MUZAFAR SHAH BIN MUSTAFA

Embajador de Malasia en México

COMPARTIR

Facebook
Twitter

En esta ocasión charlamos con el representante de una nación que conjunta lo exótico con una economía boyante y multiculturalismo, es Muzafar Shah Bin Mustafa embajador de Malasia en México.

Nos comenta que si bien existe el estereotipo del malasio con rasgos y cultura casi idénticos a los chinos, es una nación que amalgama los más diversos grupos raciales y culturales; en la religión se puede encontrar el islam, el budismo, el hinduismo, entre otras, así como las diferentes etnias sea china, la original de Malasia, India e incluso caucásica. Destaca la gastronomía que cuenta con una variedad muy amplia de comida misma que se tropicaliza (eso me recuerda a México) y empieza a adaptar a la zona desarrollándose entre familias, generando una mezcla muy interesante que conforma su gastronomía. “Todas las religiones y la sociedad viven en armonía porque han podido encontrar ese equilibrio que da como resultado la cultura de malasia”.

 

Muzafar Shah Bin Mustafa

 

Al hablar sobre los retos en el mediano plazo de su nación nos dice que, de entrada, son de escala global como la postpandemia y la guerra en Ucrania, misma que indirectamente les afecta, a pesar de ello, Malasia ha tenido un buen acercamiento y comunicación entre líderes. En 2020 hubo un 5% de crecimiento negativo, es decir, estuvieron en recesión como casi todo el planeta, pero en el 2021 logró el 3% de crecimiento en el Producto Interno Bruto; en el 2022 y 2023 se estima que lograrán una expansión de entre el 3 y el 5% anual.

 

Con la normalización se empezó a tener este crecimiento: “Malasia depende mucho del comercio porque también depende de otros países en este intercambio de insumos o bienes. El 35% del Producto Interno Bruto de Malasia depende de la tecnología, las empresas empezaron a tener nuevas reglas y formas de operar, sí hubo este tipo de restricción para muchas cosas por cuestiones de pandemia; pero a raíz de eso, Malasia es uno los principales desarrolladores de semiconductores, tiene gran desarrollo en ese mercado y gracias eso se empezó a obtener mayor balance”.

 

Con los acontecimientos globales recientes, países y empresas trabajan en reubicar cadenas de suministros; sin embargo, a pesar de toda la inversión extranjera en el país asiático, el diplomático afirma que eso no los ha afectado pues las cadenas de suministro en Malasia no sufrieron grades modificaciones, ya que en su país son muy específicas y nacionales, por lo consecuente no tienen ese tipo de contratiempos.

 

Muzafar Shah Bin Mustafa 

 

La guerra en Ucrania ha desatado una inflación global, pues ha reducido la oferta de alimentos a nivel mundial, encareciéndolos, el embajador reconoce que el fenómeno los ha golpeado, sin embargo: “Hemos podido manejar la situación. El gobierno ha sabido mantener la línea para que la sociedad pueda seguir adquiriendo los bienes que la sociedad necesita. Tenemos una inflación moderada, que es alrededor del 4%”.

 

“La guerra nos ha afectado solo indirectamente, ya que entre Malasia y Ucrania no hay un comercio muy fuerte. La sociedad sí ha tenido cierta afectación, pues se han disminuido las oportunidades de empleo”, reconoce.

 

“Se están dando subsidios a las clases menos pudientes, también les ofrecemos ayuda con los servicios de salud. Son ese tipo de subsidios lo que se tiene para apoyarlos. En los subsidios a la gasolina, se han invertido alrededor de veinte mil millones de dólares para que los precios no se incrementen (la gasolina suele tener efectos inflacionarios por el movimiento de mercancías). En Malasia se está vendiendo el litro de gasolina a .50 centavos de dólar, más barato que otros países que incluso son productores de petróleo; pero que tienen otro tipo de demanda”, informa sobre las medidas para paliar la crisis.

 

“Hay programas de gobierno que ayudan a los campesinos y al sector pesquero, más que nada al sector productivo agrario y a aquellos que tienen un ingreso bajo mensual”, complementa.

 

Veinte mil millones de dólares (400 mil millones de pesos, aproximadamente) es una cantidad enorme, por lo que pregunto si eso no ha generado un boquete fiscal, el entrevistado reconoce: “Los subsidios sí afectan las finanzas públicas, pero se toman prioridades y se reduce el presupuesto de otros departamentos o sectores, priorizando que no suban los precios, utilizando los recursos, atacando la inflación a través de la gasolina y seguir ayudando a los sectores menos pudientes”.

 

Pasando a otros temas, nos habla de las relaciones entre nuestras naciones, que en 2024 cumplen 50 años y en 1992 se empezó la instalación de la embajada, aquí en México, que es concurrente con otros países de la región.

Dichas relaciones, comenta, se basan en los rubros político, económico, social y cultural; tradicionalmente se ha realizado en alto nivel, a nivel de ministerios, pero en la actualidad, en el que rubro en el que más se desarrollan es la relación a nivel comercial: “La relación es muy importante, en el año 2021, el comercio entre países fue de alrededor de 12 mil millones de dólares. El 80% fueron electrónicos, muchos de ellos componentes para fabricación de productos terminados. Económicamente las regiones son complementarias. También hubo un importante intercambio de equipo médico y productos de consumo. En cuestiones de balanza comercial, esta se inclina a favor de Malasia”.

 

“A raíz de que Malasia tiene una balanza comercial favorable y México está enfocado más hacia Estados Unidos, el acercamiento con los empresarios es muy importante tanto en Malasia como en México y con toda la región de la ASEAN (Asociación de Naciones de Asia Sudorienta) que engloba a diez países –Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam–”, expone.

 

Muzafar Shah Bin Mustafa

 

Promueve su nación como trampolín regional: “La ASEAN tiene un mercado muy grande, ya que cuenta con una población de 625 millones de habitantes, entre los diez países, eso le da mucho potencial de mercado. Malasia puede ser el punto de partida para los países de su región, ya que está considerado el corazón del sureste asiático, por su ubicación, tiene muchas conexiones y vías de comunicación a otros países”.

“Malasia tiene una gran variedad multicultural, por lo tanto, también es el punto de partida para conocer los aspectos culturales de la región; se puede encontrar diferentes religiones, idiomas, se presta para entender mejor al sureste asiático. Su eslogan ‘la realidad de Asia’, se usa mucho porque una vez conociendo Malasia, ya se puede saber qué esperar en esa parte del continente”.

 

Muzafar Shah Bin Mustafa nos narra porqué decidió dedicarse a la diplomacia: “Llegas a conocer a mucha gente, de todas las partes del mundo y, la más importante, es una forma de servir a mi país”.

 

Para concluir nos invita a visitar su país, y antes de la pandemia, 8 mil mexicanos visitaban Malasia al año y esperan que con la normalización se incremente, ya que podemos estar hasta 30 días sin visa.

POLÍTICA

Núm. 277 – Diciembre 2022

Enrique Wong Pujada

¿Por qué la Alianza del Pacífico vela por la unidad y el progreso social?