HIJOS Y SOLDADOS II

Crónica de una dictadura anunciada

COMPARTIR

Facebook
Twitter

En el tiempo de la 4 Transformación, una gran parte de lo que llaman las “acciones gubernamentales” se festinan como un óptimo logro, aunque la mayoría no pase de un taco de lengua, que cómo me recuerda la guaracha de la legendaria Sonora Matancera titulada precisamente “Sujétate la lengua”, que interpretaba a la altura de su canto el cubano habanero, Bienvenido Rosendo Granda Aguilera, mejor conocido como Bienvenido Granda, El Bigote que Canta, que un día de 1983 pasara a mejor vida en la Ciudad de México. Valdría la pena que la oposición mexicana adoptara como himno la  letra de la que fue la última canción que grabó Bienvenido para la histórica Sonora. Por cierto, la escribió el no menos renombrado Eloy Oliva Elosegui.

En esta época de tanta palabrería y de amenazas presidenciales a abogados, “traidores a la patria”, y a jueces “al servicio de la reacción”, el “hombre de Palacio” juega con la letra de la guaracha citada: “lengua viperina”…”, en este tiempo hay algo que es muy malo: la lengua”. Un clásico español con gran verdad decía que “la lengua mata más que la espada”. Tiempo de canallas nos decía Lilian Hellman, y que los vivamos. Por lo mismo, los periodistas que critican al régimen son los “principales enemigos del gobierno en turno”. Muchos, vilipendiados, hasta hace poco escribían a favor del “perseguido”, el “combatido” por la prensa fifí. Los tiempos cambian. Para ser un “verdadero periodista” —dice el “mañanero”—, deben escribir a favor de la 4T. De otra suerte, abur.

Recapitulemos: las acciones gubernamentales del momento se celebran como un gran logro de la “transformación”; la verdad es que se trata de concentrar el poder en una sola persona. Después que nadie se llame a sorprendido: desde hace 27 meses, cotidianamente, desde Palacio Nacional se canta, a voz en cuello, la “crónica de una dictadura anunciada”. Nada más, nada menos.

El Duce-Fuhrer, decide “qué se hace y qué no”. El mandamás impone “qué es la verdad y qué es la mentira” (solo lo que él decide es la verdad). La manipulación y la polarización —una sin la otra no funcionan— ocupan lugares centrales en esta estrategia de opresión y terrorismo ideológico. A la aborregada multitud se le llama “pueblo” (bueno y sabio), es decir a quienes creen a pie juntillas en el “jefe máximo”; a quienes no bajan la testuz se les descalifica tildándolos de derechistas y conservadores (la eterna maniobra de descalificar a quienes no complacen al autócrata). Los que se niegan a formar parte de la 4T son hostilizados de una y mil maneras.

 

Timothy Snyder, On Tyranny

 

Las tiranías contemporáneas practican la “ideología de la exclusión”, se aplica la consigna de Carl Schmitt “o estás conmigo o estás contra mí”. Para hacer frente a este combate totalitario, Timothy Snyder recomienda alejarnos —lo que no significa “dejar de usar”—, la absorbente Internet —la red internacional “que todo lo sabe” aunque esto no sea verdad—, y llenar nuestro entorno de libros; “hacer por un momento a un lado el mundo bidimensional de la computadora y acercarnos más a la gente”.

Como dice José Fernández Santillán en su “Contra la tiranía”: “Hay que poner en claro al tirano que no somos sus títeres”, aunque hay por miles, quienes darían la vida porque “el señor presidente” les pasara la mano por su cabellera” (otros diríamos “por el lomo”). Millones de mexicanos andan en Babia. Bien decía Gonzalo de Berceo, a principios del siglo XIII, en su Vida de San Millán, donde pone en boca del diablo las siguientes palabras: “Aún agora quieres fer otro poblamiento:/ bien me ten por babieca si yo te lo consiento”/. Espero que México, no se convierta, mejor dicho: no lo conviertan, a la voz del amo, en un país de tontos. De cierto ya habemos muchos. Desgraciadamente.

Todo esto viene a cuenta por el libro de Timothy Snyder, On Tyranny. Tim Duggan Brooks, New York, 2017. Especialmente en la página 24. La obra no está traducida al español: Sobre la tiranía. Un libro que merece la pena leerse. Los tiempos que corren lo recomiendan.

 

 

HIJOS Y SOLDADOS (II y última)

En la entrega anterior, presentamos el libro —de lectura obligatoria—, de Bruce Henderson Hijos y soldados. La extraordinaria historia de los Ritchie Boys, los judíos que regresaron para luchar contra Hitler, de Editorial Planeta, Barcelona, 2019. Reimpresa por Ediciones Culturales Paidós (Crítica), México, 2020.

En la Washington Independent Review of Books, se resume magistralmente esta obra: “Los Ritchie Boys al fin logran reconocimiento. Al contar su historia de manera tan elocuente. Bruce Henderson les rinde homenaje”. El tema del libro del profesor de periodismo en la Universidad de Southern California y en la Universidad de Stanford, se vale de los recuerdos personales de los supervivientes de un grupo de alrededor de dos mil jóvenes judíos alemanes que encontraron refugio en Estados Unidos de América huyendo de las persecuciones nazis. El ejército de USA los adiestró en las tareas de interrogatorio de prisioneros de guerra y de recopilación de información inmediata en los campos de batalla. En esta segunda parte, citamos algunas anécdotas que vivieron los Ritchie Boys, llamados así por el nombre del campo militar donde fueron adiestrados. En suma, Hijos y soldados es un libro apasionante que descubre episodios ignorados de la Segunda Guerra Mundial.

