SABERES QUE NO SABES CÓMO SABES, PERO QUE SABES

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Seguramente has sentido la voz de la intuición. Es de esos saberes que no sabes cómo sabes, pero lo sabes, así tal cual. No es magia ni brujería, es sólo esa sutil voz que nos hace inclinar la balanza hacia un lado, esa voz que en dos segundos nos permite valorar si una persona es de fiar o no, es ese presentimiento que más tarde se hace realidad, es cuando sentías que había algo erróneo y luego ese instinto resultó ser cierto, es esa voz interna que te avisa cuando vas por mal o buen camino. Es cuando algo te da buena o mala espina, a eso se le llama “inteligencia intuitiva”.

Karla Aparicio Chávez Ilustraciones: Fabs Aldrete (fraq95)

 

Desafortunadamente, la dinámica social actual nos ha empujado a silenciar e ignorar nuestros instintos y lo que hacemos es racionalizarlos, demeritando y yendo en contra de esa sabiduría interior, de esa voz que no se equivoca.

                                                                                                  

Cómo sería la vida si prestáramos más oídos a la intuición, si hubiésemos elegido como humanos “evolucionar” por ese camino y no por el que estamos ahora.

Sin embargo, la intuición ahí está y se hace más palpable a nivel físico, siempre nos avisa, y lo hace a través de sensaciones, como cuando la piel se nos pone chinita (piel de gallina), cuando tenemos escalofríos o cuando sentimos un nudo en el estómago; es por eso que en inglés también se le conoce a la intuición como ese “gut feeling”, es algo como “sensación en la tripa”.

 

“La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado este don”.

–Albert Einstein-

 

Un ejemplo de cómo hemos callado esta voz interior es el reciente caso que se ha viralizado del “gurú” que se autoproclama como “el creador de la autosanación”, quien fuera acusado de abuso sexual por una gran cantidad de mujeres que acudían vulnerables a sus retiros en Bacalar, con la finalidad de sanar sus heridas emocionales e, irónicamente, terminaban más dañadas y conflictuadas por las acciones turbias de este sujeto.

Este señor se empeñó en ejercer una dinámica en la que mantenía a sus víctimas en silencio mientras su supuesta “credibilidad” crecía en redes sociales, llegando a los 2.6 millones de seguidores tan sólo en Instagram.

Karla Aparicio Chávez Ilustraciones: Fabs Aldrete (fraq95)

¿Qué tiene que ver este reciente caso con el hecho de escuchar nuestra intuición?

Cuando una valiente youtuber denunció por primera vez de forma pública algunos de estos sucesos, inspiró a muchísimas mujeres más a alzar la voz, y casi todas ellas, en sus testimonios de denuncia, expresaron cómo sentían que había algo raro, algo turbio, que no era congruente en este hombre. Pero debido a la manipulación emocional a la que fueron víctimas, y a pesar de que ese instinto les decía que había algo que no encajaba ni se sentía bien, muchas lo ignoraron. Era justamente la voz de la intuición y tristemente cayeron en los abusos de esta secta sexual.

 

Se pudo ver cómo la parte racional de algunas de las mujeres que fueron víctimas vino a sobreponerse sobre su intuición, fabricando historias para “justificar” esos comportamientos extraños e incongruentes que su instinto percibió en este “gurú”, diciéndose a sí mismas cosas como, “seguro él tiene razón y eso debo hacer para autosanar”, “igual y estoy siendo algo exagerada y así es proceso”, entre otros pensamientos.

 

Siempre hay que tener presente que existen cuestiones que para la razón parecen la mejor manera de proceder y que en papel se ven bien, pero no siempre son así y nuestro sexto sentido nos avisa y nos lo hace saber. Y lo más importante: ¡no falla!

Por ejemplo, este sujeto tiene millones de seguidores y sus retiros son muy sonados. Si lo vemos de esta forma, la razón nos diría que no tendría nada de malo asistir a sus retiros y llevarse con él, pues si hubiera algo malo, ya se hubiera sabido, ¿no?

Pero más tarde, el instinto natural que algunas de estas mujeres silenciaron, resultó ser cierto y la bomba estalló… Cabe mencionar que esta persona sigue libre y su último retiro fue apenas hace unos días.

 

Como lección, muchos aprendieron la importancia de escuchar y hacerle caso a su intuición, porque la intuición sabe cosas que la razón simplemente no puede entender. Por eso es tan importante volver hacia nosotros mismos y a ese instinto innato del que nos hemos alejado.

 

Recuerda: cuando algo en ti te diga “NO”, ¡Mucho ojo! Por ahí, ¡no es! la intuición casi siempre es infalible. Además de protegernos de situaciones incómodas, dolorosas o riesgosas ­–así como indicarnos cuando vamos por buen camino­–, pongamos mucha atención a nuestra sabiduría interior; es súper útil, aún para tomar las decisiones más sencillas, hasta para negocios y para la vida personal, pues favorece las relaciones con los demás al permitirnos reconocer sus sentimientos, sensaciones.

Karla Aparicio Chávez Ilustraciones: Fabs Aldrete (fraq95)

¿Cómo podemos despertar o acrecentar la intuición?

Una excelente manera para incentivar nuestra capacidad intuitiva es a través de ejercicios y prácticas que nos hagan adentrarnos en lo más profundo de nuestro ser, como la meditación, el silencio y la relajación. Alejarnos un rato de tantos ruidos externos de los celulares, la música, etc., y conectar, pero en verdad conectar con nosotros mismos. Lo que sucede es que muchas veces nos da pavor escucharnos. No es otra cosa más que alcanzar un estado mental de calma profunda para ser más receptivos a nuestro interior y a su vez, al entorno: Cuanta más libertad demos a nuestra mente, sin prejuicios o barreras, más aflorará nuestra intuición.

 

En conclusión, la intuición es uno de los mayores dones que tenemos, pero tristemente, también uno de los más subestimados actualmente. Aprendamos a escuchar y a confiar en nuestra brújula interna y descubriremos que es una maravillosa herramienta para saber hacia dónde ir y hacia dónde no.

 

Nadie puede garantizarnos que por seguir nuestra intuición vayamos a tomar las decisiones más exitosas. No obstante, lo que sí conseguiremos es un aspecto igual de importante: actuar de acuerdo con nuestra esencia, valores, emociones y valoraciones obtenidas con base a nuestras experiencias. Daremos un gran paso que seguro nos hará sentir muy bien con nuestro equilibrio interior, ¡nos hará libres!

 

“Escucha más a tu intuición que a tu razón. Las palabras forjan la realidad pero no lo son.”

Alejandro Jodorowsky

MISCELÁNEO

Núm. 277 – Diciembre 2022

Enrique Wong Pujada

¿Por qué la Alianza del Pacífico vela por la unidad y el progreso social?