Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano
MIGUEL ÁNGEL MARTÍN DEL CAMPO SERRANO

En búsqueda de La Verdad

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Nace en Lagos de Moreno, Jalisco el 6 de enero de 1971. Los primeros siete años de su vida transcurren en su ciudad natal, para después trasladarse a Guadalajara, donde realiza sus estudios hasta llegar a la universidad en el año de 1990, cursando la Licenciatura de Administración de Empresas. Posteriormente ingresa al Instituto Cultural Cabañas, donde estudia la carrera de Artes Plásticas en Escultura (1992-1996), además de un curso de especialización en tallado de madera, piedra y fundición en bronce (1996-1977) en la misma institución.  En 1997 decide viajar a la ciudad de Florencia, Italia, donde vivió por diez años logrando participar en diversas exposiciones. Fue maestro de escultura durante tres años y dirigió durante cuatro (años) el área de diseño de una fábrica de cerámica.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

Fotografía: Arturo Delgadillo González

 

Miguel Ángel, amigo de hace varios años, nos recibió en su estudio, un espacio mágico, un lugar que desborda creatividad en cada rincón, así como es él, porque quien lo conoce no me dejará mentir, es transparente y divertido. Fue un placer el reencontrarnos y compartir un momento casual, con el aroma y el sabor de un buen café, gotas de lluvia y una agradable plática entre amigos, como debe ser, sin filtros, como somos.

Miguel Ángel, se entrega al arte con un sentido de aventura y descubrimiento. Con su viaje a Colombia, iniciamos la charla, en este país vivió una de sus últimas estancias por un periodo de dos años y es donde actualmente vive su hija, así que visita aquellas tierras constantemente con doble propósito, y porque tiene varios proyectos artísticos.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

“¿Por qué arriesgo tanto en mi obra?

Me hacen mucho esta pregunta, muchos artistas se quedan en su zona de confort, porque ahí venden, tal vez tienen miedo a perder esa parte de la venta, de la estabilidad y los entiendo, pero no se dan la oportunidad de proponer algo nuevo, porque el público sigue pidiendo… Yo, soy muy alquimista, siempre busco hacer cosas distintas. Mis piezas son la consecuencia del presente, pasado y futuro, tienen algo de lo que va a ser y de lo que ya fue y de lo que será. Tomo piezas o fragmentos que hice del pasado y las traigo al presente y las transformo al momento que estoy viviendo.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

¿Eres más escultor que pintor?

“Yo soy más escultor que pintor y más grabador que pintor. Me encanta hacer grabado. Los personajes de un grabado, los llevo a la escultura y así es como le doy forma al discurso de mi obra, sin querer, lo estructuré realmente como una carrera, porque vivir del arte no es fácil. El haber estudiado administración de empresas me ha dado las bases de tener un poco de administración, porque la mayoría de los artistas somos dispersos, aunque luego uno termina siendo secretario, mandadero, de transporte, etc.”

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

Trabajo en equipo

“Hay muchos artistas que prefieren vender por su cuenta, yo no estoy peleado con las galerías ni con los representantes de artistas, creo que es importantísima la labor de todos los eslabones empezando con el artista, el taller donde trabaja, las personas que colaboran en los talleres, los galeristas, las galerías, estoy trabajando en este discurso con la herramienta del video en un mapa donde te permite ver que el arte realmente permea, genera cultura y economía. El galerista tiene una parte muy importante que es la promoción y gracias a esto, el artista se puede quedar en casa trabajando, creando y viajando. Es una acción en cadena”.

“El haber viajado y haber vivido por diez años en Italia, me dio el conocimiento, el compartir y el absorber las diferentes técnicas que trabajan los artistas, le dieron otra perspectiva a mi trabajo y de cómo transformarme”.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

Miguel Ángel, ¿cuál ha sido la etapa más importante en tu educación?

“La etapa más importante de mi educación, quizás fueron mis amistades, y, sobre todo, mi familia, vengo de una familia muy unida, honesta, que trabaja duro, que lucha, me enseñaron a ser honesto, a hacer las cosas bien. Mi educación académica, en primaria me dieron muchos valores, estos se basaban en dar, en compartir, como en los rotarios: “dar de sí, antes de pensar en sí”. Cuando ingreso al Hospicio Cultural Cabañas, conocí las diferentes realidades más de cerca, y tuve amigos de todos los niveles sociales”.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

¿Qué saca tu demonio?

“Mi demonio despierta cuando me topo a una persona deshonesta o que daña a alguien o algo. La injusticia y la deshonestidad, eso es lo que saca mis demonios”.

 

¿Cuándo te decides a ser artista?

“Desde niño tomaba un pedazo de masa y me la pasaba haciendo figuritas, dibujaba todo el tiempo, fui de los que pinté “murales” en las paredes de mi casa”.

Con dos años en la carrera de administración, Gabriela Rodríguez, maestra, pintora, escultora y gran amiga mutua, dueña de un bar, en aquellos años, fue quien lo motivó a ingresar a el Instituto Cultural Cabañas y cambió su carrera de administración por artes plásticas y desde ahí, ya no quiso soltar la pasión que siente por el arte.

Al principio, a su familia, a su papá, sobre todo, le golpeó un poco la idea de cambiarse de carrera, pero hoy ven que Miguel Ángel está feliz, y cuando alguien ama lo que hace, lo hace con pasión y aparte es feliz, todo lo demás llega solo.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

METAMORFOSIS, CAMBIO Y MOVIMIENTO

“La obra que yo hago, son piezas divertidas, no complicadas, fáciles de digerir, con movimiento y van en búsqueda de la luz, así como los girasoles lo hacen. Me encanta el movimiento y lo hago mucho en el cabello de mis personajes, ahí incluyo los elementos de tierra, viento y fuego”.

