GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA

¿Relevo 2024?

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Muy difícilmente encontraremos a un diputado más controvertido que Gerardo Fernández Noroña, el cual es odiado por muchos, amado por otros tantos, y quien logró reelegirse por mayoría de votos directos. Charlamos con él sobre los pendientes de la cuarta transformación en la segunda mitad del sexenio, sus aspiraciones e ideología.

Sobre los pendientes destaca: “Estas obligado a tomar como referencia los compromisos de campaña y en ese sentido el compañero presidente ha insistido en que la esencia de la transformación, por él planteada, está plasmada en la legislatura 64 que termina. A pesar de ello, él ha comunicado, sin que se conozcan todavía los detalles de las mismas, tres reformas más: una en materia eléctrica, que a mí me parecería que debería ser en materia energética, porque la contrareforma energética que se hizo con sobornos de Odelbrech, que le han hecho un daño enorme a la soberanía energética del país; una en materia electoral, que se ha desviado a una parte muy puntual que son la desaparición de los 200 diputados de representación proporcional; y una más en materia de Guardia Nacional, donde, preocupado para que no se corrompa, esta fuerza de seguridad pública quede bajo el mando de la Secretaria de la Defensa”.

 

Gerardo Fernández Noroña

 

“Yo creo que en materia laboral también tenemos una asignatura pendiente porque el PT, luego el compañero presidente, afortunadamente, retomó la bandera de echar atrás el outsourcing, lo cual no se logró en términos reales. Por lo tanto, estamos en una situación paradójica de que esta revolución sin violencia que es la cuarta transformación no ha logrado restablecer siguiera los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras del país del siglo XX, mucho menos ha planteado los derechos laborales del siglo XXI”, expone el legislador.

Propone: “En lo personal, estaría convencido de que, en 2024, deberíamos convocar a un Congreso Constituyente, es necesario un nuevo marco constitucional. No me refiero a respaldar la idea de Porfirio Muñoz Ledo de que se haga una absolutamente nueva constitución, sin considerar la reforma de 1917 hecha a la Constitución de 1857; yo creo que la Constitución, reformada, de 1917 debería ser la base para realizar una serie de cambios, pensando en el México del siglo XXI y hacia adelante, sobre todo en materia social. Es ir construyendo un camino para una transformación del sistema económico. Creo que si no tenemos un cambio en materia económica, no puede haber un cambio sólido en materia política, ni en materia social”.

 

“Noroña traiciona a López Obrador” es un titular que apare con frecuencia al googlear al legislador, éste aclara: “Es una campaña muy miserable, porque no viene de la derecha, viene del centro del movimiento. Es un término fortísimo, hablan de traición cuando si hay un legislador que se ha destacado en la defensa de nuestro gobierno y del compañero presidente, ¡soy yo! Además, es una tergiversación majadera de mi posición, porque yo he dicho muy claro que apoyaré la reforma en materia de electricidad. Creo que debimos hablarlo previamente con nuestros aliados del verde, que tienen reservas. Apoyaré la reforma en materia electoral, me parece que al INE hay que modificarlo, hay que hacer otro, hay que reformar el sistema; donde yo no comparto es en la desaparición de los 200 diputados de representación proporcional. A mí me parece que se ha hecho una figura de bestia negra alrededor de estos legisladores y que hay muchísimos prejuicios y francas mentiras. Se llega al extremo de decir que los males del país se deben a ellos, cuando es evidente que ellos no tendrían mayoría en una cámara de 500, si se hubiesen puesto de acuerdo, que tampoco sería posible porque estos representan a las diferentes fuerzas políticas y siempre hay diferendos y confrontaciones. También se falta a la verdad cuando se dice que nadie los eligió (son elegidos por la proporción de votos obtenidos por el partido) y lo más grave, cuando se dice que serían un gran ahorro para el país”.

“De los 8 mil 300 millones del presupuesto anual de la Cámara, si hicieras la burda operación de dividirlo entre 500, que no es correcto (el Congreso tiene muchos otros gastos además del sueldo de los legisladores), pero hagámosla, los 200 diputados corresponderían a tres mil 300 millones, más menos, lo cual no alcanza ni para un bimestre de apoyo a un millón de adultos mayores. Pemex debe producir esa cantidad en unas horas”.

 

Gerardo Fernández Noroña

 

Considera que esto, igual que la reducción del dinero a los partidos, obedece a “una despolitización de un sector de la población”, que define: “es odio a la política, el odio a los diputados y diputadas que se materializan de manera precisa en los de representación proporcionar.

