OKSANA DRAMARETSKA

Embajadora de Ucrania en México

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Ucrania definitivamente es uno de los temas de mayor relevancia en la agenda internacional, pues es el epicentro de uno de los grandes diferendos territoriales del siglo XXI, y para ello, entrevistamos de manera virtual a su embajadora, Oksana Dramaretska.

 

Oksana Dramaretska

 

¿Cuáles considera que son los principales desafíos de su nación en el mediano plazo y qué estrategias han desarrollado para enfrentarlos?

El principal desafío de Ucrania es poner fin a la agresión de la Federación Rusa contra nuestro país, que trae muchas consecuencias negativas, así como recuperar los territorios temporalmente ocupados por el agresor.

La política de Ucrania está orientada a la integración europea y al espacio de seguridad euroatlántico que presupone la profundización de la cooperación con la OTAN con el fin de cumplir con los criterios de adhesión, prevé las reformas correspondientes en muchos ámbitos para cumplir con las normas europeas y euroatlánticas. La implementación de estas reformas, que no es nada fácil en las condiciones de la agresión rusa en curso, se está convirtiendo en otro grave desafío para nuestro país.

Para Ucrania, como para otros países del mundo, el año pasado apareció un gran problema, la pandemia del COVID-19. Superar este problema, así como sus muchas consecuencias negativas, es otro de los principales desafíos actuales para la nación ucraniana.

 

¿Podría explicarnos brevemente el conflicto territorial que tienen?

Ucrania no tiene ningún conflicto territorial. Lo que tenemos en el este de nuestro país y en la península de Crimea, es la agresión de la Federación Rusa contra el Estado soberano de Ucrania. Ya pasaron siete años desde el traicionero ataque del país vecino, que, a pesar de su compromiso de respetar la soberanía e independencia de Ucrania, así también de su estatus de uno de los garantes de la seguridad y la integridad territorial, según el Memorando firmado en Budapest en 1994, han ocupado temporalmente los territorios de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol, así como una parte de la región de Donbás en el sureste del país.

El resultado de la agresión, que no tiene precedentes en Europa en los tiempos de la posguerra, ha sido dramático para Ucrania. Hoy en día, el 7.2% del territorio ucraniano está ocupado. Una parte de la frontera estatal entre Ucrania y Rusia de unos 409 mil 7 kilómetros, en el este de país, permanecen fuera de control del Gobierno de Ucrania. Según los datos de la ONU, más de 38 mil personas han sido víctimas de la agresión rusa en Donbás: casi 13 mil fueron asesinadas y más de 24 mil resultaron heridas. Más de 1. 7 millones de ucranianos tuvieron que abandonar sus hogares en Donbás y convertirse en desplazados internos. Han tenido lugar destrucciones masivas en Donbás, usurpación por las autoridades ocupantes de los bienes de Ucrania en Crimea, graves violaciones de los derechos humanos, incumplimiento de las normas del derecho internacional humanitario, así como la persecución política de los ciudadanos ucranianos.

También hay que destacar una militarización a gran escala que sique efectuando Rusia en la península ocupada. La Crimea ocupada, que está cerrada por Rusia para cualquier forma de control y monitoreo internacional, ahora se ha convertido en un área de graves violaciones de los derechos humanos y libertades fundamentales, detenciones y encarcelamientos sin fundamento de ciudadanos ucranianos y representantes del pueblo nativo de la península que son tártaros de Crimea.

 

¿Considera que la comunidad internacional ha estado a la altura de las circunstancias?

