SUSANA ZABALETA

El otro libro de los abrazos

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Hablar de Susana Zavaleta, es hablar de una mujer multifacética, que lo mismo luce su voz en una ópera que una comedia musical, e igual hace gala de sus artes histriónicas en una cinta ganadora del Ariel que en una telenovela; presume sus dotes de conductora o bien escribe El otro libro de los abrazos.

Charlamos sobre su libro, recién salido, que define como “arte objeto de consulta, compañía y mucho apapacho, que además tiene obras de arte adentro”, ya que la obra cuenta con interesantes ilustraciones e incluye un estudio fotográfico cuyo modelo es la autora y la experiencia sublime del abrazo.

Entre las imágenes contenidas destacan fotografías de verdaderos artistas de la lente sobre el tema, así como un experimento donde Susana Zabaleta abrazó a varios desconocidos en las mismísimas Puertas del infierno, pero no en la morada de Lucifer, que bien puede evocarlo porque su belleza hechiza, más en esta ocasión está frente a la famosa escultura de Rodin, exhibida en el museo Soumaya.

Los abrazos son una forma de expresar emociones, las cuales nos dice, son también herramientas de trabajo en la música y en la actuación: “¡Amo mi carrera, no la cambiaria!”. “Al abrir los brazos para unirte con otro, aceptas su condición de género, cuerpo, olor, religión, fuerza o debilidad. Al reconocer al otro, uno entiende que no hay diferencias y crece la empatía y la tranquilidad”, es la premisa de la que parte.

 

El otro libro de los abrazos

 

Sin embargo, aunque es un libro que convoca a la cercanía con el otro, también invita a abrazarse a uno mismo, a nuestros sentimientos, como pudiese ser incluso la tristeza misma.

El otro libro de los abrazos conjunta la historia personal de la autora, su experiencia y reflexiones, con breves ensayos de personajes como El Tacubo (Rubén Albarrán), Juan Villoro, Adela Micha, Luz María Zetina, Regina Orozco, Armando Manzanero (con quien ha hecho giras musicales), Javier Solórzano y Roy Campos, este último, por ejemplo, habla “del peor de los abrazos que es el que te dan los políticos”, adelanta la autora.

Definitivamente, los colaboradores del libro son de lo más disímbolo que se podría encontrar, quizá sea por lo multifacética que es Susana Zabaleta, a lo que ella reconoce: “Tengo amigos de todo tipo, muy diferentes unos de otros, y ellos son los que escribieron en el libro, sobre qué es en sí mismo un abrazo, ya que tiene dos partes, el cuento, la historia personal y las colaboraciones de mis amigos”.

Cuando le pregunto por el peor abrazo que ha recibido, Susana responde sin titubear que es él de los políticos: “Recuerdo el que me dio una vez un político ¡Guácala!” El abrazo que más disfruta: “El que te dan cuando estas triste, no sé si has sufrido por amor y alguien te abraza, ese es el que más se disfruta”. El abrazo que más extraña: “El de mi madre, ¡por supuesto!”.

Narra cómo su padre no era adepto a dar abrazos, ella reconoce que le parecía algo cursi o algo sexual. Luego confiesa: “Entendí que había un abrazo solamente de amor. Que no tenía que ver con la sexualidad, con el género, ni con el permiso que tenemos de abrazar a un bebé por ser bebé”.

El otro libro de los abrazos Si bien, el libro llega en un momento importante donde la pandemia nos ha alejado, no podemos hablar de literatura de emergencia, pues el distanciamiento social ya se venía dando desde antes, con el uso y abuso de las redes sociales, el contacto físico es cada vez menos frecuente: “Nos da miedo tocarnos, pero los abrazos son importantes, ayudan a la salud, segregan dopamina, por ejemplo. Estamos distanciados, más ahora con estos políticos que quieren dividirnos: divide y vencerás”, comenta.

Habrá quien, desde los prejuicios, pensaría que una actriz no puede crear un libro interesante, ella visiblemente molesta, comenta: “Eso a mí no me interesa. Quien piense eso, no conoce mi trayectoria”. 

Esta historia viene desde que nuestra entrevistada, muy joven, empezó a cosechar abrazos en el mundo de la música: “A mí me ponían a cantar desde muy chiquita y yo pensaba que todo mundo cantaba”, cuando se dio cuenta que tenía ese don, “abracé la música y ya no la solté nunca”. Estudió ópera en Monterrey, Nuevo León, México y Florencia, Italia. Llegó a la Ciudad de México en 1985 a concluir su preparación en la Escuela Nacional de Música, graduándose como Concertista. Inició su carrera profesional junto a la Orquesta de Cámara de la Ollin Yoliztli. De hecho, ha estelarizado varias óperas desde entonces. Pero también ha explorado muchos otros géneros y acaba de lanzar el sencillo Aves Enjauladas a propósito del confinamiento por pandemia y el ansia de ir a abrazar a nuestros seres queridos.

 

Fotografía: Cortesía Consecuencias

 

Aunque, por mucho, el rol más conocido de Susana Zabaleta es el de actriz, por lo que indago en cómo abrazó esa profesión que también confiesa amar y nos narra que su padre no estaba de acuerdo con el hecho de que viviera en la Ciudad de México (es oriundade Monclova, Coahuila), por lo que tuvo que trabajar para generar los recursos económicos necesarios para su subsistencia. Después de tres audiciones, logró entrar a “El violinista en el tejado” nada menos que al lado de Manolo Fábregas, desde entonces ha conquistado corazones en teatro, cine y televisión, su late night show, SuSana Adicción, se transmitió en más de 80 países por Unicable y sus antagónicos en telenovelas han dejado huella.

La década de los 90´s le dio mucha fama, ya que protagonizó varias películas importantes de lo que se denominó “el nuevo cine mexicano”, destacando “Sexo pudor y lágrimas” que, en su momento, rompió récords de taquilla. También filmó “Sobrenatural”, un éxito de crítica y taquilla, lo cual es muy raro para una película de terror mexicana, ella recuerda: “Sí. Tuvo mucho éxito y fue muy aplaudida en festivales internacionales. Los noventa fue una época muy importante en mi vida, no sólo por las películas que mencionas, sino porque nació mi hija”.

Nos adelanta que, para 2021, analiza propuestas de teatro como podría ser una nueva temporada de Una Mujer en su Mundo Camina Contenta donde cerró el año interpretando a Yoko Ono, la presunta culpable de la separación de la Beatles, así como un programa de revista en una plataforma digital, del que todavía prefiere guardar sigilo.

ENTRETENIMIENTO

Núm. 257 – Abril 2021

abril 16, 2021
Senadores estudian desempeño de Banxico ante pandemia, uso de criptomonedas y ciberseguridad

Senadores estudian desempeño de Banxico ante pandemia, uso de criptomonedas y ciberseguridad