CORCHOS COMUNES EN LOS VINOS

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Muchas personas se preguntan cuál es la diferencia entre el corcho natural, el tapón sintético y las botellas de vino con tapa rosca. La mayoría de los consumidores de vino prefieren el tapón de corcho y sienten desconfianza al escoger botellas cerradas con tapa rosca. Estamos tan acostumbrados al corcho, que nos cuesta trabajo dejar la tradición; no todos los corchos de vino son iguales, a continuación, les mostraré cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno. Hay corchos de muchos tamaños y calidades, éstos se eligen tomando en cuenta la clase de vino.

Puesto que es distinto su proceso de producción, su precio puede variar notablemente. El corcho proviene de un árbol llamado alcornoque (Quercus Suber), el cual genera una corteza como protección del medio ambiente. Esa corteza es el corcho y este es renovable, por lo que no es necesario talar el árbol, solo se elimina la corteza después de varios años, cuando tiene espesor y madurez.

 

Sommelier Josefina Fernández Cueto

 

Diferentes tipos de tapones

Corcho natural

Los tapones de corcho natural están hechos con una sola pieza de corcho. Es el mejor aliado de los grandes vinos del mundo y de los enófilos más selectos. Es uno de los corchos más respetados por su calidad, es un producto 100% natural que se extrae de un único trozo de corcho, este es ligero, tiene elasticidad, porosidad y resistencia, su adherencia al vidrio y su impermeabilidad, garantiza un buen cierre en la botella, se perfecciona con la ayuda de tecnología de vanguardia. Otra de las características es que es inerte, esto evita que el tapón pueda degradarse o pudrirse con el paso del tiempo. Garantiza un excelente cierre ya que esto es muy importante para la evolución del vino.

 

Sommelier Josefina Fernández Cueto

 

Es el tapón de corcho ideal para grandes vinos que evolucionan en botella, para vinos de alta gama y de prolongado añejamiento en botella. Es una costumbre que cuando pedimos vino en un restaurante, el sommelier descorcha la botella y nos da el corcho para olerlo, tocarlo, observarlo y de esa forma nos percatamos de que este pequeño elemento de la botella es vital en la conservación del vino.

Después de abrir una botella el primer paso es oler el tapón, si el vino está en buen estado, el tapón huele a vino, y si percibimos el olor a corcho, es que la botella no se ha mantenido en una forma adecuada, el segundo paso es analizar la estructura del corcho, hay que cerciorarse de que las paredes estén lisas y sin imperfecciones. Las propiedades del tapón de corcho permiten que el vino se oxigene, respire y que el vino pueda madurar en botella. El corcho es una pieza indispensable en calidad para que los vinos reposen con seguridad durante largos años en la cava. Los corchos de mayor calidad tienen 55mm. De ahí disminuyen hasta llegar a los 45mm en vinos de calidad y menor a esa medida, para los de menor calidad.

 

Podemos analizar el tapón de corcho apretándolo por la parte de en medio y vemos si tiene elasticidad o no, pues eso nos indica que tiene humedad y que lo más probable es que la botella estaba en posición acostada en su guarda, siendo la conservación excelente.

Para los vinos de “guarda” que mejoran con los años, el corcho natural es esencial, por ejemplo: los vinos con crianza, reserva y gran reserva.

Desventajas: los corchos pueden encogerse o ensancharse debido a los cambios bruscos de temperatura, permitiendo que el aire entre en contacto con el vino, esto podría dañarlo.

Otra desventaja es la conocida enfermedad del corcho o TCA, está afección está presente en cerca de 4% de las botellas en el mundo, es una contaminación química que daña al vino, lo podemos percibir con olores a moho, humedad, cartón mojado, esto arruina el vino y aportan notas rancias, generalmente el tapón de la botella es el que ocasiona la TCA (llamada de esta manera por uno de los clorofenoles más comunes en los corchos: tricloroanisol), este puede venir contaminado desde el árbol, ser obtenida en la bodega o puede adquirirse por otras razones, como tanques infectados o barricas. Al ser un inconveniente de la tipología del corcho, solamente lo mencionaré en esta sección para no mencionarlo constantemente en cada uno de ellos. Las bodegas han tomado medidas más estrictas para evitar este daño.

 

Corchos naturales multipieza

Este corcho es muy parecido al corcho natural con la diferencia que éste es elaborado a partir de dos o más mitades de corcho, para unirlas se utiliza pegamento especial, podemos encontrar estos corchos en botellas de gran formato que necesitan corchos de mayor tamaño.

 

Corchos colmatados

En los colmatados naturales se observan lenticelas, son unas diminutas marcas en el corcho que es la causa de rellenar los poros del corcho con el polvo de corcho pegado con cola de resina, y caucho natural. Se utiliza para vinos jóvenes de consumo rápido.

Desventajas: podría darse algún olor no agradable del pegamento utilizado, este corcho no tiene gran resistencia como los corchos naturales.

 

Corchos técnicos

Se trata de tapones compuestos de corcho aglomerado y muestran en sus extremos pequeños discos de corcho natural, son resistentes y extraordinarios aislantes.

Desventaja: aunque no es muy común, pudiera tener algún olor del pegamento que se utilizó para pegar los discos de corcho natural.

 

Los Corchos de Champán

Pertenecen al grupo de los corchos técnicos, estos, están formados por un cuerpo aglomerado donde se coloca uno o dos discos de corcho natural en la parte superior. Se utilizan para los vinos espumosos que tengan un período entre 3 y 5 años para ser consumidos. Son más grandes a los tapones normales para poder soportar la presión en las botellas de vino con gas.

Sommelier Josefina Fernández Cueto

 

 

Corchos aglomerados

Se fabrican usando una resina de polímero que se mezcla con grano de corcho.

Tienen un precio más bajo ya que son elaborados con sobrantes de la fabricación de corcho natural. Regularmente son utilizados para vinos jóvenes y de bajo precio.

Sommelier Josefina Fernández Cueto

 

Tapones sintéticos

Los tapones sintéticos tienen sus ventajas ya que evitan los problemas vinculados por hongos como el TCA (Tricloroanisol). Conocido como el “olor a corcho” que pudiera darse en los corchos naturales, aunque esto no es muy frecuente. Otra ventaja es que no se rompen o desmoronan. Son elaborados con la forma de un corcho tradicional, tienen elasticidad, se elaboran con polímeros de alta calidad, en su interior, está compuesto por material termoplástico con cualidades elásticas, esto permite tapar, manteniendo su forma como un corcho natural, son más baratos que los tapones de corcho o tapa rosca.

Hay dos formas de hacer un corcho sintético, una; en un procedimiento por moldeo e inyección. Este método ocasiona que el corcho tenga una capa exterior, permitiendo que el interior de plástico espumoso quede totalmente encapsulado.

 

Sommelier Josefina Fernández Cueto

 

La siguiente forma es realizar por extrusión, el tapón sintético se forma en una pieza larga y cuando sale del molde se recorta a la medida adecuada. Esta manera de producción concede a los tapones sintéticos tener una cubierta de plástico duro por los lados, esto nos dice que la espuma se expone al vino y puede ser un inconveniente ya que con el tiempo puede trasladar los sabores del tapón sintético al vino. Este tipo de tapones permite la entrada de oxígeno al vino, por lo que son recomendables para vinos que no se guarden por un largo período, se utilizan para vinos jóvenes de consumo inmediato y vinos blancos. El corcho sintético mantiene el aroma y frescura del vino, sin alterar la calidad.

Desventajas: pueden producir olores químicos y generan una cantidad numerosa de CO2 en su producción y son los menos ecológicos. No nos aporta información sobre el estado del vino y suelen ser más difíciles de extraer que los corchos naturales.

 

Tapones de cristal

También encontramos tapones de cristal que son fabricados con vidrio puro y son neutral al sabor, elegantes y reciclables, más aumentan el precio de la botella.

Sommelier Josefina Fernández Cueto

 

Tapones de rosca

Estos tapones son perfectos para vinos jóvenes y frutales, para vinos que no necesitan evolucionar en botella y que se van a consumir en 1 o 2 años como mucho. Se usa en vinos donde la maduración en botella no es fundamental. Los tapones de rosca de aluminio permiten un buen cierre en botella y no permiten que entre oxígeno al vino. Son excelentes para resguardar los aromas frutales del mismo. Estos tapones impiden que el vino se oxide o entren impurezas, se están desarrollando tapa roscas con una ligera microaireación para dar al vino ese toque de aire que el corcho proporciona. Los tapones de rosca tienen otra ventaja la facilidad para abrir y cerrar la botella, y puedes servirte una copa, cerrarlo y guardarlo en el refrigerador sin que pierda sus aromas por un mayor tiempo.

Desventajas: no sirven para todos los vinos ya que los vinos que necesitan madurar en botella requieren de los beneficios del tapón de corcho. También los tapones de rosca nos evitan del ritual del descorche, del uso de sacacorchos, de oler el tapón, analizar su color, olor y estado físico. Algunas personas ven un vino de tapa rosca y piensan que es de mala calidad, cosa que no es verídica.

 

Sommelier Josefina Fernández Cueto

 

Es importante recordar que debemos tener las botellas de vino tapadas con corcho natural en una posición inclinada, es fundamental porque el vino debe otorgar la humedad adecuada para que su estructura permanezca íntegra. Al perder el vino humedad habrá también disminución de volumen en el corcho y probables fugas de líquido, así como entradas de aire que son dañinas para el vino. Este no es el caso de los tapones sintéticos o de tapa rosca, por lo que estas botellas pueden mantenerse de pie sin tener ningún problema para el vino.

En consideración a lo anterior, los tapones de corcho se emplean para vinos que requieran maduración prolongada en botella y es esencial para los grandes vinos de guarda, ya que con el paso del tiempo adquieren nuevos aromas y potencian su calidad.

Mientras que los tapones sintéticos y tapa rosca se utilizan para vinos jóvenes y frutales, para vinos que no necesitan evolucionar en botella y que se van a consumir en un periodo corto.

Creo que depende de la ocasión y el lugar el elegir el tapón de tu vino.

El vino moderado es salud para el cuerpo y satisfacción para el alma, así que disfrútalo con el tapón de tu preferencia.

 

Sommelier Josefina Fernández Cueto

Sommelier Especialista en Vinos

Josefina Fernández Cueto.

CULTURA

Núm. 249 – Agosto 2020

agosto 14, 2020
Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto

Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto