SABIDURÍA ANCESTRAL:

Amor, cuerpo y pareja

COMPARTIR

Facebook
Twitter

¿Hacia dónde nos está empujando la vida?

Hacia las CRISIS tanto individuales como de pareja, de familia, sociales, culturales, religiosas, económicas, políticas y científicas. Es una de las variables principales que hemos de tomar en cuenta para poder amar tanto a nuestro cuerpo como a nuestra pareja (ya sea casual o de tiempo). Resulta que en nuestro cuerpo yacen, enquistados todos los conflictos, traumas, bloqueos, engramas, miedos, agresiones, obsesiones, etc… que nos limitan e impiden vivir una continua expansión de nuestra Sexualidad, pues nuestra energía sexual se encuentra bloqueada u obstruida y con ello, tarde o temprano, caemos en algún tipo de crisis.

 

La Sexualidad es un mar de energía misteriosa, sagrada y perfecta

Puede ser, que después de experimentar una gran confusión con respecto a la sexualidad, después de una etapa en que pruebas diferentes caminos, incluso después de una etapa en que te vuelves promiscuo/a o célibe o haber despertado con el hombre o la mujer equivocada, y aún después de una noche en que los afrodisiacos, las sustancias y/o alcohol te dieron una “elevación” de tu química fisiológica, etc., sentir que no encuentras un camino sexual en el que la sexualidad te deje sentir algo más profundo, más inspirador, más plasmado de éxtasis, de pronto, te haces preguntas diferentes al respecto de la Sexualidad, buscas así, un vínculo sexual diferente para que la energía sexual que nace en el sacro y estimula la creatividad en tu vida, suba hacia la coronilla. Para ello, es necesario que el hombre sea maestro de su energía sexual para que éste pueda encender el vientre de su mujer durante algún tiempo y, posteriormente, la mujer encienda el pecho de su hombre y así, después de un tiempo de viajar entre cumbres y valles, ambos suban las energías y vivan el éxtasis, la expansión, el amor y la libertad que se produce.

 

Sabiduría ancestral: amor, cuerpo y pareja

 

Sin embargo, el primer paso para llegar al sexo mágico es Confiar en tu Cuerpo y confiar en tu cuerpo es una afirmación mucho más profunda de lo que se lee.

Otra variable que sería conveniente que consideraras para amar a tu cuerpo es el placer, lo primero que debes hacer es aprender otra vez a sentir tus manos. Los beneficios que vas obteniendo son verdaderamente geniales. Lo primero es que si te das la oportunidad de sensibilizarte, poco a poco notarás que esa especie de “capa” que cubría enteramente toda tu piel se desvanece lentamente aumentando tu sensibilidad y, en consecuencia, surge un deseo fuerte de querer  sentir más placer. ¿Qué te está sucediendo? Que le das a tu cuerpo el sentido de esperanza que había perdido y,  por otro lado, le demuestras a tu mente que físicamente es posible sentir más rico y con ello tu mente se va tranquilizando ya que ésta siempre “necesita” comprobar a través de eventos materializados (en este caso a través de las caricias corporales), cuando tu mente se tranquiliza, entonces tu espíritu –es el cuerpo que te permite expresar lo que hablas–, le proporciona claridad a tu mente y con esa claridad resulta que tu alma, que es la que te da tu sentido de vida, te “inyecta”, esas ganas de vivir, de soñar que puedes lograr armonizarte e integrarte en amor a la vida, porque además, lo empiezas a sentir en tu totalidad de ser humano: entonces tus barreras emocionales ya no tiene razón de ser, se desvanecen y tu pierdes el miedo y te vuelves a entregar al otro(a) en un gozo real lleno de placer y con el renovado sentido de esperanza de saber que siempre se puede sentir más rico y diferente.  Generándose así una espiral evolutiva ascendente entre el cuerpo, sexo y placer.

 

Sin embargo, no debemos perder de vista la importancia que tiene la energía sexual. La energía más intensa y poderosa del ser humano es la energía sexual. En esta Nueva Era Dorada que inició a partir del 22 de diciembre del año 2012, cada vez más, el plasma, chi, prana, energía kundalini, etc…. está teniendo y va a tener su manifestación física más rápida en tu realidad inmediata sepas o no encauzarla, tu vida sexual se verá afectada cada vez en forma más inmediata en cuanto a tus vivencias, creencias, pensamientos, emociones, sensaciones, etc., sean éstas conscientes o inconscientes, lo que tienes que lograr es la congruencia entre tu adentro y tu afuera.

 

Son diferentes las puertas que conducen hacia el camino en la realización de una sexualidad plena, extasiante y consciente, este camino es el mismo para todos los seres humanos. Sin embargo, los rostros y nombres que se dan a estas puertas de acceso son muy variados, por ejemplo: Sexo tántrico, sexualidad sagrada, sexo consciente, amor y sexo, etc.

 

El cambio de paradigma (amor y sexo y hombre y mujer, por ejemplo) te impulsa al deseo unir lo que siempre ha estado dividido, excepto en honrosas excepciones de seres humanos. Tiene que ver con enseñanzas milenarias que practicaban las civilizaciones antiguas cuya profundidad es enorme. La conjunción del amor y la sexualidad (deseo) es una situación importante y seria, porque es el punto en el que fracasan todas las relaciones de pareja que viven en el dominio, la rivalidad y la competencia.

