EL PSICÓPATA ADAPTADO

Cotidiano y los Complementarios

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Muchas veces nos hemos preguntado qué es lo que mueve a un psicópata a llevar actos criminales, asesinatos, violaciones, fraudes, etc. La mayor motivación de un psicópata es el “Poder”. El Poder es vital para entender a un psicópata, la falta de empatía, la cosificación (el acto de tratar a una persona como un objeto o una cosa), la persuasión y la egolatría.

 

El Psicópata Adaptado

 

A diferencia de la Personalidad de una persona normal que está complementada entre el Temperamento y el Carácter, la Personalidad del Psicópata no tiene nada que ver con el ambiente en el que se desenvuelve, tal vez también influya en algún momento o en alguna circunstancia, sin embargo, el Psicópata no sabe que es Psicópata, aunque sí hay características de comportamiento, sobre todo en los Psicópatas Adaptado/Cotidiano. Esos que conviven con nosotros todos los días, en el trabajo, en la escuela, incluso en nuestra casa.

El Psicópata adaptado/cotidiano regularmente son “bifrontes” (dos caras), son encantadores fuera de casa, pero dentro son insoportables… A estos sujetos también se les suele llamar “El Sol Negro”. Cuando está dentro de una familia hacen que todos giren a su alrededor.  Tienen un egoísmo extremo derivado de un egocentrismo natural en ellos, regularmente a todos los demás los ven con una inferioridad característica en ellos, sintiéndose siempre superior a los demás en todos los aspectos.  Son impermeables a los argumentos, ellos siempre tienen la razón y no aceptan lo contrario y si algo sale mal, para ellos siempre será culpa de los demás.

 

El Psicópata Adaptado

 

Los Psicópatas son “Artistas de la Mentira”.  Una de las primeras cosas que aprende un psicópata en su vida es a mentir.  Muchas mujeres a las que sus parejas las tratan de la peor manera posible, con las cuales no hay ningún tipo de empatía, ni de cariño, suelen decir, por ejemplo: “… Y cuando le dije que me iba y ya tenía mi maleta hecha, con la puerta abierta para abandonarlo, él empezó a llorar, lloró como un niño, se arrodilló y me tomó por las piernas suplicando y pidiéndome que no me fuera”.  Lo que no saben estas mujeres, es que llegan a ser personas “utilitarias” y de “complemento”, a estas mujeres y hombres se les llama “Complementarias/Complementarios” (pudiéramos pensar que esta palabra es buena, pero no en estos casos), es que el Psicópata no siente nada, está actuando una emoción la cual le es ajena por no tener empatía sobre emociones y sentimientos como la mayoría de nosotros.

Las personas para ellos son “cosas” para fines determinados. Los Psicópatas no sienten culpa, ni se sienten responsables de lo que hacen sobre las demás personas. Los Psicópatas no tienen depresiones porque no sienten emociones. La mayoría de los Psicópatas son “perversos”. Su egocentrismo, su falta de empatía y la manipulación que ejercen en la víctima tiene que ver con ese poder que necesitan tener sobre alguien. Los Psicópatas necesitan ver el miedo en el otro, demostrar y sentir el poder sobre la víctima.

 

El Psicópata Adaptado

 

Son seductores y tienen una capacidad impresionante de persuadir. Esta persuasión hace que una persona complementaria no sea una víctima. Una víctima es una persona que huye y que busca de alguna manera salir de una situación (de la que sea) no favorable para ella/él; la Complementaria al contrario, hará todo lo posible para quedarse y continuar con el psicópata que tenga al lado.

La persona complementaria es una persona que puede “convivir” con un Psicópata (no necesariamente tiene que ser una pareja o vivir con él). Una mujer o un hombre normal no puede convivir con un psicópata, después de un tiempo suele captar que no tiene una manera de comportarse normal dentro de casa y va generando tensión o dificultades que no suelen ser llevaderas. La persona “Complementaria” no. A ella/él le encanta lo raro, lo extraño, lo distinto, también pudiera darse el caso que esa complementaria haya tenido un padre o madre psicópata, quien le aumentó la tolerancia a la psicopatía, entonces pueden tolerar situaciones que una mujer/hombre común no tolerarían, además de las Heridas de Infancia que en la mayoría de los complementarios se acentúan al sentirse vulnerables ante una situación de Abandono, Rechazo o Traición.

La Psicopatía no es una enfermedad, no es una persona que tenga algo alterado, es una forma de ser que no cambia, no hay posibilidad de modificar la conducta de un Psicópata, cosa que muchas de las personas complementarias llegan a pensar: “¡Yo voy a hacer que cambie!”

 

El Psicópata Adaptado

 

El fin del Psicópata es cubrir sus necesidades especiales. El poder de mandar a alguien, el poder de tener mucho dinero, el poder de saber más que todos, el poder más grande que tiene una persona sobre otra, hasta el poder de quitar la vida.

El Psicópata se desenmascara solo, siempre necesita una cantidad de adrenalina que cuando la consigue, tiene un poder contrario a las personas normales, la adrenalina lo calma y lo satisface.  Cuando el Psicópata está aburrido experimentan un aburrimiento muy especial, es una sensación de vacío que necesita llenar con esa dosis de adrenalina. Siempre están buscando esa descarga del químico, por eso buscan situaciones de alto riesgo. Si lleva una vida “normal” (psicópata adaptado/cotidiano), suele tener gusto por deportes extremos, los rápidos, las motos, drogas, incluso, puede provocar una discusión con la complementaria para alterarse y cuando consigue sentir esa dosis de adrenalina en su cuerpo, se calma.

Los Psicópatas tienen su propia ley, sortea las normas… Sabemos que el psicópata no tiene empatía, ni sentimientos, ni emociones, solamente cuando transgreden sus propios códigos reaccionan como si fuera un sentimiento de frustración. Al tener esta “frustración” suele auto-castigarse y la mayoría de las veces ese castigo es desmesurado, igual que la acción en las víctimas que provoca esa frustración convirtiéndose muchas veces en un “Psicópata Perverso”.

 

El Psicópata Adaptado

 
Ojo:  Si un “Complementario” no tiene en mente las características del Psicópata, nunca verá ni identificará que está con uno.

Es importante que cuando tengamos una relación, procuremos hacerlo con una persona que te dé seguridad, confianza, comunicación, no que te dé miedo, terror, tristeza, lágrimas y dependencia emocional. Asegurémonos que nuestras relaciones sean sanas a lo más posible, huyamos de relaciones tóxicas que lo único que hacen es destruir nuestra autoestima, nuestro valor como persona, nuestra individualidad y nuestro derecho a una de las cosas más importantes, ser feliz.

MISCELÁNEO

Núm. 263 – Octubre 2021

octubre 19, 2021
Nueva Ley Orgánica de la Armada

Nueva Ley Orgánica de la Armada de México