Mary Lea Trump

“Mi familia creó al hombre más peligroso del mundo”

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Si la sobrina –hija del hermano mayor– de un candidato triunfante a la Presidencia de los Estados Unidos de América (EUA) escribe “la peor noche de mi vida” fue cuando su tío ganó en las urnas el puesto político, quizás el más importante del mundo, esto significa, indudablemente, que la familia de dichos personajes es de las peores avenidas, no sólo de la Unión Americana sino de la Tierra. Y si a lo escrito le agrega en un tuit “(Los Trump) deberíamos ser juzgados con dureza. Me aflijo por nuestro país”. De no creerse. Pero esto sucedió realmente, no pertenece a un libro de ficción, ni acontece en una telenovela populachera a la mexicana, brasileña, turca o venezolana, sino a un libro autobiográfico y pese a los intentos por impedir su publicación, adelantó 14 días su llegada a librerías, con una inexplicable primera edición de 75,000 ejemplares. En pocos días, el volumen se venderá en sus distintas presentaciones por millones.

 

La biografía que escribe Mary Lea Trump —Too Much and Never Enough: How My Family Created the World´s Most Dangerous Man: Demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo. Editorial Simon & Schuster–, es la crónica “de una pesadilla de traumas, relaciones destructivas, y una trágica combinación de negligencias y abusos”. En su libro, Mary Lea explica cómo eventos específicos y vivencias familiares en general fueron el origen del “dañado” hombre que actualmente ocupa la Oval Office de la Casa Blanca, incluyendo las extrañas y absurdas relaciones entre Fred Trump Sr., y sus dos hijos mayores, Fred Jr. Y Donald. Toda una tragedia griega que solo en la realidad pudo desenvolverse. Ningún escritor, por más talentoso que fuera, podía concebir tanta truculencia. Serían necesarios varios Shakespeare para escribir un guión tan complicado. La realidad siempre supera la ficción.

 

Mary Lea Trump

 

Este libro –que la autora pergeñó a lo largo de toda su existencia, frisa 55 años de edad actualmente–, más una serie de hechos inverosímiles pueden ser la causa de que Donald Trump se convierta en otro presidente de EUA de solo un periodo presidencial. Ahora sí, como se decía en las viejas películas de gángsters: “el que la hace, la paga”.  O, mejor, dice bien el viejo refrán: “La venganza y el cangrejo de río, se comen en plato frío”. Mary Lea está cobrando venganza de los malos tratos que su tío propinó a su desdichado padre Fred, a ella y a su hermano. Claro que Lea está disfrutando el platillo: la venganza, bien llevada a cabo, es dulce, dígase lo que se diga. 

 

Mary es la primogénita de Fred Trump Jr., uno de los cuatro hermanos del 45o. Presidente de EUA. La biógrafa de Donald es una mujer bien preparada, entre otras especialidades, es psicóloga clínica, y describe a su tío como una persona insegura y sin escrúpulos, capaz de contratar a un condiscípulo (con mejor preparación que él) para que se presentara en su lugar a contestar el examen de ingreso en la Universidad; también cuenta Lea que el mandatario sufre comportamientos desviados que le han conducido a normalizar el engaño y usarlo como parte de su estilo de vida. “Donald solo es débil, su ego es tan frágil que explota a cada momento porque en su interior sabe que no es nada de lo que aparenta ser. Nadie lo ha querido nunca“, escribe.

 

El periódico Los Angeles Times –que tuvo la posibilidad de contar con un ejemplar del libro antes de que éste saliera a la venta–, explica que el retrato que la autora hace de su pariente tan cercano revela muchos de los secretos que Donald Trump ha tratado de ocultar durante toda su vida. Una de las tantas frases reveladoras que escribe la sobrina del magnate dice: “Donald Trump creció en una familia profundamente disfuncional que le convirtió en un líder destructivo e inestable”.

 

Bien se dice que la infancia es el inicio de todo ser humano; lo que alguien será de mayor, se prepara desde los primeros lustros de vida. De tal forma, que se sepa, ningún otro inquilino de la Casa Blanca, en la era moderna de la Unión Americana, se ha esforzado tanto para distorsionar los detalles privados de su existencia, desde prohibir publicar sus notas escolares a los colegios en donde cursó estudios hasta negarse a mostrar sus impuestos o la información de sus análisis clínicos. Hábitos en los que se parece al mandatario mexicano que pese a su promesa de dar a conocer sus pruebas de laboratorio jamás las ha entregado, no obstante haber sufrido una operación quirúrgica del corazón. 

