LOÏC JAEGER

Director de Médicos Sin Fronteras para México y Centro América

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Médicos sin fronteras

Una de las organizaciones humanitarias más importantes del orbe es Médicos Sin Fronteras que apoya a diversos grupos vulnerables en las grandes emergencias de salud, no en vano en la ficción vemos que los galenos más sensibles parten en apoyo a sus misiones, la realidad es tan o más impactante, de hecho, hoy tienen el despliegue más grande a nivel global frente al Covid 19.

 

Hoy vivimos una emergencia mundial donde Loïc Jaeger, director de Médicos Sin Fronteras para México y Centro América, advierte que además de ser un desafío que ya se venía venir, provoca que se descuiden otros grandes problemas del rubro.

 

“El desafío más grande es que somos una organización médico humanitaria global así que con esta pandemia nos toca responder al mismo tiempo en todo el mundo. Hemos empezado a responder desde el inicio, desde el primer caso en la provincia de Wuhan en China y ahora estamos en más de 70 países. Entonces podéis imaginar la complejidad que esto representa en un mundo en el cual los viajes por avión son muy difíciles y a veces imposibles por restricciones de Estados, donde encontrar cualquier material de protección para nuestro personal es un reto monumental porque hay escasez a nivel global. También somos una organización independiente, no dependemos de ningún gobierno o institución ni por el nivel de decisión, ni por el nivel financiero; pero entonces dependemos completamente de los donativos de la gente común, de más de seis millones de donantes en el mundo, cualquier cosa que hacíamos antes, ahora cuesta mucho más, y es más difícil mover a los expertos e insumos”.

 

“Una dificultad que hemos tenido en México, aunque no sólo aquí, es que para responder a una epidemia como Covid 19, uno no lo puede hacer aislado de los otros actores de salud y del plan de respuesta de las autoridades del país. Estamos en varios estados y no siempre fue fácil entender, coordinar e integrarnos dentro del plan de respuesta salud local que a veces se ha tardado en ser finalizado. A parte de unos países de Asía, el resto del mundo no estaba preparado para esta pandemia, entonces les costó mucho a los sistemas de salud cambiar el chip, la estructura y organizarse para responder”, refiere.

 

Advierte que ya se venía venir algo así: “Hace 50 años que estamos diciendo en todos los foros que las enfermedades no tienen fronteras y para nosotros fue muy fuerte, fuimos la primera línea, la organización más involucrada en la respuesta al ébola, a la gran epidemia de 2014 del Congo. Veíamos la reacción de todos los países y cuando decían ‘no pero esto es África’ y nosotros respondíamos una epidemia no se puede mirar como esto es África, esto es China, esto es Asía, en un mundo como el nuestro cientos de miles de aviones despegan diariamente, no podemos continuar pensando que esto va a ser sólo en un país o en una región, todo el mundo ha reaccionado tarde. México como muchos países de América Latina tomaron medidas bastante temprano en la curva epidémica, si los comparamos con países de Europa”.

 

El mundo ha centrado toda su atención en el Covid 19, por lo que preguntamos si no corremos el riesgo de descuidar otros temas de gran trascendencia, acota: “No es un riesgo es una realidad que sufrimos mucho. En varios países, donde también hay sarampión, cada año apoyamos para que se lleven a cabo grandes campañas de vacunación, a causa del Covid 19 las autoridades han decidido no llevar a cabo campañas de vacunación, esto significa que en seis o nueve meses vamos a tener brotes de sarampión, que va a morir mucha gente. Vemos de manera muy positiva que se movilizan muchos fondos para encontrar un tratamiento o pruebas o vacunas para Covid 19, pero lo que nos preocupa es la inversión para estos financiamientos se están tomando de fondos que iban a buscar tratamiento a otras enfermedades”.

 

“Nosotros desde hace años estamos denunciando el hecho de que no hay suficiente dinero invirtiéndose a nivel mundial para enfermedades de los países pobres, hablamos de malaria, de cólera, de ébola, de tratamientos dignos para el VIH, tuberculosis. Vemos en muchos países que muchos esfuerzos se están enfocando al Covid 19 y esto significa que hay espacios que se están dejando sin cuidar y que como Médicos Sin Fronteras estamos ampliando y reorganizando todas nuestras actividades para poder seguir haciendo cirugía de guerra en Yemen, aunque haya el Covid 19, pero no lo podemos hacer solos”.

 

Dicha situación implica mayores costos económicos: “Hemos hecho un llamado a nivel mundial para financiar nuestra respuesta al Covid 19, somos una organización totalmente independiente, lo que significa que no aceptamos dinero de los gobiernos y dependemos al 97% del financiamiento de la gente que dan cada mes, trescientos pesos o cuatrocientos pesos o de fundaciones y entidades privadas. Ahora con el Covid 19 todo cuesta mucho más, la gente ha respondido positivamente a nuestro llamado y hemos recibido muchas donaciones, pero nuestra inquietud es que para 2020-2021 vamos a necesitar muchos recursos para seguir tratando a los pacientes que tratábamos antes”.

 

“El enfoque de Médicos Sin Fronteras es siempre atender a los más vulnerables a nivel global, no estamos aquí para remplazar el sistema de salud y atender a toda la población. Pueden estar incluso en países muy ricos, en este momento tenemos un proyecto atendiendo a pacientes Covid de la comunidad navajo en Estados Unidos”, aclara.

