SEXUALIDAD, EVOLUCIÓN Y PODER

COMPARTIR

Facebook
Twitter

La superación en tu sexualidad es el fundamento de tu evolución, esto no es sinónimo de que te tienes que superar porque estés mal o seas inadecuado(a) sino que, la superación de tu sexualidad obedece, como la vida misma, a las leyes naturales de evolución cuya finalidad es la mejora continua hacia lo bello, lo hermoso, lo sutil y lo creativo que te brinda mayor poder y, al mismo tiempo, mayor responsabilidad y compromiso contigo mismo(a). Tu sexualidad puede mantenerse dinámica, presente y creativa, superándose a sí misma. En el momento en que dejas de superarte, empiezas a estancarte y tu energía sexual se bloquea, con lo cual, puedes experimentar ansiedad, soledad, vacío, obsesiones, perversiones, etc… La frustración aparece en tu vida sexual y, con ello, la muerte de la creatividad surge como resultado de tu estancamiento en el que crees que has llegado a un punto final en tu vida sexual y, de ahí, todo lo demás es repetitivo. Las personas que viven su sexualidad en una continua superación de sí mismas, nunca llegan a un punto final, por lo tanto, en realidad, no hay estancamiento ni muerte creativa en sus vidas.

 

Sexualidad, evolución y poder

 

Uno de los aspectos más importantes de tu sexualidad, respecto a la voluntad de poder, es que eres obediente, pero no me refiero a la obediencia hacia alguien o algo externo a ti, como lo sería el hacer caso a frases tipo: “No escuches a tu propio corazón, escucha tu libro sagrado”, “No escuches a tus instintos sexuales, mejor busca a un experto”, “No te salgas de terrenos conocidos y establecidos en la sexualidad, es peligroso y no te ofrece garantías”… “No escuches a tu propio cuerpo y su sabiduría, escucha a algún santo muerto, a alguna ficción, a alguna figura mitológica”. La obediencia de la que te hablo, cuando te superas sexualmente, es aquella en la que te obedeces a ti mismo(a), obedeces a tus instintos en lo concerniente a tu cuerpo, obedeces a tus sentimientos en referencia a tu corazón; obedeces a tu inteligencia en lo que concierne a tu mente; obedeces a tu intuición en lo concerniente a tu ser esencial y, con todas estas variables, alineadas, armonizadas, sincronizadas en tu presencia siempre presente, obedeces al impulso de tu energía sexual que es la que te permite fluir, crear, co-crear y plasmar en tu vida toda la creatividad sin límites que vas viviendo y, te brindas a la vida, te compartes a los demás como un manantial de agua limpia, fresca y llena de vida porque siempre estás en movimiento, incluso cuando estás callado(a), sin moverte físicamente o, simplemente descansando.

 

Si no puedes obedecer a tu propia vida, definitivamente, alguien va a mandarte. Sin embargo, es importante que aclare que no estoy hablando de impulsos egoístas de explotación, dominio, sometimiento y/o abuso tanto de la propia sexualidad como de la sexualidad de otra persona ya que este tipo de acciones tarde o temprano conducen a la insatisfacción sexual en sus innumerables manifestaciones. Las personas que viven bajo esta perspectiva, es imposible que se puedan compartir a los demás y aunque pretendan fluir en su vida sexual, la tendencia, por lo general, es más hacia la autodestrucción y la destrucción de los demás debido a que sus relaciones están matizadas por el miedo, la rivalidad, la revancha o venganza, los prejuicios, el condicionamiento, la censura, la limitación, la mentira, las segundas intenciones y las evidencias silenciosas de lo que no se está diciendo, entre otras. En el momento en que empiezas a permitirte ser dominado(a) o mandado(a) en tu vida sexual, dejas de superarte, tu voluntad de poder se disuelve y te conviertes en esclavo(a) distrayéndote de tu ser esencial, de tu ser original. Y lenta, muy lentamente, mientras más agobiado(a) te encuentras por tu sometimiento sexual en el que cada vez recibes más indicaciones respecto a tu sexualidad, más te olvidas de que tienes derecho a vivir tu vida sexual, de acuerdo con tu propio ser superándote y evolucionando sexualmente a través de tu voluntad de poder.

