Susy Carrillo, mujer exitosa, valiente y honorable

Por:

xochitl_ago_01

Abogada por la Escuela Libre de Derecho con tesis laureada “Los trasplantes de ley órganos”, con mención honorífica. Con ella se modificó la ley general de salud y se agregaron criterios de certeza al concepto jurídico de muerte, optó por el grado de especialista en Derecho Mercantil por la Escuela Libre de Derecho, obteniendo mención honorífica especial con la tesis “Anatocismo, sinónimo de anacronismo legal”; Especialista en Derecho Financiero Mexicano, Especialista en Derecho Financiero Internacional, Especialista en Derecho Bancario, todas con mención honorífica por la Universidad Panamericana. Doctora en Derecho por la Universidad Panamericana con mención honorífica con la tesina “Los tribunales especializados en materia de intermediación financiera (La justicia pendiente).

En el año 2000, se convirtió en socia fundadora del despacho Carrillo Chontkowski. Rivero y asociados. 

Susy Carrillo, en entrevista exclusiva para “PERSONAE”, comenta: “soy abogada por convicción y adoro mi trabajo, aunque siempre he buscado quien me ame, incluso he sacrificado puestos y asuntos, porque siempre va a estar por encima de todo el amor a mis seres queridos. Desde niña fui distinta, diferí mucho con mis padres -mis papas como buenos judíos-, no permitían que las mujeres estudiáramos. Mi pasión es el estudio y los libros. Lo que me falta hacer es actualizar mis libros y ver a mis nietos crecer. No llevo mis asuntos jamás mediáticamente. Creo en el amor, en la fidelidad. La mejor mesa es de la gente que amas. No me gusta hablar de política, ni de políticos, a muchos los quiero y admiro como personas o amigos, pero es un sello o impronta que me ha caracterizado.  

1.- ¿Qué opinas que el ministro Medina Mora afirme que hundirá a López Obrador, así sea lo último que haga en bien de México? Esto, tras ser investigado sobre presunta corrupción.

En mi opinión, al día de hoy,  el único que tiene la fuerza para hundir a Andrés Manuel López Obrador, es el mismo Andrés Manuel López Obrador. Es un fenómeno histórico, que bien canalizado puede mejorar la situación, de lo contrario, ya no serán las urnas las que cuenten, serán las calles en donde se resuelva el futuro de México y eso no lo deseamos nadie, no podemos apostar al fracaso del Presidente, sí fracasa, fracasamos todos. 

No estoy afiliada a Partido Político alguno, nunca lo he estado, nunca lo haré, procuro alejarme de la política y de los políticos como tales, para coincidir como personas y si lo siguen siendo, como amigos, al estilo Luis Spota, me espero a “un día después”,  ya que aterrizan y vuelven a ser mortales, pero nunca vuelven a ser los mismos. No me gusta abordar estos temas, me mantengo a distancia y hago mis análisis para mí misma, pidiendo que el país esté mejor. 

Me encanta lo que hago y soy feliz así, nunca ocuparía un cargo político, respeto mucho a quienes es su vocación y pasión. Soy abogada por vocación y por afición. 

La política cambia a las personas, es lo que la vida me ha enseñado. Yo prefiero una vida real y no efímera y hasta cierto punto falaz y de fantasía, de amigos por tiempo determinado y de enemigos eternos.

Aclarado lo anterior, “vale la pena resaltar que observo muy buenas intenciones, malas  implementaciones, se abrieron todos los frentes al mismo tiempo, se ataca a la corrupción de palabra y no se acaba ni por decreto ni por ley, ni porque un líder carismático lo combata, implica todo un proceso, y en el cual estaría involucrada toda la sociedad, es importante señalar que ni siquiera tiene definición legal, pero ya está tipificado como delito, de ahí que esta prisa de acabar con todo lo malo, asimismo de que se pierda la batalla en el camino por no hacerlo con los tiempos, los medios y las formas idóneas”. 

Todo indica que la amnistía fue general y el precio lo estamos pagando todos, el país está paralizado y en franca recesión, aunque los expertos digan otra cosa y la paridad del peso frente al dólar se mantenga estable, lo cual se agradece. 

“No podemos creer que un solo hombre vaya a cambiar el rumbo del destino de México, necesitamos cooperar, olvidar filos y fobias y poner en práctica la frase que ha acuñado mi entrañable Paco Rodríguez, “México nos necesita a TO2 Unidos.”

2.- Constitucionalmente hay división de poderes, pero en la práctica hemos visto que en el pasado el Judicial como en el Legislativo han estado supeditados al Ejecutivo. ¿Hay una embestida de la 4ª Transformación en contra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación?

En el numeral 49 de nuestra Carta magna, se señala que el Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

También establece que “no podrán reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Legislativo en un individuo, salvo el caso de las facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Unión, conforme a lo dispuesto en el artículo 29. En ningún otro caso, salvo lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 131, se otorgarán facultades extraordinarias para legislar”.

Por supuesto que jurídicamente existe la división de poderes, ejecutivo, legislativo,  judicial. Pero ya no con la rigidez que fue concebida por el gran Montesquieu. Los poderes tienen su aspecto formal y material.

