Cecilia Andonaegui
CECILIA ANDONAEGUI
La pintura como catarsis en su vida

COMPARTIR

Facebook
Twitter

“Galatea” es el nombre que lleva la más reciente obra de la Maestra Cecilia Andonaegui. Pinceladas que estuvieron inspiradas en esa mujer que fue concebida desde la mente y corazón de Pigmaleón, que él mismo plasmó en marfil y llamó Galatea. Cuenta la leyenda que cuando Afrodita vio el infinito amor que sentía Pigmaleón por aquella escultura le concedió la vida… Con este mito iniciamos la charla, amé escucharla tan satisfecha, emocionada, con tantos proyectos en puerta y concretando otros, más me llamó la atención la propuesta que surgió a partir de la cuarentena mundial por la pandemia del SARS-CoV-2, y sólo puedo decir, ¡el arte se abre camino! Varios artistas organizaron exposiciones Online y la maestra Andonaegui participó en tres durante el mes de abril: “Rompiendo Fronteras”, exposición colectiva internacional OnLine. Organizado por Arte sin Frontera y Movimiento de Arte Emergente; Canal @galeria_artetalento y la última “Las Manos del Artista” que se puede revisar por Instagram @maemexico.

 

Cecilia Andonaegui

Fotografía: Ximena Fernández

 

El diseño de modas perdió a un gran elemento, más el arte ganó un gran talento. Antes de dedicarse por completo a la pintura, Cecilia era diseñadora de ropa para damas, actividad que le permitió recorrer ciudades emblemáticas como Nueva York, París, Milán, Roma, con sus respectivos museos, principalmente aquellos que tenían que ver con la pintura y la escultura.

Aquellas visitas la hicieron despertar lo que siempre había existido en ella, que era plasmar los sentimientos humanos a trazos y colores, si bien ya lo había hecho con anterioridad, hace dos años dejó todo para entrar de lleno a esta maravillosa actividad.

 

Cecilia Andonaegui 

 

Pienso en las ciudades que visitaste y la retroalimentación:

“Yo de siempre andaba pintando y dibujando, aunque lo primero, lo “más” formal, fueron clases de escultura cuando todavía estudiaba la licenciatura en diseño de modas, y la alternaba con estas clases porque era algo que me llamaba muchísimo la atención”.

 

Cecilia Andonaegui

 

La catarsis llegaría después de un episodio importante en su vida personal, y a partir de ese instante dedicó toda su energía a dejarla en el lienzo:

“Yo en lo que más me enfoco es en la mirada, porque refleja lo que traes adentro, es algo que las personas no pueden esconder. Soy mucho de observar a la gente mayor, a los niños porque ellos te dicen transparentemente las cosas, ya sea por medio del habla o de su mirada”.

 

Cecilia Andonaegui 

Cecilia nos explica su primera etapa:

“estuvo enfocada a sacar toda la tristeza, toda la desesperación, todo el callar”, bajo ese contexto podemos comprender los nombres de sus obras: “Fragilidad”, “Pensamientos” y “Sin Palabras”.

 

Cecilia Andonaegui

 

Para la siguiente fase, ya encontramos a una artista renovada -emocionalmente hablando-, fuerte, regresó a los lienzos y a través de “Sabiduría” inició un nuevo capítulo.

La obra tiene que ver con una persona mayor, “porque justo es sabiduría lo que ellos transmiten, consejos que son muy importantes. Esa pintura me la han querido comprar y yo he dicho ¡no!, es una pintura pequeñita, normalmente todos mis formatos son grandes, 90x90cm para arriba, y esta es de 60x80cm, pero esta no se vende… Después de todos los consejos que recibí de aquella persona, aprendí que la vida es aprender y seguir, de dar el 100 por ciento y seguir para adelante, por eso es muy significativa para mí”.

 

Cecilia Andonaegui 

Aunado a “Sabiduría”, surge “María” y “A pesar de” que se realizaron con colores ocres, dorados.

“La serie anterior tenía colores muy vivos, aunque había mucho dolor…”. Destaca que su sello personal es el fauvismo o fovismo y el expresionismo. “Son dos de las corrientes que yo admiro tanto a los artistas, a sus obras y todo su entorno”.  Con el Fauvismo recordamos a Henri Matisse, André Derain y Maurice Vlaminck, en tanto que, con el expresionismo tenemos a Francisco Goya o Matthias Grünewald, aunque sus favoritos y que le han inspirado son: Edvard Munch, Gustav Klimt y Henri de Toulouse-Lautrec.

 

Cecilia Andonaegui 

Su siguiente serie fue “Parejas”, también son tres cuadros, “en la cual comparto la forma en que comprendí que la pareja es amor, es plenitud y es complementarse totalmente, este tema inspiró para la creación de ‘Fusión’, ‘Tú’ y ‘Plenitud’”.

