufrimiento por que les es familiar. Hay que empezar a soltar hoy y dejar ir. “Porque lo que no se deja ir…se carga, lo que se carga… pesa…lo que pesa… hunde. Por eso es importante hoy, soltar, dejar ir y perdonar.” (“La llave es soltar y dejar ir.”)

 

Apego a una relación de pareja.

Este tipo de apegos son satelitales todo gira en torno a la pareja y esa persona se vuelve indispensable y es una vinculación obsesiva, donde se vive con sentimientos descontrolados y desbordados que no tienen límites. Apegarse a una persona significa la incapacidad de renunciar a esa relación cuando debes hacerlo. “Tú eres todo para mi, sin ti mi vida no tiene sentido, sin ti me muero” “Si me divorcio se termina mi sentido de vida”.

Se debe entender que si el amor deja de ser recíproco, no es un obstáculo para el crecimiento personal, ya que el amor no debe estar por encima del auto respeto y la dignidad. Es momento de emprender el camino, ya que de lo contrario el apego a una persona va generando adicción obsesiva y el otro se convierte en el amo y señor, ya que se le dio permiso para empoderarse.

Hay canciones que promueven los apegos “Sin ti  me muero, muero”…”Me muero si tú no estás y es que me ahogo en mi soledad” “Ya no puedo vivir sin ti” “Si me dejas ahora” “Por favor no te vayas niña” “Arruinas todo mi mundo”  “Parece que no puedo vivir sin tu amor” Innumerables melodías que reafirman la dependencia emocional.  Hay que cambiar el chip  y tatuar en el inconsciente “Puedo renunciar a estar contigo…Te Amo, pero te dejo ir.”

Una forma sana de vivir el amor sin apegos es “yo te prefiero, te elijo y eso me permite trascender, porque somos seres independientes, ya que nada es permanente y acepto la perdida.

“Las personas con un estilo de apego seguro, están más capacitadas para organizar bien su vida emocional, afectiva y social, con o sin pareja estable. Suelen tener una autoestima positiva, más estabilidad emocional en comparación a otros estilos de apego, y mayor optimismo vital.”

“El apego es sobre el miedo y la dependencia y, tiene que ver con el amor al ego que con el amor a otros. El amor sin apego es el más puro porque no tiene que ver con lo que otros pueden darte para llenar tu vacío existencial. Trata de lo que tú puedes dar a otros, porque ya estas lleno.”

 

Apego al trabajo.

La vida solo tiene sentido si se trabaja todo el tiempo y se convierten en esclavos laborales, con  jornadas excesivas y  transforman su vida, en una obsesión patológica.

Pero que busca el adicto al trabajo: prestigio, poder, ambición, competencia, ser el mejor, destacarse. Se produce un estado de placer  que no es armonioso y ese placer va en aumento, para estar en ese estado constante  y el precio que tiene que pagar es alto, ya que se descuida la salud física y emocional.

La salud física se afecta y se puede presentar un preinfarto, estrés, impotencia, cuadro de ansiedad, angustia, infelicidad, sufrimiento. Se llega a perder a la familia, una relación de pareja o de amigos. La pregunta es: vale la pena dejar la vida en un trabajo… hay que recordar que en un trabajo, nadie es indispensable.

“El desapego es el arte de disfrutar de algo mientras de mantienes abierto a la posibilidad de perderlo algún día.”

 

Apego a la belleza

El apego estético está relacionado al cuidado excesivo del cuerpo físico, desarrollar la musculatura, permanecer estéticamente bello, someterse a cirugías estéticas, negarse a envejecer, negarse a no ser aceptado por los demás.

Cuidarse y ejercitarse esta bien, el problema radica cuando la mujer siente que no entra en el estereotipo de los modelos que la sociedad le marca y se somete a dietas rígidas y en algunos casos se presentan desordenes alimenticios (anorexia y bulimia).

El caso de la vigorexia se presenta más en los hombres que en las mujeres. “Este trastorno en una forma de trastorno dismórfico corporal y se relaciona con el transtorno obsesivo compulsivo. Las personas con dismorfia muscular constantemente se obsesionan con sus imperfecciones, y distorsionan su percepción de sí mismas. La insuficiencia sentida por las personas con vigorexia afecta a numerosos ámbitos de la vida, que van desde las relaciones personales a la salud física y emocional. Esta insatisfacción con la imagen corporal es común en las personas con trastornos de la alimentación.”

La belleza se relaciona a los canones que marca la sociedad, a la aceptación de ser aceptado y valorado “Si soy bello, voy a ser más aceptado, más aplaudido” “Voy a ser el centro de atención”.  Tener un físico determinado para pertenecer a cierto grupo social y caminar con los apegos de belleza, es  caminar chueco, llevar una vida muy sacrificada, donde se mide de forma obsesiva las calorías que se consumen. El espejo forma parte de ese ritual, ver el exterior todo el tiempo y confirmar que se tiene el físico soñado.

“Si te das cuenta de que todas las cosas cambian, no hay nada a lo que trataras de aferrarte.” Lao Tse

 

Apego al sexo

El sexo es placentero en un estado puro, pero cuando se crea una adicción al sexo llega a volcarse en una masturbación constante, que va de menos a más y el placer demanda mayor placer, como un impulso a estar insatisfecho, convirtiéndose en esclavo del deseo y  a la pérdida como ser humano.

Cabe mencionar que vivir intensamente la sexualidad no quiere decir que sea una adicción al sexo. La gente que es muy sexual disfruta el sexo, pero lo entiende como una sola parte de su vida. Para los adictos, todo gira en torno al sexo.

“Para alguien muy sexual, su pareja representa un complemento, un individuo que tiene sus propios derechos y sus propios límites. Para quien depende del sexo, el otro es sólo el instrumento de placer, por lo que les cuesta trabajo enamorarse.

Cuando el sexo deja de ser grato, y se convierte en una práctica de apego incontrolable, es momento de buscar ayuda.

“El desapego a nuestra forma de pensar hace posible la transformación de la consciencia:”

 

DEJAR LAS MULETAS DEL APEGO

Aceptar que somos seres libres que interactuamos con los demás. Por lo tanto una relación sana es aprender a conectarse con el amor. El amor hacia ti mismo y con el que compartes la relación. Comprender que nadie es dueño de nadie, hay que crecer con el otro y disfrutar la vida con un otro.

Aceptar que somos seres libres e individuales que compartimos la vida con los demás. Aunque estén en relación sana de unión es solo momentánea, ya que siguen siendo independientes.

“Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida”… Cada persona que pasa por la vida, cumple una etapa en nuestro ciclo vital y a veces esas etapas terminan. Hay que aceptar que ya no están y no vivir con ese apego torturante.

Dejar ir y no vivir en el pasado, aceptando que la persona ya no está, ya se fue y que estas en el presente con los brazos abiertos para recibir las bondades de la vida. “Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos. Como quieras llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.”

Dejar las muletas del apego en el camino, es tener las manos libres para recibir todo aquello que nos permita una vida plena y gratificante, en armonía con el universo.