JOSÉ LUIS GALVÁN

Realismo simbólico

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Sus obras, más allá de una realidad mágica, son una especie de utopía que cae en lo obscuro. La intención del Maestro José Luis Galván es representar la esencia real del ser humano, no tanto lo que aparentan ser. Su atracción por captar a los seres humanos y animales desde lo salvaje y la humanidad, es un retrato de la realidad descarnada, lo cual puede llegar a ser tenebroso y fascinante a la vez.

 

José Luis Galván

 

Nace en la ciudad de Guadalajara en 1985. Desde niño amaba en verdad dibujar y cuando concluyó la preparatoria decidió ingresar a la Facultad de Diseño Gráfico en la Universidad de Guadalajara; antes de finalizar la carrera, ya laboraba en un reconocido despacho de diseño, donde creó las ilustraciones de las mascotas de los Juegos Panamericanos en el año 2011, sin duda, uno de los proyectos más importantes de su carrera en la gráfica.

El maestro Galván, nos abrió las puertas de su santuario creativo: su estudio. Ahí, pude percatarme el porqué de la pasión a su trabajo. Y así, sin filtros como es él, compartimos una charla sumamente enriquecedora. ¡Lo cual agradecemos de corazón!

 

José Luis Galván

 

EN LA BALANZA GANÓ EL AMOR POR LA PINTURA

Galván, decide emigrar de su carrera para buscar la libertad de crear y revelar las ideas que surgían de su imaginación. Al poco tiempo de terminar la Universidad, su vida da un salto cuántico, hubo ‘algo’, una exposición de uno de los grandes pintores tapatíos y todo cambió.

 

Cuéntanos José Luis sobre este parteaguas en tu carrera.

Estoy sorprendido, ¡Me tienes bien checado! Es un dato que casi no lo he comentado, pero sí fue tal cual. Comentó sorprendido. Continuó: Pasaba por el tren ligero en la estación Juárez, donde había una exposición del maestro Carlos Larracilla, yo todavía no pintaba, pero algún día lo iba a hacer… Cuando vi su obra dije: “¡Me encantaría hacer algo así!” y tal vez pueda hacerlo. Lo que más me llamó la atención fue una obra de un conejo que estaba de espaldas, era algo como una ilustración de Alicia en el País de las Maravillas, que se me quedó grabado.

Para el siguiente episodio ya estaba exponiendo en el Exconvento del Carmen. En aquel entonces estaba Francisco Barrera de director, y fue quien me dio la oportunidad de exponer en este importante recinto. Recuerdo muy bien sus palabras: “Me voy a echar encima a todo el mundo, porque nadie te conoce, no vienes de ningún lado, pero me gusta lo que haces y me voy a arriesgar”.

 

José Luis Galván

 

¡Felicidades José Luis! Sin duda vieron un gran talento en ti. Muchos colegas no han tenido la oportunidad de exponer en un lugar tan importante, pero no vayas tan rápido. Cuando das el giro y das carpetazo al diseño gráfico ¿Te vas de lleno a la pintura?

Más o menos, todavía duré un añito o dos, ya que estaba haciendo trabajos muy interesantes de ilustración, que me gustaban mucho, y al mismo tiempo, ya estaba exponiendo como pintor.

La pintura es muy egoísta. La pintura es algo que nace, lo haces para ti, y te das gusto, haces lo que quieres y en el diseño gráfico no. El diseño gráfico es como “hacer el amor” y pintar es algo como “masturbarse”. Creo que cualquiera en su vida querría esto. Hago lo que quiero, lo hago como me gusta y aún así, hay gente que lo disfruta, lo siente y lo agradece. La pintura reúne todo, tiene los requisitos con todo lo que me hace feliz, eso está ahí, y por eso lo hago.

 

Qué afortunado eres, no me canso de decirlo, porque estás donde tu corazón quiere estar y creo que de ahí brota la magia. Esa magia de la que tú hablas, que es la pintura.

Yo lo veo de una forma muy sencilla, es decir, como un truco. Soy admirador de pintores como Velázquez, y los claros oscuros dan esa sensación de que hay algo tridimensional en una tela, para mí es como magia, está la ilusión de que hay algo ahí, pero en realidad es una tela.