Debido a los esfuerzos heroicos del pueblo y el ejército ucraniano, así como la creciente presión política internacional sobre Rusia, Ucrania, sigue contrarrestando la agresión rusa. Nosotros estamos agradecidos a México, así como a todos nuestros socios internacionales por su fuerte apoyo y solidaridad. Con la adaptación de las resoluciones de la Asamblea General de la ONU (AG ONU) “Integridad territorial de Ucrania” en marzo de 2014, “Situación de los derechos humanos en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol (Ucrania)” en 2016, 2017, 2018, 2019, 2020 y “Problema de la militarización de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol (Ucrania), así como partes del mar Negro y el mar de Azov” en 2018, 2019 y 2020, el mundo expresó su enfático “no” a la violación por Rusia de la integridad territorial y la soberanía de Ucrania. Las resoluciones proporcionan una evaluación muy clara de la política de agresión de Moscú, llaman a Rusia que se adhiera a las normas del derecho internacional humanitario y desocupe la península de Crimea, y condenan la militarización de Crimea y las partes adyacentes del Mar de Azov y Mar Negro.

Muy significativos fueron los debates celebrados en la actual sesión de la AG ONU el 23 de febrero de 2021 (tercer año consecutivo) sobre el punto de la agenda de la Asamblea titulado “Situación en los territorios ocupados de Ucrania”.

La única respuesta digna de la comunidad internacional, que no tiene alternativa hoy, es mantener la solidaridad con Ucrania para luchar contra la agresión rusa mediante el fortalecimiento de la presión política, diplomática, económica y judicial sobre el estado agresor. En este sentido, las sanciones personales y económicas han sido una poderosa demostración de la unidad de los países del mundo en respuesta a la violación por Rusia del derecho internacional.

Para nosotros tiene mucha importancia el 14 de enero de 2021, en que la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo se pronunció sobre la admisibilidad de las reclamaciones interestatales en el caso de Ucrania contra la Federación de Rusia relativo a Crimea. Sin embargo, vemos la necesidad de ampliar la respuesta a la ocupación de Crimea y mejorar la coordinación de esfuerzos internacionales conjuntos. Para consolidarlos hemos iniciado el establecimiento de la Plataforma de Crimea: un nuevo formato de consulta y coordinación. Es un esfuerzo para proporcionar una visión estratégica al proceso de liberación de Crimea, así como para agregar sinergia a todos los procesos relevantes en diferentes foros.

Para el 23 de agosto de 2021 en Kiev está programada la cumbre inaugural de la Plataforma de Crimea que lanzará este mecanismo y adoptará una declaración en la que se esbozará la visión para una mayor consolidación de los esfuerzos de la comunidad internacional respecto a Crimea.

 

Oksana Dramaretska

 

¿Qué hace falta para poder superar el conflicto?

Para superar el conflicto, Rusia debe desocupar la península de Crimea y otros territorios ucranianos ocupados temporalmente, reparar los daños causados tanto por la agresión militar como por la ocupación temporal de los mismos, liberar a todos los rehenes y presos políticos ucranianos, regresar al espacio del derecho internacional y asumir compromisos que deben ser aprobados por los mecanismos legales internacionales para prevenir la recurrencia de este tipo de acciones en el futuro.

El regreso de Rusia a los principios del derecho internacional garantizaría la paz y estabilidad en el continente europeo y evitaría la amenaza del dominio de la fuerza en las relaciones internacionales. Restaurar la integridad territorial de Ucrania significa no sólo asegurar el futuro de los ciudadanos de Ucrania, sino también renovar la confianza en el sistema de seguridad europeo y mundial, que se basa en el respeto incondicional de las normas del derecho internacional y en las graves consecuencias para aquellos estados que pretendan violar estas normas.

Actualmente las sanciones internacionales impuestas contra Rusia están ayudando a frenar sus políticas agresivas, pero nosotros creemos que se necesitan medidas más efectivas para devolver la situación al estado de derecho lo que serviría tanto para asegurar la soberanía e integridad territorial de Ucrania como para restaurar la seguridad en esta región de Europa.

 

¿Cómo son las relaciones bilaterales México-Ucrania?

