José Crespo Fernández, embajador de Bolivia en México

Por: Patricio Cortés / Fotografía: Mario Torres

embajador_nov_01

Bolivia acaba de vivir un intenso proceso electoral, controvertido en más de una forma, por lo que fuimos a charlar con su embajador José Crespo Fernández, quien nos habla de la importancia de dicho triunfo y defiende los resultados. 

Comenta la relevancia de esta relección: “Es muy importante este último triunfo, porque lo que hace es consolidar un proceso de cambio que le ha generado a Bolivia un desarrollo económico excepcional, un desarrollo social con equidad, con igualdad que no se había presentado prácticamente en toda nuestra historia y correspondía consolidar este proceso en su última fase que es la industrialización”.

Evo Morales se ha convertido en un símbolo de los gobiernos progresista latinoamericanos, como expone el diplomático: “Para Latinoamérica, es el fortalecimiento de la tendencia de sus gobiernos progresistas. Es muy importante, lo que ocurrió ya con México con López Obrador, luego viene nuevamente una recomposición, una tendencia muy fuerte y esto lo estamos viendo con todo lo que se presume será la victoria del peronismo en Argentina y del Frente Amplio en Uruguay, una reacción muy fuerte contra el neoliberalismo en Chile y también en Ecuador, donde prácticamente le doblaron el brazo al gobierno, un gobierno neoliberal, mientras se empieza a reconstruir el movimiento progresista latinoamericano”.

Nos explica porque, incluso en el ámbito internacional, hay ciertos sectores con un gran interés en que Evo Morales deje la presidencia: “Si es que miramos lo que ha pasado en América Latina, en América del Sur, en los últimos diez años, hay un momento en que Evo Morales se queda prácticamente sólo acaudillando la posición de los gobiernos progresistas y revolucionarios. En una situación de alta debilidad en Venezuela, aparece Evo Morales como el caudillo de todo este gran movimiento. Separar al caudillo de su gobierno era muy importante para la derecha en general, para el imperialismo en particular. Más ahora, en un momento que está demostrado el éxito económico en Bolivia con la gestión de un indígena de izquierda y la certeza de que Bolivia tiene la reserva más grande del mundo de litio”.

Surge la pregunta sobre porque Evo como tal es tan importante para el movimiento que hoy encabeza y no hay otro líder que lo sustituya, nuestro entrevistado explica: “La emergencia de la crisis boliviana, anterior al año 2006, generó un liderazgo muy importante no previsto porque era un indígena, pero logró articular a prácticamente toda la izquierda, de las más radical a algunos de los sectores más importantes de la socialdemocracia. Cambió el liderazgo de la clase obrera hacia los campesinos, esos aspectos hicieron un liderazgo demasiado fuerte para ser remplazado. Evo ha declarado muchas veces ya, y es parte de la constitucionalidad boliviana, que va a dejar el gobierno el año 2025 y se trata de trabajar esos cinco años en la construcción de un liderazgo joven que pueda mantener el proceso”.

Sin embargo, con frecuencia el relevo (aun siendo del mismo partido) cambia de proyecto e inclinación política, para evitarlo propone: “Es muy importante la formación de los cuadros políticos que conforman el movimiento. Es muy importante que se constituya el movimiento adecuadamente para el control social interno, que pueda tener su propio proceso y eso sólo se puede lograr con una participación activa protagónica de las organizaciones sociales. Es, de alguna manera, la ruta la participación de las organizaciones sociales, que logra controlar a su propio movimiento, mismo que está formado debidamente”.

“Esta es una autocrítica, porque no tuvimos el tiempo ni la paz suficiente como para construir estos retos del movimiento social. De alguna manera, nosotros teníamos la emergencia de cambiar un país entero, nos demoramos primero tres años en una batalla que nos dio la derecha para evitar que Evo Morales se fortalezca. No se conoce, pero hubo intentos de golpes de Estado, paros cívicos muy fuertes, hubo acuerdos con la embajada de Estados Unidos para destruirlo. Ellos pensaban que el indiecito iba a durar seis meses; cuando vieron que se fortalecía, actuaron de otra manera y nos quitaron tres años de gobierno porque teníamos un combate interno, hasta lograr aprobar la nueva Constitución que es la que hace nuestro Estado Plurinacional”.

Se ha hablado de fraude porque se dice se detuvo el conteo, sin embargo, el embajador explica que lo que se detuvo fue la fase provisional llamada Trep (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares), cuyos resultados se mandan por Internet y no hay cobertura en todo el país: “Una semana antes a que se dieran las elecciones, ya con presencia de los observadores electorales internacionales, se aclaró que hasta las diez de la noche, el tribunal electoral esperaba tener el 80% de las actas computadas, a partir de este sistema provisional, pero nunca se ofreció más porque tiene que ver con la cobertura de Internet y la precisión en lugares que no tienen Internet y llegar a algún lugar que sí tenga, entonces nunca se desconoció nada. No era posible que eso continuara porque se había agotado la posibilidad con el 84% de las actas, más de lo que el TREP prometió hacer”.