 

Cecilia Andonaegui

 

“Mi taller es mi refugio, es el lugar donde puedo estar, donde surge la inspiración, donde no existe tiempo ni espacio, puedo pasar horas dando pinceladas y brochazos, trabajo mucho con la espátula, también eso es mucho de emoción, el pincel es más de técnica y de espacio, y yo soy muy de aventar con la espátula, la textura y digo ‘esa textura me encantó, así la dejo’, no tiene que ser perfecta para que cause esa emoción, esa sensación”.

 

Cecilia Andonaegui

 

¿Desde el inicio tuviste en claro tu técnica?

“Tuve clases de pintura clásica, a lápiz, diversas técnicas que me dieron la oportunidad de que fuera experimentando y encontrando mi estilo que es lo primordial. Esto fue lo que a mí me gustaba, pero siempre experimentando, estoy en el taller y a veces mezclo, a veces resulta, en otras no; hago mis mezclas y con las que me siento a gusto, ahí empiezo, todo lo mío es acrílico y muy poquita combinación con óleo”.

 

Cecilia Andonaegui

 

¿Cómo se da ese diálogo con el lienzo?

“Desde siempre yo imagino primero las cosas y las tengo como una foto en mi mente, después ya solo es sacarlo al lienzo”.

 

La inspiración…

“(Risas) Hay personas que me dicen que cómo es posible que haya días que esté más inspirada que otros. ¡Es real! Hay días que me levanto y puedo estar tres horas con el lápiz y no me sale la boca o una mano y hay días en los que puedo estar 10 horas y no me canso, y eso puede estar fluyendo y fluyendo. Conforme a lo que estoy viviendo, con lo que traigo en mente, con lo que ya vi, con una canción y también soy muy de tomar fotos de flores, edificios, caras, gestos de las personas, soy muy observadora, siempre viendo y analizando a la gente”.   

 

Cecilia Andonaegui

 

El autorretrato

Comparte que en una de las exposiciones colectivas le pidieron hacer cuatro obras, cuatro autorretratos en cuatro lienzos en formato pequeño, “es algo que no hago yo porque se me hace mucho del ego, yo no pinto mí físico, pinto mis sentimientos, más cayó esta oportunidad que representó tres retos: primero el formato era de 40x40cm y eso por cuatro (risas), en cada uno tenía que hacer diferentes autorretratos, y mi cabeza empezó a dar vueltas diciéndome ‘no puedo pintar una cosa tan chiquita, ¡no! ¡no! ¡no! (más risas)’, entonces tomé los cuatro lienzos, los uní, haciendo uno solo pero seccionado: el ojo, los labios…, entonces el segundo reto fue el pintarme, y el tercero fue usar el color azul en todas sus gamas. Al final, la obra fue muy aplaudida”.

 

Su trabajo tanto ha gustado, que una constructora le pidió plasmar “algo referente a la construcción

“Me pidieron cuatro pinturas, una grande para la recepción y tres más pequeñas. ¡Les encantó! Es mi estilo totalmente, la principal consiste en un grupo de trabajadores que se están esforzando, que tienen toda la energía para sacar adelante a su empresa día a día. Esa fue otra serie y la siguiente fue ‘Agaves’”.

 

Cecilia Andonaegui

 

En la conversación llegamos al punto de la venta de obra, y aquella sensación de su primer cuadro vendido:

“Mucha emoción, pero también sentí que se iba una parte de mí. La primera fue “Soy” es una mujer que está disfrutando ser ella, estar libre, estar al 100 por ciento en cuerpo y alma. Sentirse feliz ella con ella. Estaba yo con la lágrima en el ojo, porque sí sentí que una parte de mí se iba, pero también estaba el otro sentimiento y decía al mismo tiempo ‘qué padre que lo pueda disfrutar otra persona’ y realmente esa es la esencia de mis obras, que digan algo, que no tenga que explicar…”.

 

Esto nos lleva a recordar su primera exposición individual, “ya es un reto mucho más grande, ya que las colectivas estas con más compañeros, llevas un tema, y con la individual ya cae todo el peso en ti, y pasó por mi cabeza, ¿qué pensará la gente? ¿les llamará la atención? El nervio desapareció cuando la gente empezó a interpretarlas, y aquellos comentarios que escuché, me gustaron”.

 

Hablando de exposiciones, y para despedirnos, este comentario resulta obligado ante las circunstancias que estamos viviendo, Cecilia ¿cuál ha sido tu experiencia al participar en estas exposiciones Online?

“Estas exposiciones son para todo el mundo, no lo teníamos contemplado los artistas plásticos y es un escaparate increíble, por una parte, nos estamos apoyando los unos a los otros, hay artistas de Cuba, de España, de Puerto Rico, primero vimos qué trabajaba cada uno, qué hacía y así nos juntamos para hacer una exposición. El hecho de estar unidos se convierte en un ‘vamos a sumar’, en esta pandemia hay que sacar las cosas positivas. Hay que tener presente que un día nuevo es un día para nosotros, es un día con todas las posibilidades, lo importante es dar siempre nuestro 100 por ciento”.

CULTURA

Núm. 249 – Agosto 2020

agosto 14, 2020
Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto

Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto