EL CAMPO DE INFINITAS POSIBILIDADES EN LA SEXUALIDAD

COMPARTIR

Facebook
Twitter

La sexualidad es un mar profundo de infinitas posibilidades en la activación y correcta conducción de la energía sexual, cabe destacar que un alto porcentaje de las personas viven la sexualidad en un nivel muy básico en el sentido en el que se realiza por la búsqueda de placer muchas veces degenerando en comportamientos obsesivos.

En este mar profundo de la sexualidad se encuentra una frecuencia enigmática y para nada conocida en su mayoría por los seres humanos y es el orgasmo en su frecuencia más profunda. El orgasmo ha sido distorsionado en su significado de origen en cuanto a la finalidad que tiene.

 

El campo de infinitas posibilidades en la sexualidad

 

La sexualidad ha sido tan manipulada que se desconoce mucho, aunque pareciera increíble, pues la vivimos en lo cotidiano el manejo adecuado de la energía sexual y de la frecuencia del orgasmo nos proporcionan auténtica libertad porque nos conecta con la fuente del éxtasis y el origen mismo de la fuente divina de la energía de vida de todo lo que es.

Un primer paso para nadar en las profundidades del mar de la sexualidad es que despejes toda la negatividad que rodea la sexualidad en tu vida y ello abarca pensamientos limitativos, emociones bloqueadas y alteradas, tu propia ignorancia, miedos, bloqueos y traumas, así como obsesiones, fantasías y perversiones, también la deslealtad qué has vivido primero hacia ti y luego hacia los demás.

 

La sexualidad y su energía usada en forma adecuada te conduce por diferentes vías ya que todo tu cuerpo tiene canales de energía ascendente y descendente que abren o cierran dependiendo de la utilización y la forma en que vives tu sexualidad, hacia la expansión de tu conciencia o el bloqueo de la misma, si tu forma de conducirte sexualmente es básica comprende que el hecho de que conozcas diferentes posturas y fantasías sexuales no quiere decir necesariamente que vivas y manejes tu energía sexual en forma adecuada.

Muchos hombres y muchas mujeres confunden el hecho de que al expresarse sexualmente en diferentes posiciones y jugando diferentes fantasías aumentando la frecuencia y tomando sustancias durando más en el encuentro de intimidad es que se pueden denominar excelentes amantes. Esto puede ser verdad sólo a cierto nivel.

 

Cuando eres consciente del mar profundo de la energía sexual y de los abismos de la sexualidad y la energía del orgasmo surgen en ti un absoluto respeto por tu sexo y sexualidad. La sexualidad ha sido tan deformada que raras veces cuando dos personas se encuentran en la intimidad conducen sus energías hacia la espiritualidad y lo divino que hay contenido en ambos llegando a frecuencias tan altas de vibración que pueden vivir el éxtasis y la expansión de la conciencia al punto de lograr propósitos que trascienden la pasión corporal y el placer.
La pasión que es el fuego encendido por medio de la chispa del encuentro y el placer son incluidos pero también trascendidos cuando las energías se elevan al éxtasis de la danza de los amantes en la fusión y disolución en el campo unificado de infinitas posibilidades que es la misma espiritualidad.

 

El campo de infinitas posibilidades en la sexualidad

 

Este tipo de encuentros se dan raramente, primero porque se requiere una conciencia de alta frecuencia y la monogamia favorece este tipo de encuentros y oportunidades de llevar a cabo este tipo de danza amorosa. Cuando un hombre y una mujer tienen varias parejas sexuales el intercambio de energías mezcla tantas situaciones que este tipo de elevación de energía no es posible, esto no quiere decir que tengas que estar con la misma persona para siempre, de lo que se trata es de no dispersar tu energía sexual.

 

Manejarte desde una conciencia expandida requiere que seas leal, íntegro, honesto y tengas apertura, aceptación y disposición. Es importante que te encuentres con una persona que comparta el mismo nivel de vibración para que las energías de ambos pueden acceder a niveles superiores de conciencia y experiencias de éxtasis.