 

José Luis Galván

 

El óleo es como tocar la luz y moverla…

Yo estaba saliendo de la carrera de diseño gráfico y ahí ya llevamos acrílico y le dije al maestro: “Me gustaría que existieran pinturas que no se secaran” y respondió: “Sí existe, se llama óleo”. ¡No podía creerlo! Inmediatamente lo empecé a usar y dije “¡No puedo creerlo! Esto es como…, como si tocara la luz y moverla”, así lo sentí, y me enamoré del óleo.

 

Llegaste al mundo de la plástica como un niño libre y honesto, y eso es parte del encanto de tu obra, porque nos conmueve.

Me lo dicen mucho, que parezco un niño… De pequeño lo tomaba como insulto, hoy que ya estoy muy viejo, lo veo como un halago. ¡Me gusta! No trato de ser mejor, ni trato de ser artista, yo solo soy honesto con mi trabajo. Lo que busco es ser muy intuitivo y lo que tenga que salir, que salga. A veces siento que me desnudo, pues aparecen muchas cosas íntimas, pero vale la pena.

 

Se siente esa soltura, cuando contemplamos tu obra, además de ver el retrato crudo de una realidad trastocada que refleja lo que somos como sociedad. José Luis, ¿Cómo es el proceso creativo? ¿Cómo inicia?

Trato de evitar el proceso, porque tener un proceso me va a encasillar y pienso que, si no tengo un método, siempre vendrá algo nuevo de alguna manera, porque no viene de la misma raíz; entonces, de alguna forma siempre busco una manera nueva para que vengan las cosas, y que sea lo más libre posible. Siempre están pasando cosas nuevas. Conforme uno crece, son nuevos los miedos, son nuevas las historias, y las cosas por las que uno llora, son muy diferentes.

 

José Luis Galván

 

Ya eres un maestro en la plástica que influye sobre otros artistas emergentes, que de cierta manera aspiran a ser como tú, entonces, ¿hay que hacer las cosas más en serio?

Siempre lo he dicho, ¡la pintura es un juego serio! Es como el ajedrez, o como un deporte, en donde tienes que cuidar muchos aspectos. La pintura tiene que ver con la emoción, con la fabricación de un producto y al mismo tiempo, no perder de vista que se trata de un juego, porque creo que eso es lo que lo mantiene en movimiento, y a veces se vuelve difícil, es por eso que tengo que conectar conmigo mismo y ser solo yo en mi taller.

 

Comparte que acostumbra pintar de noche, que es cuando logra conectar con su interior y así llega a una especie de fuga, donde no existe tiempo ni espacio, al que él denomina, “estado de flujo”.

Cuando escuché sobre estar en estado de flujo, entendí lo que era, es llegar a un nivel en el que te olvidas de ti de manera física y te evocas únicamente en lo que estás haciendo; es como pasarte al lienzo y perderte, y para cuando miro el reloj, ya han pasado 4 o 5 horas sin darme cuenta.

 

José Luis Galván

 

No existe noche ni día, ¿verdad?

No hay noche ni día. Prendo las luces del taller y es como un sol. De repente empiezo a oír los pájaros y me doy cuenta que amaneció. No puedo dejar de pintar, sobre todo cuando siento que todo va bien. He llegado a estar hasta tres días seguidos sin dormir. Sé que no es bueno, porque también hay que descansar.

 

Los cambios y la era digital…

Hoy en día todo cambia muy rápido con las redes sociales y todo lo digital, y mi vida es un desastre. No alcanzo a entender, pero de lo que sí estoy seguro, es que la pintura no cambia y yo puedo seguir ahí. Me encanta pensar que, desde hace siglos, se hace igual que como yo lo hago ahora. ¡Esto nunca va a cambiar!

 

No todo el mundo tiene ese privilegio de conectar con su trabajo.

¡Sí! Yo estoy muy agradecido con eso. La pintura me ha salvado de muchas cosas. Yo puedo estar en un momento muy malo, pero voy a ahí (a mí taller), igual puedo desconectarme un rato en el que no esté bien conmigo. No muchas personas tienen la oportunidad de eso…

 

José Luis Galván

 

Como dices, la evolución, la rapidez, los cambios, no tan fácil podemos conectar o conectarnos.