Acotemos que el tema no es si Evo recibió más votos, ahí hay consenso, sino de que hay quien afirma que no fueron los suficientes para evitar una segunda vuelta electoral, el embajador considera que sí los tuvo y además la segunda vuelta se dio de facto: “Se ha concluido al 99.99% donde hay una distancia de Evo Morales sobre Carlos Mesa, el segundo lugar, de más de diez puntos porcentuales, no es una victoria apretada. En la suma del segundo y el cuarto (Oscar Ortiz), que en realidad ellos son la derecha organizada, el cuarto ya le dio sus votos a Carlos Meza (declinando) por eso no alcanza los 300 mil votos, segunda vuelta ya hubo, ya les hemos ganado. En las 59 encuestas previas al día de la elección, Evo Morales tiene lo que debía sacar y es lo que ha sacado y en todas ellas Carlos Mesa sumado al que en ese momento era tercero, tiene lo que tiene hora. El tercero actual es un pastor de origen coreano con un discurso fascista, es un voto que no controlan, que dice no a Evo y no a Carlos Mesa; es decir, puede tener cualquier tipo de destino. Una segunda vuelta así como está ahora la situación no cambiaría nada”.

Sobre los votos contabilizados con demora que generaron suspicacias, aclara: “Toda la movilización de la derecha se ha dado desconociendo el voto indígena en Bolivia, es el resurgimiento alevoso de un racismo que no hemos podido superar, no es un tema de que faltaban votos, ellos sabían perfectamente que los votos que faltaban era de la gente indígena, de los más pobres, de los que están más alejados de los centros de comunicación de la ciudades”. 

Pero, ¿cuál es el modelo económico que tanto molesta a ciertos sectores?, el representante boliviano glosa: “Es un modelo económico distinto que lo hemos generado nosotros mismos como bolivianos, estamos hablando de una raíz ideológica-filosófica que viene desde los indígenas. El excanciller David Choquehuanca decía ‘no somos capitalistas, pero tampoco socialistas’, nosotros tenemos nuestro propio pensamiento, podemos estar más cerca del socialismo, más cerca de las tendencias tradicionales de la izquierda, por un tema del compromiso social, lucha contra la injusticia y demás; pero lo que queremos no es que el hombre domine a la naturaleza, sino que sea parte y haya armonía al interior de la naturaleza. Todo esto es una construcción a partir del pensamiento de nuestras organizaciones sociales, particularmente indígenas, que han acabado en un concepto que se llama el vivir bien, queremos vivir bien, no vivir mejor”.

Expone los resultados: “Somos el primer país en disminución porcentual de la pobreza, Bolivia era el segundo país más pobre de América Latina, solo Haití tenía una pobreza más alta estábamos cerca de 62% y ahora estamos en 35%. Es un tema del modelo de desarrollo económico que tiene tres ejes, primero la mayor cantidad de recursos los controla el Estado, no siempre de manera directa, porque ahí se definen las políticas económicas y sociales. El segundo aspecto es que había que solucionar la emergencia de la pobreza y ese fue el compromiso del gobierno de Evo Morales y el tercero es que esos recursos, que se están invirtiendo desde el Estado, deben necesariamente considerar una menor desigualdad. Bolivia era de los países más desiguales de la región en el año 2005 el 10% de los bolivianos más ricos tenía 128 veces la riqueza del 10% más pobre y ahora esa diferencia de 128 ha bajado a 40 y no se ha afectado de ninguna manera a la empresa privada. La empresa privada, financiera e industrial, ha ganado en este proceso que es de altísimo desarrollo, el crecimiento del PIB es de 4.8% en promedio, los últimos diez años”.

A nivel mundial se ha criticado el presidente boliviano por su reelección aunque otros mandatarios en circunstancias similares no han recibido el mismo trato: “La prensa internacional no va hablar de Ángela Merkel que tiene más tiempo, ni de otros personajes, porque es un tema de la decisión de cada Estado; o sea, es parte de la soberanía, nosotros incorporamos varias medidas constitucionales para hacer más participativo y más democrático el proceso en Bolivia, por eso hemos creado un sistema propio”.

Se despide, no sin antes alertar sobre rol de los grandes medios de comunicación: “Por ejemplo, en la mañana hemos visto a un periodista (Edgar Villegas), y de esto hay cien casos en esta última semana, donde hace unos cálculos particulares sobre la posibilidad de fraude electrónico en Bolivia, cosa que está controlado ya por la OEA y no es posible (de hecho el embajador nos envió un documento con datos que desmienten a dicho personaje); pero este señor acaba saliendo en memes diciendo que se ha asilado en la embajada del Reino Unido, ¡imagínate!, eso es falso, es una imagen para que la gente diga ‘es un genio de la computación, por lo tanto, se va a Inglaterra’. Es una manipulación, pero de lo más burda y los grandes medios reproducen estos memes sin ningún problema porque son trabajados por ejércitos dedicados a la manipulación de las mentes”.

* DECLARACIÓN ESPECIAL DE LA XVIII CUMBRE DE JEFES DE ESTADO Y GOBIERNO DEL MOVIMIENTO NO ALINEADO (NAM) SOBRE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN BOLIVIA

Los Jefes de Estado y de Gobierno acogieron con beneplácito la convocatoria y celebración de elecciones presidenciales, el 20 de octubre de 2019 en el Estado Plurinacional de Bolivia y al respecto, reconocieron el espíritu democrático del pueblo boliviano, que asistió a las urnas de manera pacífica y cívica.

Los Jefes de Estado y de Gobierno felicitaron a S.E. Evo Morales Ayma, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, por su reelección como Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia para el período 2020-2025, e hicieron un llamado a respetar la voluntad soberana del pueblo boliviano, al mismo tiempo reafirmaron la Declaración sobre los propósitos y principios y el papel del Movimiento de los Países No Alineados en la actual coyuntura internacional del año 2006.

Bakú, República de Azerbaiyán, 26 de octubre de 2019

* Documento firmado por 120 jefes de Estado y proporcionado por la embajada de Bolivia