Hace más de 10 años hizo “Génesis fototropismo”, una pieza muy especial para Miguel Ángel, que nace de un árbol, esta nunca se ha estado quieta, primero estuvo en la calle, después afuera de una galería y en estos días acaba de llegar al edificio de la Presidencia Municipal del Gobierno de Zapopan. “Podemos llenar los espacios de concreto, pero en algún momento va a surgir la naturaleza, esta es más fuerte que todo lo que pueda hacer el ser humano”, comentó.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

La búsqueda de La Verdad

Muchos cuadros que él realiza están elaborados con “puntitos”, a los que él llama “seres de luz”, también utiliza en demasía la hoja de oro, que para Miguel Ángel es ‘la absorción de la luz’, la cual, al final se convierte en un espejo donde te puedes reflejar, representa a su vez, la búsqueda de la Verdad y el Conocimiento.

“Mis piezas no tienen proporciones, yo no creo que la proporción áurea del renacimiento tenga que seguir rigiendo el trabajo de un artista, no creo que el hombre sea el centro del universo, cuando hago un grabado lo convierto en una pieza única, siempre les cambio algo, los intervengo, los modifico, aunque me digan que eso no se puede hacer, si Leonardo Da Vinci hubiera tenido un proyector en esa época, seguro lo hubiera utilizado. ¡Siempre les cambio algo!”.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

CUENTOS, FÁBULAS, METÁFORAS Y SERES MIXTOS

“Me gustan mucho las fábulas y los cuentos, el cuento es una metáfora para aprender, me gusta mucho Caperucita Roja, que en realidad es una metáfora: si las niñas salen al campo se las come el lobo y ¡tan, tan! 

Pinocho, en realidad un cuento bellísimo, la idea de la nariz que crece por la mentira, va en búsqueda de la Verdad. La parte en que es un niño de madera y quiere ser un niño de verdad, esa es la parte en que dejamos de ser el niño que llevamos dentro y cuando esto pasa, dejamos de ser humanos.

A partir de esto creé unos personajes que se llaman “seres mixtos”, que son entre casas, edificios y se convierten en seres de fantasía con alas porque pueden volar, o con patines, porque con eso viven, pero no tocan el piso. 

La magia está en las cosas cotidianas de la vida, como en las libélulas, las campamochas, las luciérnagas son las hadas, un árbol para mí es todo un ecosistema en donde viven pájaros, insectos, plantas. Entonces tengo una necesidad de humanizar las piezas, sin pensarlo es algo natural en mí”.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

Todas las piezas de Miguel Ángel tienen un objetivo, cuando las crea ya están predestinadas para alguien, ya tienen un lugar, un objetivo que cumplir y algo que generar; cuando las personas se las llevan a su espacio, les dan una carga propia y así se convierten en piezas que van a proteger, tipo las gárgolas.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

¿Qué pasó con Miguel Ángel en “tiempo de Covid”?

“Más vale morir parado, que hincado”, nos respondió. “Empecé a trabajar tres veces más que antes, me planteé que el cien por ciento de la venta del taller, se fuera a mi equipo humano, esto implicó que estuvieran trabajando más, que no pararan, para que no les faltara que llevar a casa, así que hicimos muchas piezas, a fin de cuentas, yo voy a tener más obra, y así todos ganamos. Se genera algo muy bonito, mi equipo, más que equipo de trabajo, es también una familia. Invitamos a trabajar a artesanos que se quedaron sin trabajo. Esta situación de Covid, sí baja los ánimos, pero sabiendo que hay trabajo, el panorama cambia, con todo el amor, se generó algo muy bonito y hasta nuevas propuestas. Puede llegar a servir tener una retrospectiva al quedarte en casa, es bueno, pero al final necesitas salir al mundo”.

 

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

 

¿Qué proyectos hay en puerta?

“En puerta hay varias exposiciones, una es “Quisiera ser grande”, mis piezas chicas hacerlas en grande y ponerlas en varios lugares estratégicos. Tengo también proyectos colectivos, esto con la finalidad de llegar a la parte más institucional. Llegar a la gente que no tiene tanto acceso al arte, con el fin de generar y acercar a nuevos artistas”.

“Pienso que las becas o estímulos que brindan las instituciones merecen ser de los que vienen (del talento nuevo), estoy en contra que muchos artistas que ya viven de esto, sigan ganando becas o ayudas, pienso que estos proyectos deberían de ser para los artistas emergentes. Queremos acercamos a estos espacios, para mostrar el camino a las nuevas generaciones, que hagan contacto con el arte, porque a veces es un hilo que une, queremos motivar y despertar a nuevos talentos”.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

“Los lugares y las personas que he conocido”.

Miguel Ángel Martín Del Campo Serrano

Para concluir la charla, agradecemos que nos haya abierto las puertas de su corazón y de su estudio, y con un fuerte aplauso terminamos. Cual va siendo nuestra sorpresa, que nos dijo: ¿me dan cinco minutos? y como mago, sacó unos grabados y los convirtió en piezas únicas con sus increíbles marcadores, uno era para mí y otro para Arturo, nuestro artista visual. Doblemente Gracias Miguel Ángel Martín del Campo Serrano.

CULTURA

Núm. 250 – Septiembre 2020

septiembre 20, 2020
Competencia del Comité contra la desaparición forzada de la ONU

México, Patrimonio de la Humanidad