 

De hecho, reconoce que es peligroso el dinero privado en la política porque simplemente las obras pagadas a sobreprecio cuestan más que los partidos. “Hay desinformación, hay un manejo, por décadas, de radio y televisión golpeteando la política, golpeteando a los partidos. Los tres temas que yo combato son la desaparición del fuero, la desaparición del financiamiento público a los partidos y la desaparición de representación proporcional, en realidad es un odio a la política y un seguir denostándola, cuando los políticos y políticas de la cuarta transformación estamos haciendo un gran esfuerzo por reivindicarla y ponerla a servicio del pueblo. La mitad del presupuesto de los partidos (reducción propuesta) no daría, tampoco, ni para un millón de apoyos bimestrales a los adultos mayores, no son montos significativos para el presupuesto nacional, pero se ha hecho demagogia sobre el tema”.

 

“En el fondo, el ataque que hay a mí persona tiene que ver con mi presunción de buscar ser el relevo del compañero presidente en 2024, lo que burdamente quieren hacer es descalificarme tempranamente. A mí me parece que gasta su pólvora en infiernillos, esto acredita lo duro que va a ser el proceso interno para buscar a la mujer o al hombre, al hombre o a la mujer, que va a ser el relevo del compañero presidente”, advierte.

 

Le comento que con frecuencia lo tachan de radical y, firme, responde: “Yo les compraría lo de radical, si se van al diccionario, radical es el que se va a la raíz, el que busca, en realidad, resolver los problemas. Ellos se van en el sentido peyorativo para descalificar a una persona. Pueden decir misa, va a ser el pueblo el que decida ‘si la población llega a la conclusión de que hay que meter el acelerador, en esta revolución sin violencia que es la cuarta transformación, yo tengo posibilidades de ser el relevo, pero si la gente decide que hay que llevar otro ritmo, no seré yo el elegido. Yo no tengo la menor angustia en el tema, pero sí me molesta que desde el movimiento haya quien esté utilizando la manera de a derecha, de intriga, de mentira, de denostación, de tergiversación”.

 

“A estas alturas, hay muchas paradojas en las revoluciones y la nuestra es una revolución, por más que haya quien quiera escatimarlo, la gente está harta de los niveles de corrupción e impunidad y quisiera que esto avance más rápido. Yo francamente creo que la gente quiere que haya una profundización”, diagnóstica.

 

Retoma: “Un congreso constituyente sería convocar a la ciudadanía a que, de manera libre, sin los partidos, defina representaciones que va, nada menos ni nada más, a discutir un nuevo marco constitucional. Esa es una iniciativa absolutamente poderosa que plantea derechos sociales, políticos y el marco sobre qué hacer con los recursos y potenciales de nuestra patria daría mucho mayor velocidad y profundidad la transformación”.

 

Entre las propuestas de Fernández Noroña estarían derechos laborales que, se suele decir, ahuyentan la inversión extranjera, el legislados comenta: “Por eso la gente lo decide. Si la gente dice que se vayan a donde quieran, pero hay que establecer estos derechos porque no puede ser que sigamos con este nivel de explotación, de desigualdad, de atropello, de miseria, de las condiciones económicas, de cómo vive la gente; bueno, si la gente dice hay que dar ese paso a riesgo de lo sea, pues se da. Si la gente se deja dominar por estos miedos y con el petate del muerto, entonces será otro el ritmo y seguirá en un proceso gradual en lo posible, lo que se pueda pactar con las fuerzas políticas”.

 

Gerardo Fernández Noroña

 

Reconoce que las reformas constitucionales que se busca promover “no tienen posibilidad de trascender”, y añade: “Mientras haya una composición como la que hubo en esta legislatura, pues no vas a poder avanzar, mientras sea algo constitucional. En cambio, si te planteas un congreso que sea constituyente, hace todas las reformas que sean necesarias y ya dejas de estar haciendo parches. La conformación será la que el pueblo determine y va a ser el acento de qué tipo de constitución se va a hacer”.

 

Reconozco que cuando el actual régimen ha pretendido reformar la constitución, las críticas son feroces, cabe destacar que en los tres primeros sexenios de este siglo se hicieron como 200 reformas constitucionales, él añade: “La inmensa mayoría en contra de la nación y de los intereses del pueblo. Es la manipulación, son uno hipócritas, han hecho pedazos la Constitución y los cuatro pilares, tercero la educación pública laica y gratuita; 27 de la riqueza del subsuelo para el pueblo; el 123 de los derechos laborales y 130 Estado laico. Deja el número de reformas, lo que hicieron pedazos. Ahora si tú te planteas restaurar esos cuatro pilares que apenas es volver al siglo XX, en el caso de los derechos laborales, pegan el grito en el cielo”.

 

Para concluir le comento que no es el único destapado y exclama: “¡Claro que no! Hay muchos compañeros, pero es al único que están jodiendo porque los otros andan jugando al juego tradicional, no lo dicen, pero siguen avanzando en sus intenciones. Desde mi modesta posición como diputado, creí importante hacer evidente mi intención de ser el relevo”.

 

POLÍTICA

Núm. 260 – Julio 2021

julio 27, 2021
Día naranja

Día naranja, no a la violencia contra las mujeres y las niñas