 

La sexualidad y su energía usada en forma adecuada te conduce por diferentes vías ya que todo tu cuerpo tiene canales de energía ascendente y descendente que abren o cierran dependiendo de la utilización y la forma en que vives tu sexualidad hacia la expansión de tu conciencia o el bloqueo de la misma, si tu forma de conducirte sexualmente es básica.

 

Comprende que el hecho de que conozcas diferentes posturas y fantasías sexuales no quiere decir necesariamente que vivas y manejes tu energía sexual en forma adecuada.

 

Muchos hombres y muchas mujeres confunden el hecho de que al expresarse sexualmente en diferentes posiciones y jugando diferentes fantasías aumentando la frecuencia y tomando sustancias durando más en el encuentro de intimidad es que se pueden denominar excelentes amantes. Esto puede ser verdad sólo a cierto nivel cuando eres consciente del mar profundo de la energía sexual y de los abismos de la sexualidad, y la energía del orgasmo surge en ti en un absoluto respeto por tu sexo y sexualidad.

 

La sexualidad ha sido tan deformada que raras veces, cuando dos personas se encuentran en la intimidad, conducen sus energías hacia la espiritualidad y lo divino que hay contenido en ambos, llegando a frecuencias tan altas de vibración que pueden vivir el éxtasis y la expansión de la conciencia al punto de lograr propósitos que trascienden la pasión corporal y el placer.

 

El placer y la pasión que es el fuego encendido por medio de la chispa del encuentro son incluidos, pero también trascendidos cuando las energías se elevan al éxtasis de la danza de los amantes en la fusión y disolución en el campo unificado de infinitas posibilidades que es la misma espiritualidad.

 

Jaqueline Machado G.

 

Este tipo de encuentros se dan raramente, primero porque se requiere una conciencia de alta frecuencia y la monogamia favorece este tipo de encuentros y oportunidades de llevar a cabo este tipo de danza amorosa.

Cuando un hombre y una mujer tienen varias parejas sexuales el intercambio de energías mezcla tantas situaciones que este tipo de elevación de energía no es posible, esto no quiere decir que tengas que estar con la misma persona para siempre, de lo que se trata es de no dispersar tu energía sexual. Manejarte desde una conciencia expandida requiere que seas leal, íntegro y honesto, y tengas apertura, aceptación y disposición.

Es importante que te encuentres con una persona que comparta el mismo nivel de vibración para que las energías de ambos puedan acceder a niveles superiores de conciencia y experiencias de éxtasis.

Un altísimo porcentaje de personas utilizan la sexualidad como evasión en lugar de aprovechar el adentrarse en la verdadera y profunda intimidad, pero a esta última, cuando realmente la vives sabes que es necesaria la valentía y el compromiso, la ironía es utilizar la sexualidad como evasión y no como el puente de la verdadera intimidad entre dos universos.

En una relación de pareja, los amantes deben ser como dos columnas que sostienen el mismo techo, ambos comparten ese techo sin acercarse demasiado y sin alejarse demasiado pues el techo -que es la relación-, colapsa.

Si te acercas demasiado, irónicamente provocas la necesidad de alejamiento de tu pareja porque traspasas su libertad y cada persona necesita su propio espacio. Mantén el equilibrio entre el acercamiento y el alejamiento hacia tu pareja, pues demasiado acercamiento envenena al igual que el alejamiento y con ello el amor que pudiste sentir al principio por el enamoramiento, se destruye.

e-mail: c-ha-p@hotmial.com

SALUD

Núm. 251 – Octubre 2020

octubre 26, 2020
Mantiene Senado medidas preventivas para evitar contagios de Covid 19

Mantiene Senado medidas preventivas para evitar contagios de Covid 19