Exacto. Para mí, la pandemia pasó de noche. No me di cuenta.

 

Ya llevabas empandemiado mucho tiempo.

Sí, ya mucho tiempo.

 

Se ve la introspección de tu trabajo y que se te pasó de noche. Que bueno que no te haya perjudicado como a tantos, y lamento que mucha gente no entendió ni capitalizó todo lo vivido.

Sí, se supone que había que aprender de esto.

 

José Luis Galván

 

Hablando de aprendizajes, una pregunta más introspectiva, ¿Qué es lo que más molesta a José Luis del ser humano?

Son muchas cosas. Tengo dos maneras de pensar, y ambas siempre están peleando conmigo. Una es esa sensación entre el humano concebido como un monstruo, como una criatura que invade y destruye, y todo lo hace a su conveniencia. De hecho, el sistema económico que tenemos es así, se basa en el egoísmo de todos; por otro lado, esa parte interna de mí que cree, que somos parte de la naturaleza, que somos parte de este mundo y lamentablemente lo

dañamos. Hago una analogía, y lo concibo como la llegada del meteorito que destruyó a los dinosaurios, en la época actual, el ser humano es como el meteorito, esa parte de la naturaleza que está encargándose de transformar y al mismo tiempo de destruir. Esta situación me molesta y creo que aparece en mi trabajo… Cuando analizaba qué carrera estudiar, me inclinaba por la biología. Pasé gran parte de mi infancia en el zoológico de Guadalajara, por eso hay muchos modelos en mis pinturas que no son humanos, porque siento que es muy egocéntrico, es como pintarme una y otra vez, y sería muy aburrido.

 

José Luis Galván

 

SOY FIGURATIVO, PERO ME GUSTA EL ABSTRACTO

Siempre pienso en abstracto cuando estoy pintando. Pienso en hacer la composición, cómo funcionan los colores, cómo funcionan las formas, y los animales me dan un catálogo enorme de formas diferentes. Me cuesta trabajo pintar algo que no esté mirando al espectador. Necesito que llegue, que conecte y que emocione. Es una carrera de resistencia, no de nocaut.

 

José Luis Galván

 

Para despedirnos, desde tu experiencia, ¿qué le dirías a los jóvenes que comienzan en las artes plásticas?

¡Guau!, qué buena pregunta ¿qué les diría? Que trabajen duro y que sean valientes, porque es una carrera difícil y hay que soportar la frustración, porque muchas veces hay fallas y otras no, y cuando las hay, darte cuenta en qué fallaste. No sabes si está bien o no lo que estás haciendo, o qué tan exitoso vas a ser. No sabes, nada, nadie te dice qué va a pasar. Es mucho riesgo todo el tiempo. Los artistas que no lo lograron, por lo general es porque tuvieron miedo, fueron los que se rindieron; mientras los artistas que ya tienen trayectoria dicen: yo sigo aquí, no importa si tenemos premios, siguen aquí, ¡siguen pintando! y de eso se trata.

Hay que demostrarte que eres un buen artista todos los días, lo veo en los artistas que admiro. Los artistas de una generación arriba de la mía, veo que están trabajando como si fueran jóvenes; por otro lado, veo a muchos jóvenes, que me han dicho, “no me está yendo bien”, y ¿cuánto tiempo llevan… 2 años en esto?  También debo decir que, es una carrera de amor, es algo que uno hace por gusto y se disfruta. 

 

José Luis Galván

 

Proyectos en puerta…

En este mes en curso, daré unos talleres de pintura a niños y adultos, y en mayo, me voy a Holanda a realizar unos proyectos por tres meses.

 

¡Felicidades! ya nos contarás a tu regreso, estamos seguros que te irá muy bien. Muchas gracias por recibirnos y por compartirnos tanto de ti, y por mostrarnos tu esencia.

¡Ah! ¡Gracias a ustedes! Gracias por la entrevista y ¡se ve que me estudiaste!

CULTURA

Núm. 270 – Mayo 2022

mayo 26, 2022

Ley para la reglamentación del expediente judicial