Fomentemos la Escritura — La Grafología como una herramienta para nuestras relaciones interpersonales

Por: Zuleyka Franco / Perito Grafóloga y Grafoscópica

escritura_nov_01

Durante mucho tiempo hemos creído, que tener una buena escritura es sinónimo de ser una buena persona, de tener una buena educación o de haber hecho un buen trabajo dentro de un aula de trabajo; sin embargo, la buena escritura no tiene que ver con un sentido de estética, sino de rasgos propios y de personalidad.

Juan Hipólito Michón  quien fuera llamado el Padre de la Grafología, aparte de su afición por la Arqueología, destacó por sus estudios e investigaciones en el campo Grafológico, Historia, Teología, Botánica, Geología, Dibujo y Arquitectura. Era excelente orador, escritor y por sus aptitudes pedagógicas, fue un hombre de elevado nivel intelectual, quien originó e inspiró a personajes como Jules Crepieux-Jamin, Max Pulver, Rafael Shermann y Curt August Honrath a seguir sus pasos en las diferentes escuelas (Mímica, Simbólica y Emocional), a desarrollar investigaciones y estudios sobre esta apasionada Ciencia como lo es, la Grafología.

Aprendimos entonces, que los grafos que envuelven nuestra escritura, llevan consigo nuestro inconsciente, nuestros deseos más profundos, nuestros gustos, nuestros placeres más escondidos y nuestro Yo íntimo. Aprendimos también a identificar nuestro Yo social en un texto, nuestro Yo profesional en una firma y a saber interpretar una personalidad con los rasgos que sólo tú o sólo yo tenemos como un ser único e irrepetible.

Así pues, la Grafología nos ha brindado la oportunidad de tener en nuestras manos una gama inmensa de recursos que podemos aprovechar en cada área de nuestra vida… Nos ayuda a hacer una buena Selección de Personal en nuestra empresa o negocio, nos ayuda a una buena Orientación Vocacional para nuestros hijos cuando la adolescencia sale a flote y los desorienta, nos ayuda a poner en claro a quién tenemos a nuestro lado en una relación sentimental con un buen estudio de Compatibilidad de Pareja; también nos ayuda a cambiar actitudes por medio de la Grafoterapia, nos puede sacar de un problema por falsificación de documentos con un buen Peritaje y lo más importante, a hacer una introspección con un Diagnóstico de Personalidad y aprovechar tus defectos y virtudes a favor de tus actividades y tus relaciones interpersonales.

Desafortunadamente en nuestro país aún no le damos la importancia que debería a la Grafología Científica, ya que nuestra cultura no nos deja ver más allá, así mucha gente aún cree que no es una práctica fiable y creíble, cuando en otros países como por ejemplo Argentina y España, consideren a la Grafología de gran importancia dentro de muchas otras carreras como la Abogacía, la Psicología o la Criminalística.

El maravilloso mundo grafológico nos adentra a características tan específicas que bien podríamos considerar como nuestros ángeles y demonios, nuestros pros y nuestros contras, o bien nuestras fortalezas y debilidades…

Conocer nuestra escritura nos ayudará a mantener el equilibrio y un justo medio, abandonar estereotipos la monotonía y la rigidez, tomar decisiones con verticalidad en la vida, desprendernos de un baúl contaminado de anclas al pasado, poner los puntos sobre las íes siempre y centrarnos en ello, abandonar las tachaduras, las torsiones y estrecheces, que lo que firmes sea congruente con lo que escribes y vivir una vida que nos ayude a que nuestra forma de relacionarnos sea plena, limpia, con curvas de sonrisas, prudencia y equilibrio. A ser claros, precisos y legibles, y a que no existan regresiones, ni inicios o finales inútiles en nuestra vida cotidiana… Nos ayudará a ser el amigo, el hijo, el compañero de pareja, el padre o madre que sea afectuoso, objetivo, sincero, auténtico, auto-controlado, flexible, empático, responsable, recto y disciplinado que todos queremos tener al lado.

Esto y mucho más es lo que un grafólogo desea encontrar en cada escrito, en cada texto, en cada firma.  

Fomentemos la escritura a mano. 

Cuando escribes piensas, cuando piensas imaginas, cuando imaginas tienes metas, cuando hay metas buscas inspiración; y cuando hay inspiración en la vida puedes lograr todo lo que te propongas.