De manera paralela a los Poderes reconocidos por la Constitución, existen poderes fácticos como lo son los medios de comunicación, las diferentes comunidades religiosas, los grupos de poder como empresarios, sindicatos, etcétera.

Lo que estamos viviendo en el país, no lo entiendo como una embestida en contra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la invasión de poderes siempre ha existido, algunas están previstas conforme a Derecho y otras se dan de facto o de hecho;  en ocasiones el Ejecutivo ejerce funciones del poder legislativo, como es el caso del Decreto, la amnistía…, el Poder Judicial realiza materialmente funciones legislativas a través de la Jurisprudencia, con ésta se pueden crear o derogar normas vigentes. 

El Banco de México como Organismo Autónomo conforme al artículo 28 Constitucional, realiza también funciones legislativas, verbigracia,  a través de circulares de carácter general y erga omnes.

Los Principios Generales de Derecho son integradores de la ley. Sólo se aplican a falta de ley, y la colusión de leyes, se resuelve conforme a ellos, que son por analogía, mayoría de razón, paridad etcétera, esto con base en el mismo artículo 14 constitucional. 

Pasando a tiempo presente y al mundo de los hechos, hemos vivido décadas de un Presidencialismo que se fracturó, todo indica que hemos regresado al poder centralizado en un solo hombre, porque a diferencia de antes, que era un Partido Político el que imponía al Presidente, hoy fue el Presidente el que impuso al Partido Político, a los otros Poderes legales y de facto, no existe oposición real, todas las Instituciones han perdido fuerza y credibilidad. Sin embargo, aunque no hay oposición, hay resistencia. No veo “contrapesos” que son los que equilibran precisamente la división de poderes en una democracia.

Es una realidad innegable que el Presidente dicta lo que se tiene o no que hacer, el tiempo o la historia nos dirá el resultado, pero ninguna de las dos formas era realmente una democracia, aunque una pareciera que lo era. 

3.- La Suprema Corte acusa al Ejecutivo de falta de respeto a esa división de poderes, pero fundamentalmente parece ser que el motivo mayor es que rechaza la ley de remuneraciones de los servidores públicos. ¿Pero cómo es posible que los once ministros de la Suprema Corte  ganen 113 veces más, que uno de los 42 millones de trabajadores mexicanos o que perciban mucho más que los 108 mil pesos mensuales que recibe el mismo presidente de la república?

No sólo son los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, existen muchos Servidores Públicos tanto de Organismos Centralizados, Descentralizados, Desconcentrados y Autónomos que tienen un sueldo superior, incrementado por las prestaciones o salario integral, sin poder negar los excesos que es una verdad de Perogrullo. 

Sin embargo, no coincido en que el quit o problema real sea el sueldo, ni considero que la implementación haya sido la adecuada. Las buenas intenciones, es decir, el iter o el medio, debe de estar acorde con el atos o fin perseguido y los resultados los estamos padeciendo todos.

La crisis real está soportada en una cadena desafortunada de excesos, de que se pasaron los límites, se salió de control todo y todo indica que ya no hay un justo medio, pero por el bien del país tenemos que luchar por ello, olvidarnos de creencias, sumarnos y apostar por México.  Estamos en la tercera llamada. Ojalá lo entendamos. 

4.- ¿Qué calificativo merece de un pueblo pobre, la falta de solidaridad ética y moral de la Suprema Corte?

Veo una falta de conciencia de la mayoría y de la crisis social y económica que estamos atravesando y lo que realmente aplica es, recordando a Martin Luther King “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos”. Cuando ya este binomio se actualiza en la realidad, es cuando vienen todas las tragedias. Esperemos que no sea el caso, siempre existe una solución pacífica. El entendimiento y la razón deben imponerse a la violencia que sólo atrae más violencia, caos,  anomia y stasis

5.- ¿Podría pedirse legislar para que los ministros sean también electos por voto popular? ¿Qué experiencias hay en otros países sobre el tema?

A mí parece muy prudente que no deban su cargo ni al nombramiento del ejecutivo ni a la aprobación del legislativo y más aún que tengan las credenciales y el servicio civil de carrera en su rubro, es decir, que se hayan desempeñado y formado dentro del poder judicial para llegar a ocupar el cargo máximo de ministro, como clímax de su desarrollo profesional y no que sean de cualquier otra carrera los que vienen a ocupar el cargo. 

6.- Ya hubo a nivel nacional manifestaciones de rechazo a medidas de la 4ª. Trasformación por parte de jueces y ministros, cuando está documentado que más del 90 por ciento de los delitos quedan en la impunidad. ¿Se puede hacer una transformación o limpia total del poder judicial, federal y estatal en el país?

Sin pretender defender al poder judicial, es imposible culparlos de la situación que estamos viviendo, esto es generalizado, estamos hablando de un tema pandémico y endémico. 

Para finalizar, retomaré algo del inicio de esta charla con Susy, y es que hoy el amor rige su vida, es una mujer exitosa, valiente y honorable, y comparte que en diciembre llegó la gran bendición de la que ahora disfruta y se llena día con día de pasión, amor y lealtad: “Conocí a mi caballero de fina estampa y pluma fina y me gustaría terminar mis últimos años a su lado”, y con estas palabras nos despedimos.