LA IMPORTANCIA DE CERRAR CICLOS

COMPARTIR

Facebook
Twitter

La vida una gran maestra que siempre nos enseña por medio de las experiencias. Cuando finaliza una etapa se debe cerrar y desarrollar las herramientas emocionales para dejar ir personas, situaciones o cosas que al no soltarlas, causan dolor emocional, acompañado de nostalgia por lo que terminó y ya no se tiene, lo importante es no quedarse en ese duelo que se transforma en apego. Dejar ir, es una despedida pero también, una invitación para lo que está por llegar, seguramente algo mejor, pero hay quien decide aferrarse a lo que ya cumplió un propósito y le es difícil poner punto final y aceptar que el ciclo ya culminó.

 

La importancia de cerrar ciclos

 

La mente en ocasiones se queda atrapada en el pasado, presa del sufrimiento y los vínculos afectivos que origina que el semáforo se ponga en rojo. Lo que se recomienda, es reflexionar y realizar un viaje interior para comenzar a soltar, procesar la pérdida, agradecer  y despedirse, para poder continuar con la vida de forma sana, sin arrastrar cadenas que frenan cuando el presente invita a disfrutar sin ataduras. 

Para lograr alejarse de los pensamientos negativos que son los que no permiten avanzar, hay que ir a la raíz de la situación generadora de conflicto que es representada por el pasado; es una etapa valiosa que tiene psicohistoria mediante los recuerdos que cumplen un papel fundamental, pero también, invita a vivir el aquí y el ahora y a cerrar los duelos por las etapas que finalizaron. Existen dos tipos de pasado: el positivo que representa los grandes momentos y el negativo que proviene de situaciones conflictivas y dañinas, es una elección decidir cual se trae al presente.

 

La importancia de cerrar ciclos

 

Cada periodo existencial inicia con una compilación de anécdotas vividas que van marcando y dejando huella profunda. El llegar a reconocer si las emociones que se producen, perjudican el proceso y están saboteando el presente. Es crucial entender que la etapa ha concluido y que se debe continuar evolucionando como seres humanos.

Cuando se cierra un círculo, se vive con plenitud, sabiduría y esperanza de un mejor mañana, con la convicción de que todo tiene un final y la vida hay que dejarla fluir, sin nubes negras del pasado y con la preocupación del futuro, hay que centrarse solo en el presente para recuperar la paz interior y está será como un estímulo que recibimos para continuar el gran viaje por la vida. 

 

La importancia de cerrar ciclos

 

Poner punto final 

Hay que poner punto final y más cuando se termina una relación de pareja, no hay que aferrarse y regar las plantas cuando ya están muertas, porque los puntos suspensivos solo ocasionan inestabilidad. Para terminar bien, hay que despedirse de la pareja desde el amor  y enfocarse a un nuevo proyecto de vida, pensando que todo pasa por algo y que después de esta etapa de aprendizaje, viene un tiempo de calma y paz  tan necesario para un crecimiento Interior, no sin antes vivir el proceso de duelo y saber que es momento de abrir las alas y volar lo más lejos posible. Si se mira alrededor se pueden encontrar muchos motivos para continuar con un sentido de vida. 

 

La importancia de cerrar ciclos

 

Es importante no quedarse dentro del círculo 

Hay que salirse del círculo y no quedarse atrapado, porque creer que ya se cerró un ciclo cuando se sigue perteneciendo al mismo, suele ser desgastante y consume mucha energía. Cuando esto pasa, se requiere de un paracaídas para alejarse, es un proceso que lleva tiempo y hay que estar consciente que es cuestión de decisión y de dar el primer paso. Al principio las piernas tiemblan pero después, los pasos serán firmes para cerrar la cortina gris de las emociones, mediante la aceptación, el perdón, el cicatrizar las heridas del pasado y los procesos de duelo. 

 

La importancia de cerrar ciclos

 

Despedidas que sanan 

Cuando limpiamos y  cuidamos una herida emocional del pasado, es fundamental vivir el dolor, entendiendo también, el potencial de los pensamientos para lograr sanar. Reconocer que en ocasiones se requiere tiempo para trabajar en los procesos de duelo, pero con amor y paciencia se podrá ir cerrando poco a poco esta etapa. Cuando se llega a ese final hay que despedirse sabiendo que esa herida del pasado por fin sanó y que sólo quedó el recuerdo y el aprendizaje de ese capítulo de vida. Es como despertar aún nuevo día con ilusiones, metas y con las herramientas emocionales para afrontar lo que viene y como menciona Paulo Coelho en cerrar círculos: “Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, cerrando puertas o cerrando capítulos, como quieras llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando”.

 

Psicoterapeuta Raquel Estrada

Tanatología, Logoterapia y Prevención del Suicidio

racheles_03@outlook.com

55-55035476

SALUD

Núm. 263 – Octubre 2021

octubre 20, 2021
Nueva Ley Orgánica de la Armada

Nueva Ley Orgánica de la Armada de México