Ucrania considera a México como una de las potencias claves entre los países en América Latina, así como un jugador importante en el ámbito internacional. Por tal razón, un mayor desarrollo de las relaciones y cooperación con México es un elemento importante de nuestra política exterior. Nuestras relaciones bilaterales se basan en los principios de respeto mutuo y asociación constructiva. La historia de relaciones entre Ucrania independiente y México tiene más de un cuarto de siglo. Fue a partir del mes de diciembre del año 1991 en que México fue uno de los primeros países latinoamericanos en reconocer la independencia de Ucrania. El 14 de enero de 1992 se establecieron las relaciones diplomáticas entre los dos países, y desde entonces se han desarrollado fructíferamente en el ámbito político, económico y humanitario. También estamos trabajando en estrecha colaboración en distintas organizaciones multilaterales, guiados por los valores humanos que comparten su postura común respecto a los principales retos y problemas globales.

Nosotros estamos agradecidos con México por su valioso apoyo a la integridad territorial y soberanía de Ucrania que actualmente resiste a la agresión rusa, y, en especial, por la votación de México a favor de la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas “La integridad territorial de Ucrania”, que fue aprobada en 2014 y que no reconoce el intento de la anexión de la Península de Crimea por Rusia.

Entre los mecanismos de diálogo entre los dos países debemos destacar la Comisión Intergubernamental Ucrania-México y el Mecanismo de consultas políticas sobre temas de interés mutuo entre los Ministerios de Relaciones Exteriores, los cuales nosotros consideramos como formatos muy útiles para nuestra interacción. Al mismo tiempo, tenemos que admitir que nuestro diálogo político carece de dinamismo. Durante mucho tiempo no tuvimos contactos al más alto nivel. Corregir esta situación es una de nuestras tareas importantes en el futuro cercano.

 

Oksana Dramaretska

 

México es el segundo socio comercial más importante de Ucrania entre los países de América Latina y el Caribe. En 2020, el comercio de mercancías entre Ucrania y México ascendió a 291,3 millones de dólares (exportaciones ucranianas – 69,5 millones de dólares; importaciones de México – 221,8 millones de dólares). Las principales mercancías que Ucrania vendió a México fueron productos metalúrgicos, fertilizantes y cereales, mientras que las principales importaciones de México a Ucrania consistieron en autos, bebidas alcohólicas y refrescos.

Consideramos que el intercambio comercial existente entre los dos países no corresponde al potencial que tienen ambas naciones en este rubro. Existen posibilidades reales para incrementar el volumen del comercio bilateral, así como para diferenciar la estructura de mercancías que se venden. Las áreas más prometedoras de cooperación bilateral son la esfera energética, aeroespacial y agropecuaria, además, Ucrania posee altas tecnologías que podrían ser implementadas en los proyectos de infraestructura que se desarrollan en México, especialmente en el sector hidroeléctrico. En este sentido, estamos interesados en seguir desarrollando la cooperación tradicional con México en la esfera energética tomando en cuenta que las empresas ucranianas “Turboatom” y “Elektrovazhmash” participaron en la construcción de tales hidroeléctricas como “El Cajón”, “Infernillo”, “San Rafael” y “La Yesca”.

En el mercado de Ucrania son presentes dos famosas empresas mexicanas “BIMBO” y “GRUMA” que han realizado inversiones en el sector agroalimentario de la economía ucraniana. Dadas las importantes oportunidades de inversión en Ucrania, alentamos a otros inversionistas mexicanos a participar en proyectos de inversión en el atractivo mercado ucraniano.

En 2022 vamos a celebrar 30 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Ucrania y México, así como el 25 aniversario del hermanamiento de nuestras capitales, la Ciudad de Kyiv y la Ciudad de México. Seguramente sería una lástima no aprovechar la ocasión para conmemorar estas fechas importantes con un rico programa de eventos en los dos países.

POLÍTICA

Núm. 265 – Diciembre 2021

diciembre 5, 2021
Prevención del delito y cultura de la paz entre los jóvenes

Prevención del delito y cultura de la paz entre los jóvenes