 

Sabiduría ancestral: amor, cuerpo y pareja

 

En un encuentro sexual de intimidad profunda, irremediablemente, la conciencia se manifiesta. Por ello, es muy importante tomar en cuenta la conjunción de amor y sexo porque esto implica que aprendas realmente a escucharte, es decir, escuchar tu alma, o sea, lo que pasa en todos los ámbitos de tu vida y no a tu ego porque, si es verdad que la sexualidad es el punto en el cual se arman o se conforman todos los síntomas del ser humano, entonces, toda enfermedad tiene relación directa con la sexualidad con lo cual, nuestra máxima energía, que es la energía sexual, se encuentra obstruida. Si las enfermedades se anidan en la imposibilidad de amar y desear a lo mismo y éstas se curan cuando alguien logra amar lo que desea y desear lo que ama (las dos fuerzas que la alquimia ubica), entonces, se vuelve imperativo que superemos el paradigma “Tememos a lo que amamos” ya que, en general, lo que más amamos en la vida está asociado a los temores.

 

Es hora de preguntarte ¿qué es lo que me hace verdaderamente feliz en el sexo’ ¿qué tanta intimidad vivo hacia mí mismo/a? ¿Cómo me relaciono sexualmente? ¿Qué tan lejos de la “madriguera de lo conocido” quiero salir?

 

Por otro lado, para que puedas relacionarte en pareja de una manera más “armoniosa” es muy importante comprender que, en primer lugar, existen muchos tipos de relación de pareja; en segundo, las parejas se unen y se relacionan en diferentes niveles conforme a su estado de conciencia y la capacidad para comprometerse y tercero, no generalizar las relaciones de pareja etiquetándolas, clasificándolas, juzgándolas y determinándolas sobre la base de nuestras propias creencias.

 

Para lograr que una pareja perdure en su relación es necesario que se pregunten ¿qué es lo que quieren que perdure y de qué forma lo quieren hacer? Tienen libertad de elección, es decir, no hay nadie afuera que juzgue la forma en que se relacionan, sin embargo, sería importante que ubiquen en cuál de los siguientes niveles de relación de pareja se ubican siendo auténticamente honestos/as con ustedes mismo/as:

  • En un primer nivel, las parejas se relacionan en forma infantil, es decir, son amigos, compañeros, tienen discusiones, hacen berrinches, piden y demandan atención constante uno del otro, etc., Accionan como padre o madre uno del otro, platican mucho, pero la mayor parte del tiempo en formas muy absorbentes. La chispa de la pasión se pierde se sienten insatisfechos, pero con la sensación de incapacidad para dejar la relación.
  • En un segundo nivel, las parejas se relacionan en formas en que uno se apoya en el otro para crecer internamente, es decir, lo agarra de “ancla” emocional, pero la relación afectiva es casi nula pues lo que en realidad les mueve es la pasión desbordada de un adolescente en la que predomina el placer no importa con quien ni cómo ni dónde. Obviamente, en este tipo de relaciones de “pareja” la infidelidad se encuentra latente. Lo que importa es el presente y la capacidad para comprometerse es muy baja.
  • En un tercer nivel las parejas buscan, cada uno a su manera, la supervivencia de su personalidad conformada por su educación, creencias familiares, religiosas, conocimientos, economía y credos. Buscan el dominio y el control sobre sí mismos y sobre su pareja, en este nivel influyen de manera poderosa todos los condicionamientos adquiridos hasta el presente de sus vidas. Es aquí, donde surge la lucha de poder de lo femenino y de lo masculino. Si los objetivos de ambos son similares, se establece un compromiso al punto de vivir juntos, ya sea por medio del matrimonio o en unión libre. El corazón aún no se encentra libre para amar incondicionalmente. Este es el tipo de relación de pareja que más abunda e incluso se propone como modelo a seguir.
  • Sin embargo, existe un cuarto nivel en el que las parejas empiezan a hacer a un lado sus intereses propios y egoístas para buscar complementarse, es decir, el corazón está abierto para amar dando y recibiendo en un crecimiento mutuo. Se respeta la individualidad de cada miembro de la pareja, se sabe escuchar con amor, respeto, confianza y equilibrio. Ambos saben que hay defectos, manías y momentos diferentes de estados del ser de cada uno, pero hay una gran aceptación pues no hay amenazas, chantajes, revanchas ni recelos. Se da y se recibe
  • A partir de este quinto nivel de relación, las parejas se encuentran en el flujo de la vida sirviendo al otro desde el alma, es decir, desde lo más interno de su ser con un gran trabajo interior que les permite dar a los demás la fragancia de lo que son porque se han transformado en seres humanos completos. No caben los celos ni las críticas, ni se cobran favores uno al otro y dejan que tanto su feminidad como su masculinidad florezcan de manera natural.

 

Como se podrán dar cuenta, lograr que una relación de pareja perdure depende mucho de lo creativo o lo destructivo de la relación. Muchas parejas pueden durar años en formas constructivas o destructivas. Sin embargo, un aspecto importante es que sepan hacia donde quieren llegar con la persona que tienen a su lado y de ahí, analizar las probabilidades de éxito o fracaso, tomando en cuenta que siempre está el factor de lo impredecible e inesperado. Amar siempre es un riesgo, ¡atrévanse a soltar sus miedos!

 

Psic. Jaquelin Machado Garduño

Facebook: Sexualidad Mágica perfil Índigo y Desarrollo de Consciencia.

SALUD

Núm. 263 – Octubre 2021

octubre 20, 2021
Nueva Ley Orgánica de la Armada

Nueva Ley Orgánica de la Armada de México