LIZY MARTÍNEZ
La cantante que se transformó en actriz

COMPARTIR

Facebook
Twitter

 

Es una joven cuyo derroche de belleza y sensualidad le impiden pasar desapercibida, incursionó en la música con apenas 12 años, pero son los melodramas como La reina soy yo, Mañana será otro día y Sin miedo a la verdad, quienes le han abierto las puertas.

Originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas, entró a un concurso de canto por insistencia de unas primas, su familia se percató de su talento y rápidamente logró espacios abriendo conciertos de artistas de la talla de Reik y Ha Ash, también fungió como conductora de un programa infantil. “Así empecé a crecer, poco a poco la vida me fue llevando, porque ningún miembro de mi familia sabía cómo era esto”, narra.

 

Conoció al papá de Selena, en el museo de la cantante en Corpus Christi, este le aconsejó escribir su música y grabarla para tener algo qué mostrar, así sacó su primer disco físico. Una vez que se graduó de la universidad vino a la Ciudad de México, donde su suerte cambio: “Llegue aquí buscando oportunidad como cantante, pero se me presentó la oportunidad de entrar al CEA, al Centro de Educación Artística de Televisa. Ahí fue donde tuve la oportunidad de actuar y cantar al mismo tiempo, de hecho, lo primero que hice fue una Rosa de Guadalupe (programa unitario), entre porque cantaba y a partir de eso empezaron a salir más castings, más telenovelas. La primera fue El vuelo de la victoria, después hice mi primer protagonista juvenil en Mañana será otro día, después La Reina soy yo, ahorita estoy grabando Sin miedo a la verdad”.

 

 

La entrevista se realiza apenas unos días después de que fallecieran dos actores durante la grabación de Sin miedo a la verdad, todavía cuando había cierta incertidumbre sobre el futuro del proyecto, ella nos narra: “La verdad es que todos estábamos un poco preocupados por saber qué iba a pasar, por toda la situación tan lamentable y tan complicada, pero sí ayer retomamos grabaciones después de que nos dieron una plática con un tanatólogo y hasta ahorita todo bien, no sé cómo se vaya a resolver esto, pero por todo lo demás bien”.

 

Nos habla de su personaje: “Soy la particular del presidente de la República, que es Eduardo Yáñez, yo me llamo Lucy, empiezo siendo su mano derecha, pero por una situación que tiene con su hija en la telenovela, bueno, serie, yo me quedo a cargo de ella y empiezo a hacerla de amiga, de mamá, de todo. Hay mucha acción y la hago de muchas cosas dentro de la serie.

Disfruté mucho hacer el papel de Mañana será otro día porque grababa todo el tiempo y fueron muchas experiencias, eso me apasiona; pero nunca había hecho una serie de acción, con armas y todo esto, muy complicada, ¡tiene todo! Y yo solo digo ¡Guau! Parece como si estuviera en una película de súper héroes, por la producción”.

 

 

“¡Hasta mis 23 años le agarré el cariño a la actuación!”, nos confiesa, más no ha dejado su pasión original y en los espacios entre proyectos retoma su carrera musical. “La música, como es mi pasión, no la he dejado, pero ha sido bien difícil, sobre todo porque es mucha inversión, económicamente hablando. Si no consigues apoyo de otro lado, uno como persona normal, no le llegas, puede que la disquera te firme pero estas compitiendo con Daddy Yankee y Luis Fonsi, obviamente te van a pelar después, se requiere mucha paciencia”.

 

Vivimos en una época donde ya es muy difícil lograr que un sencillo se vuelva clásico e incluso vivir de la venta de discos porque los formatos digitales hacen más fácil el intercambio de música sin pagar derechos, no obstante, aunque la cantante conoce y reconoce las dificultades, también encuentra ventajas: “La actualidad nos da muchas oportunidades a los artistas independientes, yo hago mi música, compongo, grabo y están las redes sociales para subirla. Tengo mi música en todas las plataformas digitales Spotify, iTunes, donde puedo llegar a la gente y puede comprar mi música, a la mejor no a nivel internacional como Shakira, pero sí es una oportunidad de llegar a la gente y la verdad es que me ha ayudado mucho ser actriz para darme a conocer y que me vayan conociendo lo que hago como cantante”.

 

Describe su música: “Es fresca, muy real, noventa por ciento son letras que yo hago y trato de que no caiga en lo muy comercial, de fácil comprensión y pueda ser llevada en su vida diaria, algo muy ligero. Yo siempre he creído en buscar algo auténtico, de mí, hay tanta variedad de gustos que seguro voy a encontrar mi público, que realmente se enamore de lo que hago de corazón”.

Fotografía: Cortesía de Ideas 360

 

Nos habla de sus pasiones: “Como cantante vivo a través de la música, literalmente, tanto mis sentimientos como mis decisiones, todo el tiempo los llevo con la música y es algo que me gusta, para mí es un don que pueda influir tanto en mí y yo pueda expresarme por medio de mi voz. Mis letras son una especie de descarga, suelo ser muy estresada, muy perfeccionista. Como actriz descubrí una parte de mí que no conocía y el hecho de estudiar actuación me hizo conocerme, conocer mi cuerpo, mi capacidad, mis sentimientos, en las clases de actuación nos enseñan de lo que somos capaces, de las energías dentro de ti”.

“Siempre he sido una mujer independiente, madura sentimentalmente, aunque a lo mejor para otras cosas no. Soy muy sensible a lo que sucede día con día, soy muy maternal, me encantaría ser madre, es uno de mis grandes sueños: ¡Soy muy mujer! Me gusta ser femenina pero fuerte, representar a una mujer fuerte que sabe ir por lo que quiere, que no le da miedo, no porque nunca lo haya tenido, sino porque he tenido que batallar para lograrlo. Si ahorita estoy aquí es porque me las he tenido que arreglar con mis garras”, exterioriza.

“El CEA me abrió las puertas como actriz, pero no ha llegado esa casa grande que me adopte como cantante”, concluye emocionada.

ENTRETENIMIENTO

ENTRETENIMIENTO

KAI

Te lleva a través de la gastronomía japonesa

Ver más…

Núm. 245 – Abril 2020

abril 9, 2020

Día Mundial de la Salud