GABY MANUELL

Disfutando Berklee College of Music

COMPARTIR

Facebook
Twitter

“¡Yo quiero ser Cosette!”, gritó Gaby Manuell al finalizar Los Miserables. Tendría 3 o 4 años cuando asistió a su primera función de teatro, de teatro musical. Era una niña muy inquieta que se transformó en la mejor portada cuanto escuchó las notas iniciales de la orquesta, a partir de ese momento no se movería de su lugar, vería y observaría toda la obra de Víctor Hugo con mucha atención y admiración, esto provocó que regresara en seis ocasiones a ver la puesta en escena, y descubrir dónde quería estar en su vida profesional.

 

En su casa se hablaba de medicina, ingeniería, derecho y contabilidad, más el gusto por los espectáculos de calidad siempre estuvieron presentes en la familia de Gaby Manuell. Empezó a temprana edad a tomar clases de canto, como un apoyo para superar el asma, producto de haber sido seis-mesina, su madre investigó qué podía hacer por su hija para que llevara una vida lo más normal posible.

 

Es impresionante la energía que tiene, su vitalidad, es tan maravilloso escucharla, literal, se come la vida. En la actualidad se encuentra estudiando en la mejor universidad de música que existe en el mundo, Berklee College of Music, promoción 2021.

 

 

Le pido Gaby Manuell que nos cuente detalladamente cómo fue su proceso para ingresar a Berklee, y es que para mantener su estatus como la mejor universidad su control de ingreso es muy elevado -Los alumnos de Berklee han ganado 294 Premios Grammy, más que cualquier otra universidad, y 95 Premios Grammy Latinos-. El día que charlamos, ella se encontraba en Boston, Estados Unidos, con Ingrid y Renata, sus compañeras de departamento, también de nacionalidad mexicana. Me comparte que había sido uno de esos días en el que llueve y al poco rato nieva, y así sucesivamente, y a pesar de las condiciones climatológicas, tenía que salir por la noche a dos ensayos más, uno sobre música clásica y otro para cabaret teatro musical.

 

“…Son varios filtros, primero tienes que mandar en una especie de ensayos, tu perfil y tu CV, así como responder otros exámenes., después, si los pasas, te contactan y te indican cuándo será tu siguiente audición, te definen si debes viajar a Boston o Nueva York, aunque en mi caso me preguntaron si quería audicionar en la ciudad de México. Mi respuesta fue un ¡Sí! Instantáneo. Para esto debía preparar dos canciones que me permitieran demostrar la habilidad y una más para improvisar, para continuar con la entrevista… Mi audición era a las 3pm y yo ya estaba ahí desde las 10am. Cuando llegó mi turno, entré a una habitación, ahí canté los dos temas, una ópera -el Ave María de Caccini- y teatro musical, Wishing you were somehow here again de El Fantasma de la Ópera. Es lo que yo hago y empiezo con lo que sé, me doy cuenta que estoy haciendo algo diferente… Al finalizar los dos temas, me piden un sobre-jazz, lo hice, improvisé-, ¡me fue bien!, checaron los rangos, me hicieron hacer escalas con sobreagudo…. -¡Ay nanita! ¡Bendita sea mi madre que me puso a estudiar leer música!”.

 

“Continúa el examen, preguntan ‘cuáles son tus ejercicios de vocalización’, cómo sostenía las notas, revisaron muchísimas cosas. Al terminar la audición me dijeron que iba directamente a entrevista. Una de las preguntas que hacen es ‘por qué le interesaría pertenecer a Berklee’, y mi respuesta fue “la ópera como el teatro musical han sido tratados como diferentes géneros… y yo la quiero volver a hacer popular, quiero desarrollarme en ellas y en especial en el teatro musical…”. Al final de la entrevista, me topo con el señor que me recibió y me dice ‘Bienvenida a Berklee’ Yo no lo podía creer, estaba muerta, desmayada”. Risas.

 

Eso fue en noviembre y en marzo seguía haciendo audiciones para otras universidades, en ese momento Gaby Manuell se encontraba en Nueva York saliendo en taxi del aeropuerto rumbo al hotel cuando en su celular recibió un mail con un link, mismo que abrió “me quedé muda como dos minutos. Mi mamá me pregunta ‘qué tienes’, le muestro el cel y viéndome a los ojos empezamos a gritar como locas y el taxista asustado pregunta ‘¿qué pasa?’, entre grito y grito le digo que me acaban de aceptar en Berklee y empieza a tocar el claxon en pleno tránsito y también se puso a gritar que me habían aceptado, ‘She is a musician. I’m driving with a Berklee musician’ y después se acerca una patrulla y nos pregunta, le comento todo y también gritando me dijeron: ‘Congratulations! This is amazing! It’s the best school of the country, of the world! So lucky!’”.

 

“Días después, me confirman que obtuve la beca. Mi hermana al escucharlo, me da un abrazo fuerte y con voz entrecortada recrea el momento: ‘Loca ¡lo hiciste! Vas a estudiar lo que quieres en una de las mejores universidades, y lo hiciste tú, Con ayuda de papá, mamá y tus maestros, pero lo hiciste tú, ¡Lo lograste!’

 

Al regresar a México, hablé a mi papá, yo estaba convencida de que él estaba decepcionado por no dedicarme a la medicina como él, me aclaró: ‘Yo soy médico, nosotros curamos el cuerpo, mi hija es una artista, ellos curan el alma, no podría estar más orgulloso’”.

 

Fotografía: Siobhan Beasley

 

“Una de las frases que me repito cada mañana y cada noche es ‘Del suelo no paso, no me pueden morder”.  En México participó en la obra de teatro Anita La Huerfanita, y actualmente podemos verla en su canal de YouTube Gaby Manuell, como “Model behavior from women on the verge of a nervous breakdown”, “Tonight” de West Side Story, y “In my dreams”, Anastasia The Musical.

 

Gaby Manuell está muy agradecida con sus maestros “Claudia Cota, Itia Domínguez, Juan Urrusti, Fernando Canek, Jorge Ortiz de Pinedo y Gabriela Sánchez que fue un ángel conmigo, y eventualmente espero poder retribuir la ayuda a otros como lo hicieron conmigo y esto será apoyando a que haya más teatro, más arte”.

 

FB Gaby Manuell
YouTube Gaby Manuell

ENTRETENIMIENTO

Núm. 243 – Febrero 2020
febrero 29, 2020

FOMENTO A LA ACTIVIDAD ARTESANAL