EL TIEMPO EN EL PASO DE LA VIDA

COMPARTIR

Facebook
Twitter

El tiempo se convierte en la mayor fuerza cuando se quiere realizar algún objetivo, se congela en los momentos eternos de espera, pasa tan rápido en los instantes satisfactorios y más cuando aparece la tan anhelada felicidad; pero el tiempo no regresa, y su paso es tan efímero que no se debe desperdiciar. 

Solo el tiempo es testigo de cada capítulo de nuestra historia, lo que han dejado las experiencias y solo la mejor toma de decisiones hará que esos instantes, sean testigos de cambios importantes y de lucha constante por conquistar los sueños. De amores que llegaron y se fueron con el paso del tiempo, y solo quedó el amor que baila la misma melodía. Las aventuras en tiempos de la adolescencia, los juegos de la infancia y la sabiduría en la edad adulta. Los cambios constantes y la travesía para no quedarse en el pasado. “Viviendo el aquí y el ahora”, con una filosofía de vida gratificante que solo se da, cuando se alcanza la madurez interior. 

El tiempo también es testigo de la reconciliación con el pasado, de no vivir de apegos y sólo se debe llevar en la maleta de vida, el presente, que invita a disfrutar ese segundo que jamás regresará. Las risas se deben guardar como un tesoro incalculable, cuando se tiene paz interior de dicha plena, como resultado de vivir con armonía, generando pensamientos positivos y útiles, para el crecimiento personal. 

Cada quien vive el tiempo a su ritmo, con base a sus necesidades y forma de apreciar la vida. Las demandas del exterior también juegan un papel importante, de cómo se percibe el tiempo y cómo afecta en el comportamiento, por tal razón, hay que conectarse en el momento presente y centrar la atención en cómo influye en la conducta.

 

Psicoterapeuta Raquel Estrada

 

 

VIVIR EN TIEMPO PRESENTE

Siempre hay que mirar hacia el presente para poder disfrutar, sentir y tomar las mejores decisiones. Es transformar lo negro del día, en un bello arcoíris de colores y de oportunidades. Reír a pesar de que no haya motivos y mirar con la luz de la esperanza, en que siempre vendrán tiempos mejores. Para ello es importante tener un sentido de vida y vibrar en positivo, porque el tiempo invertido en vivir en pasado negativo, es perderse la oportunidad de vivir el presente. El disfrutar el ahora, para construir una etapa prometedora y maravillosa. Hay quienes congelan el tiempo y se quedan navegando por mares que no llevan a ningún lado y cuando se dan cuenta, una década pasó y se olvidaron de trascender, porque lo que no avanza se queda fijo, sin cambio, y sin transformarse. Para poder llegar más lejos hay que soltar el pasado negativo y desarrollar una estrategia para tener una vida sana, feliz y equilibrada. 

 

FELICIDAD PERDIDA 

La felicidad pasa todos los días pero cuando se mira el espejo retrovisor del pasado se pierde la oportunidad de disfrutar todas las oportunidades que se presentan, es como quedarse estacionado en el lugar equivocado, solo emociones negativas serán el copiloto que estará de compañía, controlando el auto de los sentimientos, decidiendo qué camino tomar, qué música escuchar y cuál será el destino final, dejando escapar la buena fortuna que no se puede alcanzar, hasta que se tome el volante y el control de la existencia. 

“La felicidad no es vivir por vivir, es aprender y saber vivir”.

 

 

VIVIR EN EL MAÑANA COMO UNA FORMA DE VIDA

Muchas veces hemos escuchado la frase: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, pero hay quienes deciden postergar sus actividades como parte de su vida y se deja todo para el mañana que se convierte en un después. “Después te llamo, después te visito, después hago ejercicio, después estudio… etc”. Es posponer lo que realmente se tiene que hacer, ya que la falta de decisión genera el atrasar y no lograr los objetivos, el mañana es futuro y el presente se deja pasar.

 

Abraham Lincoln decía: “No puedes escapar de la responsabilidad de mañana evadiéndola hoy”.

 

Pero qué puede pasar cuando se realizan las actividades y se dejan siempre las cosas para última hora, porque la mente está ocupada en cosas no relevantes, se pueden generar niveles de estrés y puede afectar la salud.

 

Hay un término que define aplazar y se conoce como procrastinación. La palabra procrastinar proviene de latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro, postergación o evitar un trabajo que deberá hacerse (mañana).

En psicología se utiliza para definir una tarea pendiente de concluir que desencadena síntomas de ansiedad por no realizarla en el momento preciso, pero también produce una pérdida de control, genera inestabilidad emocional, puede afectar la autoestima y estado de ánimo, ya la que la intención no corresponde con la acción y se experimenta sensaciones de frustración y sentimientos de culpabilidad.

Cabe señalar que en alguna ocasión todos postergamos alguna actividad y dejamos para mañana lo que deberíamos hacer en el momento. El problema radica en convertirlo en un hábito y la tarea se aplaza una y otra vez, esto conlleva un nivel considerable de angustia, ansiedad y culpabilidad asociada; ya que no se nace así, es una respuesta aprendida, pero se puede aprender nuevas pautas de comportamiento, a partir de hoy.

 

Psicoterapeuta Raquel Estrada

 

El TIEMPO PASÓ TAN RÁPIDO

La infancia transcurrió tan rápido, ahora el tiempo dejó a un adulto que se cuestiona: ¿Cómo se siente? ¿Logró cumplir sus metas? ¿Es feliz? Son muchas interrogantes que seguro se formulan. Efectivamente, el tiempo pasa en un “abrir y cerrar de ojos”, y cuando nos damos cuenta, transcurrió tan rápido que no lo sentimos. 

Cada persona estructura y vive el tiempo interno, de acuerdo a sus necesidades y expectativas y cómo puede afectar en la conducta, el tiempo mal invertido.

 

EL TIEMPO ES EXPRESIÓN

El tiempo es expresión de manifestar sentimientos y muestras de afecto a las personas que consideramos importantes y significativas en nuestra vida, por tal razón siempre hay que regalar tiempo de calidad. Una llamada telefónica, un mensaje, un detalle, así como muestras de apoyo cuando alguien lo necesite y cada día es una oportunidad para externar lo que se siente, cumplir compromisos con los demás y “no dejar para mañana lo que se puede hacer hoy”. 

 

GESTIONAR DE FORMA POSITIVA EL TIEMPO

El tiempo bien invertido reditúa en grandes beneficios, se mostrará en los resultados alcanzados. Pensar en tiempo positivo abre la posibilidad al éxito que acompaña el crecimiento personal y cómo se estructura la personalidad para formar estilos de vida, e influye en los pensamientos, emociones y conductas. El tiempo que se dedica al conocimiento interior, potencializa los talentos, habilidades, motivaciones y capacidades; son el paso gigante para poder fluir e influir en la vida de los demás de manera satisfactoria y cuando se gestiona el tiempo presente en positivo, ayuda a mejorar la calidad de vida, y a desarrollar el potencial humano. 

Vive, ríe, ama, perdona, disfruta porque el tiempo siempre es una oportunidad de alcanzar sueños y disfrutar ese instante que se llama Vida.

 

 

Psicoterapeuta Raquel Estrada

Logoterapia y Tanatologia🦋

psiconatura@raquelestrada.com

55-55035476

SALUD

Núm. 262 – Septiembre 2021

septiembre 21, 2021
Inclusión de jóvenes en servicios bancarios

Inclusión de jóvenes en servicios bancarios