 

Un altísimo porcentaje de personas utilizan la sexualidad como evasión en lugar de aprovechar el adentrarse en la verdadera y profunda intimidad, a esta última, cuando realmente la vives, sabes que es necesaria la valentía y el compromiso, la ironía es utilizar la sexualidad como evasión y no como el puente de la verdadera intimidad entre dos universos.

 

Desarrollar y expandir tu conciencia te empuja primero a que identifiques que tu falso ser busca satisfacción y placer, por lo tanto, permanecerás en continua búsqueda en un vaivén de mareas emocionales altas y bajas. Esto tiene que ver más con tu personalidad del ego que siempre busca la satisfacción, y así te la pasarás buscando y buscando cayendo inevitablemente en un hambre cada vez más frenética de sentir placer y felicidad, para ello puedes creer que cierta pareja te hará feliz, qué estudiar cierta profesión te hará feliz, que trabajar en cierto lugar y vivir en cierta ciudad te hará feliz, que tener sexo una y otra vez buscando el placer te ayudará a ser feliz o las drogas o los deportes extremos. Todo ello sólo son parte de las actividades de la vida, pero no sólo la vida misma.

 

Desarrollar y expandir tu conciencia te lleva hacia el viaje interior en el que a través del autoconocimiento adquiere sabiduría y paradójicamente eres feliz. La conciencia que adquieres en tu vida sexual es ahora, te ubicas en el punto justo en el que te encuentras lo consideres agradable o desagradable.

 

Puedes tener encuentros de intimidad en la danza amorosa de la sexualidad o en una lucha de poder durante la cópula y ni siquiera darte cuenta de qué tan consciente eres de ello. Si no sabes quién eres en el instante presente en el que te encuentras teniendo relaciones sexuales, vas a la cama acompañado o acompañada de una gran cantidad de personajes de tu pasado y de tus proyecciones futuras al igual de situaciones y te pierdes del instante presente porque la verdadera intimidad exige que estés en un estado de presencia completamente presente y eso asusta.

 

 

El principio de generación te conduce a la comunión de tu fuerza masculina y femenina. Cuando comprendes la importancia que tiene la conciencia de tu vida sexual buscar el equilibrio entre ambas energías, la femenina y la masculina, para acceder a la triangulación de la conciencia crística que se conduce al éxtasis glorioso de una fusión y desaparición de tu ser porque te integras a la energía de la vida misma.

Ello requiere que seas valiente dando un salto al vacío profundo de la oscuridad insondable de tus emociones, de tus sistemas de creencias, de atravesar los pantanos de tu infancia y adolescencia cargados de mecanismos de defensa por la supervivencia y la aceptación de un medio familiar, social y educativo básicamente al que todo ser humano llega desde el mismo momento de su nacimiento.

Sólo unos cuantos tienen el valor y la determinación de dar ese salto al vacío que les brinda la gran aventura de la libertad interior y que los conduce a una comunión con la vida y acceder al conocimiento y la sabiduría de una sexualidad profunda y misteriosa. En la danza amorosa, cuando vives una sexualidad consciente y mágica, las variables fuertes son la unión y la comunión para la fusión entre lo femenino y lo masculino.

 

La sexualidad cuando la vives en forma consciente crea la magia en tu vida porque es un arte que por medio de tu cuerpo te permite manejar la energía sexual a través de la activación de la energía kundalini que se mueve en forma de toroide y que te permite despertar y expandir tu corazón y expandir también tu alma, experiencias estáticas que van mucho más allá del puro placer genito-sexual al cual no le restamos su importancia.

Comprende que la energía sexual -dependiendo el nivel que la manejes-, es la misma del sexo que se puede transformar en amor y a su vez se puede transformar en éxtasis y dependiendo de tu estado de conciencia decides cómo vivirla.

 

Contacto
E-mail: [email protected]

SALUD

Núm. 249 – Agosto 2020

agosto 10, 2020
Sen. Mónica Fernández Balboa Presidenta de la Mesa Directiva del Senado

Sen. Mónica Fernández Balboa – Presidenta de la Mesa Directiva del Senado