CUENTOS DESDE LA CUARENTENA

Parte II

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Hugo sonreía o por lo menos esbozaba lo más parecido a lo que aquel cuerpo felino le permitía. La reunión de los tejados resultó un éxito y los gatos le compraron el cuento de Bastet en el cielo.

Divisó la diminuta ventana del baño abierta, era la ventana que Pablo le dejaba abierta cada vez que se iba. Entró por el espacio reducido y se preparó para soltar el cuerpo prestado e ir revelando su verdadera estructura reptil. Su altura se alejó del compacto felino, ahora rebasaba los 2 metros.

Donde antes existía el pelo, solo quedó una piel naranja sin asomo de pelaje con un escaso resplandor fosforescente. Los ojos fue lo único que conservó parecidos a los de su versión gatuna. El Sol se ponía sobre el horizonte y la transformación de gato a reptiloide estaba concluida.

Fernanda Zurita Cuentos desde la Cuarentena

 

Hugo daba un repaso mental a la ya memorizada estrategia, todo iniciaría con un virus en 2020, el cual tendría su clímax absoluto en 2025 con la última guerra mundial.

Evidentemente para Hugo, todo habría de concluir realmente en 2027 con la nueva estructura del nuevo sistema político global y la paz universal instaurada.

La llegada de Hugo (nombre real Hugo Kill Gates, abreviado en clave como HKG) con sus 12 cosmonautas fue a inicios del 2013, solo les tomó escasos tres años para absorber todos los patrones de comportamiento de los seres humanos y mezclarse entre sus líderes.

 

Lo primero que hicieron fue potenciar los ya conocidos venenos genéticamente modificados en los campos de cultivo. Para 2017 ya se encontraban haciendo pruebas metereológicas, todo de acuerdo al plan de diez años para la dominación absoluta del 2027.

A sólo 7 años de la conclusión de su gran plan, no les fue difícil difundir el virus, los seres humanos tienen costumbres muy poco higiénicas, un sentido individualista exaltado y hábitos de consumo tan absurdos como arraigados que facilitarían la propagación absoluta en el mundo. Esto era lo más rápido de su plan, solo 4 meses.

La crisis por el COVID-19 en el mundo fue destapando que los humanos pueden funcionar en un sistema selectivo donde unas personas pueden vivir y otras de menor importancia para la estructura se vuelven prescindibles. Las condiciones se fueron presentado para que unas personas pudiesen vivir y otras, las que son desechables, se queden en el camino y mueran por omisión.
Los superiores de HKG estarían muy orgullosos, la iniciativa de convencer a los gatos para jugar a favor de ellos había resultado mejor de lo pensado. Los gatos son los únicos seres originarios de la Tierra con el poder de traspasar portales y dimensiones a placer (por eso nunca han sido del todo domesticados por los humanos, los gatos conocen seres mucho más evolucionados que éstos). Solo los gatos podrían ayudar a los humanos a evolucionar de consciencia y así restaurar el orden universal.

HKG jaló tres veces la palanca del WC y colocó su escamosa palma en el espejo, enseguida se desplegaron sobre el cristal unos símbolos. Al cabo de unos segundos un ser idéntico a HKG apareció donde debería estar el reflejo, solo que éste tenía un brillo azul, intercambiaron un par de símbolos más y después se desvaneció.

 

Fernanda Zurita Cuentos desde la Cuarentena

 

Paola estaba sentada en el sillón en su sala, acariciaba el lomo de Chejov, mientras hablaba por teléfono con su redactor. Chejov no dejaba de ronronear.

-Sí, ya sé que no se refería a una pandemia de clase mundial pero ¿qué no lo ves…?
“Hobbes nos decía que el poder absoluto, no nace con una imposición desde arriba, sino de la elección de los individuos que se sienten protegidos renunciando y concediendo la propia libertad a otras personas… ¡Tenemos que reportar lo que esta pasando con las antenas 5G!”

Paola se levantó y mientras continuaba hablando por teléfono, salió de la habitación.

-Con tanto ronroneo te quedarás agotado – se Burlaba Inna de Chejov.

-Sabes qué es la única manera de protegerla.

-Claro, y que sepa rascarte mejor que nadie, rascarte detrás de las orejas es aparte ¿verdad?

-Bueno, eso ya es un extra -reconoció Chejov-, pero sabes lo que dijo ese gato, quieren abrir el portal de la quinta dimensión y si no reforzamos el campo energético de Paola, ella no va a sobrevivir a las emisiones electromagnéticas.

Inna contempló a Chejov, sabía que tenía razón y ella también le tenía mucho aprecio a Paola.

La realidad es que Paola es buena humana, siempre puntual en los horarios de comida y desde que los rescató de aquél basurero cuando eran cachorros, lo que comenzó como un sentido de deuda se transformó a un profundo amor.

Inna se estiró y miró a su hermano, a pesar de ser mayor que él solo por unos cuantos minutos, lo seguía viendo como un cachorro. Reflexionó en la dulzura desmedida que Chejov profesaba por Paola y en general por la vida, y entonces entendió que es precisamente esa nobleza y dulzura la que podría hacer la diferencia en el escenario futuro apocalíptico que el gato Hugo había anunciado.

-Oye Chejov, y todas las veces que te has desvelado con Paola mientras ella escribe sus reportajes ¿Has prestado atención al tema que escribe? Preguntó Inna.

-Pues… no, la verdad es que solo me quedo dormido en sus piernas…-

-Ya sabía que me responderías eso, pero aunque no lo creas tú tienes la posible solución al alboroto que arma el gato naranja.

Chejov la miraba confundido. Inna inhaló, sus bigotes se movieron y después con su exhalación sus bigotes bailaron al ritmo de sus palabras.

-Los nuevos tiempos complejos de los humanos se hacen presentes. La programación está hecha y no podemos hacer mucho para combatirla, lo que sí podemos hacer es cuidar a nuestros seres amados, Paola por ejemplo. Son tiempos de reforzar nuestra energía vital. Meditar, amar y reflexionar son nuestros aliados. Mucho de la investigación de Paola habla sobre la nueva tecnología 5G y la manera errónea del grupo del gato Hugo de querer forzar la apertura del portal hacia la 5ta dimensión. Ellos se alimentan del miedo, la desesperanza, el terror y todo aquello que vibre en baja frecuencia, la única estrategia de contraataque que tenemos es la que tú has estado ejerciendo Chejov.

-Chejov la miraba atónito- 

-No hay nada que hacer más que amar, agradecer, comprometerse y disfrutar, se avecinan tiempos difíciles y lo único que podemos hacer los gatos hoy en día con nuestros amados humanos, es felizmente ronronear con la certeza que eso alimente su cuerpo auríco.
Cada vez que nosotros nos posicionamos en los cuerpos humanos dispuestos a ronronear le brindamos al cuerpo del humano su expansión aurica capaz de reforzar su propia energía vital.

Chejov sabía por sus propios viajes astrales emprendidos que Inna tenía razón, sin embargo, se sintió obligado a hacer la pregunta:

-Y entonces, ¿Cómo es posible que esto nos lleve a la normalidad? ¿Cómo podemos ser los mismos de antes?

-Inna sonrió y respondió-


-Después de todo lo que ha pasado ¿Te gustaría volver a lo de antes?
FIN.

ENTRETENIMIENTO

Núm. 248 – Julio 2020

julio 15, 2020
Asuntos destacados del 6 al 10 de julio 2020

Asuntos destacados del 6 al 10 de julio 2020