 

Crónica de una dictadura anunciada - Hijos y soldados

 

Por ejemplo, el segundo párrafo de la página 114 es crucial para entender la tenacidad de un padre poner a salvo a su familia de la persecución del gobierno de Adolfo Hitler: “¿Por qué los franceses no combatieron mejor contra los alemanes?”, era una pregunta típica. Y otra, incluso más difícil: “¿Cómo es que había podido escapar —de Alemania— cuando otros no han podido?”. Esa era una cuestión que Víctor (Brombert) se planteaba a sí mismo a menudo. Era consciente de que la suerte había jugado a su favor, pero solo hasta cierto punto. En todas las novelas de aventuras que había leído —Los tres mosqueteros era uno de sus libros preferidos—, los héroes se ajustaban a cierto molde” apariencia deslumbrante, habilidad con las armas, fuerza sobrehumana. Su padre no tenía ninguna de esas cualidades, y, sin embargo, era el verdadero héroe de su historia. Una y otra vez, había inventado rutas de escape. Cuando una no funcionaba, encontraba otra. Su tenacidad, valor e inteligencia los habían salvado. Jacob era un hombre manso, pero no débil. Su perseverancia heroica le había permitido sacar a su familia de la Europa ocupada por los nazis en las circunstancias más difíciles y peligrosas”.

….

“Cuando Martin (Selling) leyó…que se le ordenaba presentarse en el Centro de Adiestramiento de la Inteligencia Militar (MITC, por sus siglas en inglés), de Camp Ritchie, Maryland, se había preguntado qué podía él saber o hacer que pudiera ser de valor para la inteligencia militar del Ejército estadounidense. Pero en aquel momento, conversando en su alemán natal con el policía militar de la caseta de vigilancia, tuvo una primera corazonada de por qué le habían traslado allí. La siguiente llegó poco después de entrar en el ultra secreto Camp Ritchie. Un pelotón de soldados marchaban con elegancia por la calle. Vestidos con el uniforme de gala de la Wehrmacht, un sargento marcaba el paso en alemán:

Links, zwei, drei, vier… (Izquierda, dos, tres, cuatro…)

—“El 29 de diciembre (de 1940), al final de la tarde, Werner (Angress) se sumó al grupo reunido alrededor de la radio con carcasa de madera que había en la acogedora biblioteca de la mansión para escuchar las palabras sobre defensa del presidente Franklin D. Roosevelt:

—“Amigos míos: esta no es una charla junto al fuego sobre la guerra. Es una plática sobre seguridad nacional, porque todo el propósito de su presidente es mantenerlos a ustedes hoy, y a sus hijos más tarde y a sus nietos mucho después, fuera de una guerra desesperada para preservar la independencia de Estados Unidos de América y todas las cosas que la independencia estadounidense significan para ustedes y para mí y para los nuestros”.

“La cadencia apacible y pausada del mandatario…llenó el recinto y Werner se descubrió incapaz de apartar la mirada de la radio. Roosevelt llamó a hacer un gran esfuerzo nacional para proporcionar tanta ayuda económica y militar como fuera posible a Gran Bretaña, con el fin de contribuir a mantenerla fuerte contra las potencias del Eje. Quería que sus oyentes comprendieran que “los amos nazis de Alemania han dejado en claro que no solo pretenden dominar la totalidad de la vida y el pensamiento en su propio país, sino también esclavizar a Europa entera y utilizar luego los recursos europeos para dominar el mundo”.

Werner Angress “se ofreció de manera voluntaria para el servicio y, el 7 de mayo de 1941, fue reclutado por el Ejército estadounidense…”. Un día antes de marcharse a la guerra le entregó a un amigo el diario que había llevado durante los últimos cinco años, para que lo guardara en caso de que algo le ocurriera, lo que sabía, “no es improbable”. Su última anotación decía: “6 de mayo de 1941: “Mañana comienza mi época como soldado… El mundo está en guerra y quizás perezca en ella. Quizás sea cierto que el futuro me deparará volver a Alemania. Si tuviera que terminar allí, mi vida tendría sentido. El próximo mes cumpliré veintiún años. No sé qué será de mí. Solo estoy seguro de una cosa: no hay descanso para mí, no hay un momento sin lucha ni nostalgia”. Werner Angress tuvo la oportunidad de matar a más de un soldado nazi. Dado el caso, no lo hizo y dijo: “Al final de cuentas, esa es la diferencia, nosotros no somos nazis”.

 

Excelente libro, “de lectura obligatoria”. Aún en la 4T, también es cierto “que no todos somos iguales”. Creo que todavía hay diferencias. Hay que cantarlas. VALE.

 

CULTURA

Núm. 257 – Abril 2021

abril 10, 2021
Aprobación de acuerdos comerciales con el mundo

Aprobación de acuerdos comerciales con el mundo