 

“Aquí en México nos enfocamos en zonas donde sabemos que hay población vulnerable como migrantes, trabajamos en hogares para personal de calle, comunidades aisladas. Por ejemplo, en Covid 19 la parte sanitaria es muy importante, nosotros antes de la epidemia atendíamos a víctimas de violencia sexual en México, en Honduras, en El Salvador y con el confinamiento los casos han aumentado, así como su gravedad, pues la víctima se encuentra encerrada con el perpetrador, por lo tanto, hemos ampliado nuestro apoyo en salud mental”.

 

Loïc Jaeger

 

La desconfianza de la población no facilita su trabajo: “Hemos visto que la desconfianza al personal médico se ha traslado en agresión, discriminación y ataques, para nosotros estos ataques a la misión médica son totalmente inaceptables. Estamos atendiendo a pacientes desde hace 50 años en guerra civil, en conflictos, en epidemia y desafortunadamente a lo largo de estos años hemos sufrido en carne propia ataques, hace algunas semanas colegas y pacientes murieron en un ataque a nuestra unidad de maternidad de Kabul (optaron por cerrar después de la entrevista), así que sabemos muy bien lo que significa ser víctimas de un ataque. Al mismo tiempo, la organización está convencida, yo también como director, como ser humano, como habitante de México, que estos actos son de una minoría y que la mayoría de la población apoya al personal médico. Por todo esto es que lanzamos una campaña que hace un llamado a la población para que se junten con él hashtag Fuerza equipo médico y fue un éxito, recibimos cientos de mensajes. Esto demuestra que los mexicanos son solidarios con el personal médico; sin embargo, al mismo tiempo hemos visto que esta discriminación se había extendido a las personas enfermas y a grupos vulnerables como los migrantes”.

 

“Estoy convencido que nuestra misión como organización reconocida también es asegurarnos ser la voz de nuestros pacientes y de nuestros equipos médicos. Publiqué una carta en la cual invito a la población a extender la campaña Fuerza equipo médico a las personas afectadas, regalando una dosis de humanidad. En esta campaña, dosis de humanidad, lo que pedimos es que la gente use el hashtag para poner mensajes de apoyo en las redes sociales, fotos de ellos, qué hacen, también incorporen mensajes en sus ventanas, hojas de papel, que dibujen corazones para los médicos y los enfermeros. También los vecinos que tienen Covid 19 y no lo sabemos, entonces podrán ver esos papelitos en las ventanas y saber que no están solos”.

 

El acceso a insumos de protección como cubrebocas es otro problema: “Es la otra barrera que hemos tenido para poder hacer las actividades que consideramos necesarias, más allá de los aspectos financieros y de la capacidad de fondos que tenemos para intervenir. A veces, aunque hay necesidades no podemos responder, ¿qué hace que no lo podamos hacer? Uno de los factores muy importantes fue no tener el material de protección para nuestro personal, así que no pudimos armar atención médica en algún lugar porque no lo podíamos hacer sin las condiciones adecuadas para nuestro personal, porque está claro para Médicos Sin Fronteras que no hacemos actividades si no podemos protegernos. Es muy importante proteger a los médicos, sabemos que pagan un precio más alto que al resto de la población en Covid 19, esto se ha visto en otros países, y es fundamental darles los materiales que necesitan para hacer su trabajo en condiciones aceptables”.

 

La especulación con equipo médico mostró la peor cara del sistema económico, reconoce: “Es un escándalo lo que nos ha costado comprar; no son todos, hay empresas que jugaron su papel como miembro de la sociedad, que mantuvieron  los mismos precios que antes y que nos facilitaron, nos apoyaron también; pero, hay otros que tuvieron un comportamiento inaceptable y empezaron a vender el material de protección diez veces el precio que les comprábamos a inicio del año. No obstante, pienso que tenemos que mirarlo más allá de esto y es una preocupación que hemos llevado a la asamblea de la Organización Mundial de la Salud y a todos los grandes foros internacionales, en este momento se están invirtiendo millones de millones de dólares para desarrollar nuevas pruebas, nuevos tratamientos y nuevas vacunas para el Covid 19, es fundamental que esto no sea perjudicial para los pacientes que sufren de malaria, de VIH, tuberculosis y demás, hay tantas enfermedades olvidadas. Es fundamental que cualquier tratamiento, vacuna o prueba que vaya a ser encontrada sea accesible a todos los que las necesitan y no sólo a los que lo van a poder pagar. No solo nosotros como organización, sino como ciudadanos del mundo, tenemos que hacer un reclamo muy claro de que esto no puede tener patentes, que no nos podemos imaginar que unas empresas se enriquezcan y que unos pacientes no puedan ser tratados del Covid 19 porque no puedan pagarlo como pasa cada año con muchas enfermedades y con muchos pacientes”.

 

“Nosotros peleamos para el acceso a medicamentos esenciales, en eso invertimos el monto que ganamos con el premio Nobel de la paz del 99, en desarrollar una unidad dedicada a la lucha para el acceso a medicamentos esenciales y hemos luchando los últimos 20 años que sea para VIH, tuberculosis, hepatitis b y otros, en contra de grandes empresas farmacéuticas y vamos a seguir haciéndolo por Covid 19; pero, una vez más, esto no se gana solo, lo mismo que la campaña de #dosisdehumanidad, nosotros la vamos a empujar pero necesitamos que todo el mundo se junte para que sea la voz del pueblo”.

SALUD

Núm. 249 – Agosto 2020

agosto 14, 2020
Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto

Asuntos destacados del 3 al 7 de agosto