Djerou Robert Ly, Embajador de Côte d’Ivoire

Por: Patricio Cortés / Fotografía: Mario Torres

En esta ocasión entrevistamos al embajador de Côte d’Ivoire o Costa de Marfil, como se le conoce en Latinoamérica, Djerou Robert Ly, una nación africana en busca de su desarrollo sostenido que les permita aprovechar mejor sus mú ltiples recursos naturales.

Entre sus desafíos como embajador menciona generar inversiones mexicanas hacia su país, fomentar un acuerdo comercial entre nuestras naciones y acercar culturalmente a ambos pueblos. Destaca: “Dar a conocer a los pueblos mexicanos la cultura de Costa de Marfil, porque la prensa internacional sigue dando una imagen negativa de África, para ellos es tierra de guerra, de conflicto, de pobreza, sequía, mientras que los gobiernos africanos están trabajando mucho en enfrentar los desafíos en materia de educación, de salud, y desarrollo comercial. Por ejemplo, hace dos días los jefes de Estado y de gobierno de África se reunieron en Niamey, capital de Níger para crear una zona de libre comercio. Eso va a permitir garantizar los intercambios comerciales entre países que hoy son muy débiles (los intercambios), se habló también de tener una moneda común”.

Expone: “Queremos fomentar que las empresas mexicanas inviertan en Costa de Marfil para aportar su experiencia en tecnología y agroindustria para darle un valor agregado a la materias primas. Eso permitirá la creación de empresas y con ello la creación de empleos. Cuando hablamos de la creación de empleos, hablamos de cómo enfrentar el desafío de la migración, es un tema muy importante para los países africanos y Costa de Marfil, sobre todo para mantener a los jóvenes en casa, para que no crucen el mediterráneo, porque es muy horrible lo que vemos ahora”.

“Costa de Marfil es una tierra de oportunidades, podemos hacer mucho con México, tenemos una visión común, trabajar por el bienestar del pueblo marfileño y mexicano. Queremos sensibilizar a las empresas mexicanas para que inviertan en mi país que los espera con los brazos abiertos”, añade.

Refiere que las relaciones entre nuestras naciones cumplirán el siguiente año 45 años y el canciller marfileño, Marcel Amon-Tanoh, se reunió (en visita oficial) con su homólogo mexicano y legisladores de ambas cámaras hablando de un acuerdo que potenciaría el intercambio comercial y las inversiones en ambas naciones. “Hablaron de la posibilidad de ver cómo fortalecer y estrechar los lazos de inversión por ambos países y firmar acuerdos de promoción y protección de las inversiones para dar más confianza e inversión para mexicanos y marfileños. Es la razón por la que Costa de Marfil propuso a México tres proyectos de convenio: en materia comercial, de protección de inversiones y para evitar la doble tributación”.

Reconoce: “En cuanto a las relaciones económicas son un poquito débiles, no reflejan las enormes potencialidades de ambos países. Costa de Marfil es el primer productor del mundo de cacao y nuez de la india, principal exportador de plátano en la Unión Europea, el primer productor de caucho de África, de piña, de aceite de palma. Es un país agrícola y el gobierno genera políticas para dar un valor agregado a las materias primas y en ese respecto pensamos que nos podemos beneficiar de la experiencia de México en materia de agroindustrial y de tecnología, para impulsar el comercio exterior el desarrollo industrial. Estamos trabajando con varias cámaras, CANACINTRA, COMCE, CONACO, CONCAMIN para ver cómo podemos desarrollar esos lazos al fin de crecer los intercambios comerciales. También es importante establecer una línea marítima entre ambos países para reducir el costo logístico y la duración del traslado entre ambos países. Estamos trabajando con varias autoridades para que nos acompañen para lograr este objetivo”.

“Las dos economías son complementarias, podemos aprovechar la temporada en mí país para exportar a México cuando no es temporada en México (estamos en distintos hemisferios por lo que las temporadas se invierten), por ejemplo de piña y viceversa, tenemos aguacate, mango, maíz… Podemos compartir la experiencia de Costa de Marfil porque hemos desarrollado una nueva especie de café que se puede cosechar en un año, cuando regularmente tarda de dos años a dos años y medio; en el tema de maíz tenemos una variedad que se cosecha después de cien días”.

Tenemos que sensibilizar a las empresas mexicanas para dar a conocer a África de manera integral y a Costa de Marfil, de manera particular, que tiene muchas potencialidades, es el mercado del futuro, es un puerta abierta a África del este y a un mercado de más de 300 millones de consumidores. Entonces invertir ahí permitirá a las empresas mexicanas exportar muy fácilmente y también a Asia. Necesitamos un marco jurídico para dar seguridad a las empresas, a los inversionistas. Es importante fomentar intercambios a nivel político, de líderes, diputados y senadores mexicanos y viceversa. No tenemos en Costa de Marfil una política proteccionista, es un mercado libre y abierto. Aunque tenemos una economía muy diversificada con varios productos, podemos recibir otros productos de la misma calidad, en su mercado hay productos importados”. 

El embajador Djerou Robert Ly reconoce que no hay un acuerdo comercial entre nuestros países, ni se han iniciado las negociaciones para crearlo: “Por eso necesitamos un marco jurídico con tres acuerdos, comercial, protección de inversionistas y de no doble tributación, si se firmara, podrían contribuir a crecer los lazos comerciales entre ambos países. Ya Costa de Marfil propuso a México proyectos de acuerdo y estamos esperando que las nuevas autoridades mexicanas tomen en cuenta la realidad y la necesidad de iniciar las negociaciones con las autoridades marfileñas”.

Sobre los retos internos de la nación africana, comenta: “Lograr un crecimiento económico muy inclusivo que permitirá repartir la riqueza entre todos los marfileños, es el primer desafío del gobierno encabezado por el expertísimo Alassane Ouattara y está trabajando para luchar contra la pobreza, crear empleos, dar a cada ciudadano marfileño la posibilidad enfrentar los desafíos cotidianos como poder enviar a su hijo a la escuela, atenderse cuando se está enfermo. La salud, la educación y la industrialización son cosas muy importantes para el gobierno de mi país”.

“El gobierno ha desarrollado políticas para enfrentar esos desafíos, por ejemplo, en el rubro de educación, existe la obligación de que los niños vayan a la escuela hasta los 16 años. También está comprometido para implementar la agenda 2030 de las Naciones Unidas, así como, y sobre todo, la agenda de la Unión Africana, 2063 con varios desafíos en el tema de salud, educación, industrialización y el desarrollo comercial. En el tema de materia social, el gobierno marfileño ha decretado el año 2019 como un año para desarrollar programas sociales”, declara.

Concluyendo, al preguntarle qué le ha faltado a Côte d’Ivoire para convertirse en lo que llamamos una nación desarrollada, afirma contundente: “Darle valor agregado a sus productos, desarrollar la industria es la mejor manera de enfrentar el desarrollo económico”.