 

“¡Cómo se parece a su abuelo o a su abuela!” Suele decirse en el ámbito familiar. Mary Lea se atrevió a abrir la caja de Pandora y revela que su abuelo, Fred Trump Sr., era un tipo dominante y un sociópata emocionalmente ausente. Afirma: “Dejó a su hijo menor (Donald) sin empatía y sin capacidad de reconocer el sufrimiento de otros. El trabajo honesto no le interesa, y no importa cuántas veces se equivoque: siempre encuentra recompensa en lugares que asustarían a muchas personas. Ahora se la juega más que nunca, es cuestión de vida o muerte. Las fallas de Donald ya no pueden esconderse o ser ignoradas, pues representan una amenaza para todos nosotros”.

 

Mary Lea Trump

 

El grupo familiar adepto al presidente intentó, por todos los medios posibles, impedir que el libro de Mary Lea se publicara. Incluso interpuso una demanda judicial. No fue posible. Para beneplácito de los adversarios del presidente –incluyendo muchos otros familiares–, la editorial Simon & Schuster ganó la partida. Desde el día 14 de julio el volumen de Too Much and Never Enough: How My Family Created the World´s Most Dangerous Man está exhibiéndose en las librerías de todo el país. Aunque todavía algunos piensan que la batalla legal continuará, porque, al parecer, la sobrina escritora violó un acuerdo de confidencialidad que firmó hace dos décadas tras una ríspida y muy amarga disputa por la herencia familiar, de la que el tío y otros herederos querían despojar a los descendientes de Fred Jr., que falleció prácticamente desamparado por sus consanguíneos, algo que Mary Lea jamás perdonó. Por lo mismo, la autora del libro del escándalo afirmó ante un juez que Donald mintió sobre su patrimonio y otros asuntos comerciales durante las negociaciones de la herencia y que el acuerdo de confidencialidad debería declararse inválido.

 

El estatus de marginada familiar que marcaba la vida de Mary Lea culminó en 1999, cuando falleció el jefe del clan Trump; entonces fue cuando ella descubrió que junto con su hermano habían quedado fuera del testamento del abuelo, con lo cual los privaron de lo que ellos creían que era su parte legítima de una fortuna de incalculables millones de dólares. La disputa empeoró hasta convertirse en una riña legal, cuyos detalles quedaron protegidos bajo el citado acuerdo de confidencialidad el que Mary respetó durante casi dos décadas.

 

Ahora la historia de esta lucha y otras nuevas acusaciones salen a la luz con la publicación de la autobiografía de la psicóloga social. El volumen, junto con varios documentos jurídicos inéditos, exhibe a la luz pública décadas de una saga de avaricia, traición y pleitos internos que ponen en evidencia lo que la autora describe como un legado familiar de oscuridad y disfuncionalidad.

 

Es evidente que la prematura muerte de su padre, por un infarto, a los 42 años de edad, en lucha con el alcoholismo, la marcó para siempre, por lo que escribe: “ya no podía permanecer en silencio”, después de ver lo que ha sucedido en los últimos tres años de la presidencia de Trump. Escribe: “Donald, siguiendo el ejemplo de mi abuelo y con la complicidad, el silencio y la inacción de sus hermanos, destruyó a mi padre. No puedo dejar que destruya a mi país”.

 

Este libro es la segunda biografía no autorizada publicada en el lapso de pocos meses que presenta un retrato realista del actual ocupante de la Casa Blanca, y como en el libro del ex asesor de Seguridad Nacional, John Bolton —The Room Where It Happened–, también publicado por Simon & Schuster, fue objeto de una campaña infructuosa para impedir su presentación. Demasiado y nunca suficiente no incluye acusaciones explosivas sobre el comportamiento de Trump en la Oficina Oval como el de Bolton, pero sí cuenta con detalles de primera mano que enriquecen el retrato de cómo Trump se convirtió en magnate de los bienes raíces y la celebridad de los medios de comunicación.

 

El volumen cuenta comentarios poco complacientes de Maryanne, la hermana mayor de Donald, jueza retirada que aún vive en Nueva York, cuando el magnate anunció que se postularía para presidente: “Maryanne lo definió como un payaso, eso no sucederá”; y cuando empezó a recibir apoyo entre los votantes evangélicos, la primogénita se indignó y dijo: “La única vez que Donald ha pisado una iglesia ha sido para posar ante las cámaras. No tiene principios de ningún tipo”.

 

Al paso del tiempo, Mary Lea se convenció de que su tío, como presidente, “destruía las normas, ponía en peligro las alianzas y pisoteaba a los vulnerables”, y después de sacar 18 cajas de documentos legales del bufete de abogados donde las resguardaban, las entregó a los periodistas de The New York Times que preparaban un extenso artículo sobre los “dudosos esquemas de impuestos de Trump”. Al respecto escribe: “ese fue el momento más feliz que había sentido en meses”, y agregó: “No fue suficiente para mí solo ser voluntaria en una organización que ayuda a los refugiados sirios… TENÍA QUE DERRIBAR A DONALD”… A lo mejor lo logra. ¡Qué bonita familia! VALE.

CULTURA

Núm. 249 – Agosto 2020

agosto 14, 2020
Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto

Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto