CARTAS CON AFIRMACIONES EN POSITIVO

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Carta 1… Desde el inicio de la vida

Mi Adorada Mamá…

Hoy como todos los días, me platicas lo feliz que te sientes de tenerme y expresas bellas palabras de amor sin límite. Estos nueve meses vamos a compartir el mismo cuerpo, pero lo más hermoso, es que nuestro vínculo y conexiones son para toda la vida.

Gracias Mamá por ser positiva, porque heredaré una forma tan valiosa de ser, ya que tus emociones pasan por cada una de mis células y estoy aprendiendo cómo enfrentas la vida, y a pesar de las situaciones difíciles y los problemas, siempre tienes una actitud positiva que transforma nuestra vida, y parecería que de tus pensamientos saliera una varita mágica, que convierte los días grises en un universo de luz. ¡Qué maravillosa vitalidad! Siempre positiva, inteligente y generosa. Me has enseñado a amar todo lo que me rodea y me siento con una gran alegría en mi corazón.

Hoy te hicieron un ultrasonido y llorabas con papá de felicidad. Entendí: “Que también se llora de dicha plena”.

Los días pasan y muy pronto conoceré el mundo. Sé que soy un hijo esperado, porque solo he recibido muestras de amor y me has enseñado a ser positivo, a crear pensamientos de amor, agradecimiento, felicidad y disfrutar el presente.

Nota de Psicología:

El desarrollo emocional comienza desde la estancia en el vientre materno y la encargada de gestionar estas emociones es la madre quien conducirá el futuro del bebé.

Vivette Glover, psico-bióloga perinatal del Imperial College London, nos explica que con base a estudios y pruebas realizadas por la investigadora y su equipo de especialistas, demuestran que una adecuada conexión de la madre con el bebé favorece su desarrollo, ya que existe una íntima y poderosa relación; entre las emociones de la progenitora durante el periodo de gestación y la forma en que el feto crece en el útero, estas emociones repercuten en la vida posterior del niño.

“Una actitud positiva va a desencadenar pensamientos, sucesos y resultados positivos”.

 

Carta 2… Soy un Niño positivo y feliz

Querida vida…

Los años pasaron y me convertí en un niño alegre y feliz, gracias a que tengo la dicha de tener excelentes padres, que son también, mis maestros de vida.

Recordé que los pensamientos positivos, generan una actitud sana, que puedo convivir de manera empática con los demás y le canto a mi existencia una hermosa melodía de amor y agradecimiento y la vida me responde de la mejor manera, y aunque en ocasiones llego a tener pensamientos negativos, analizo que son una pérdida de tiempo y de nuevo me conecto con los pensamientos positivos.

En la escuela aprendí a sumar y considero que la existencia es así, debemos siempre sumar en positivo,  para que se multipliquen los buenos pensamientos y podamos tener una vida más enriquecedora.

En estos años, desarrollé afirmaciones positivas: Soy creativo; soy inteligente único e irrepetible; soy brillante; me acepto como soy y trabajo en mis áreas de oportunidad; soy capaz de resolver problemas; soy gentil, amable y bondadoso; vivo el presente con amor; soy importante; soy feliz y mi alegría irradia mi ser; soy un ser capaz de lograr sus sueños; soy empático y entiendo a los demás.   

Todas estas afirmaciones positivas, están formando mi personalidad y me han ayudado a ser seguro de mí mismo y me preparo para recibir la adolescencia con la mejor actitud.

Nota de Psicología:

Un niño que es educado en positivo tendrá la capacidad de resolver las situaciones difíciles que se le presenten, ya que contará con las herramientas necesarias para saber solucionar problemas. 

La educación emocional crea personas positivas y su éxito radica en darles las herramientas necesarias para que logren creer en ellos mismos, en conocer sus habilidades y talentos, para poder realizar lo que se propongan.

Por su parte, los pensamientos negativos conducen a una fuente inagotable de emociones dañinas y perturbadoras, son un círculo vicioso que sabotea lo mejor del ser humano.

“Si te dieras cuenta qué tan poderosos son tus pensamientos, nunca tendrías pensamientos negativos”.

Cuando se hacen afirmaciones positivas, el cerebro hace consciente lo inconsciente, para ello hay que trabajar todos los días para lograrlo.

La información que recibe la mente consta de tres elementos: conductual, emocional y cognitivo, y construye sentimientos positivos y una entidad permanente en la mente.

“Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida, y tú lo llamarás destino”, Carl Jung.

 

Carta 3…Enseñanza de Mamá

Gracias Mamá…

Hoy fue un día especial, mis padres y hermanos me han felicitado por mi cumpleaños, en ese preciso momento me di cuenta que la vida pasa tan rápida y como decidimos ser, es en lo que nos convertimos.

Aunque ahora soy más alto y tengo más responsabilidades, hay algo que me preocupa y empieza a quitarme el sueño, la verdad me siento un poco inseguro, porque el acné apareció en mi rostro, al principio no quería ir al colegio, pero mientras me miraba en el espejo descubrí que no soy mal parecido y de inmediato me arregle y sonreí.

Cuando regresé de la escuela, mi madre me dio algo para cuidar mi piel, siempre está al pendiente de todos en la familia, pero últimamente se ha centrado más en mí, siempre trae una gran sonrisa que hace que los días sean hermosos, me recomienda cómo debo cuidar mi rostro y mirándome fijamente a los ojos y con una leve sonrisa que me genera seguridad, me dice que no me preocupe y al mismo tiempo resalta mis fortalezas y gracias a su forma de ser, que me contagia, entendí que nunca debo abandonarme en pensamientos negativos porque serán mi peor enemigo.

Pasaron los días, dejé de preocuparme por el acné, usé lo que mamá me dio y por arte de magia están desapareciendo, la respuesta a esto, es mi actitud positiva, que fue lo que me ayudó, sin olvidar las palabras de amor y los productos milagrosos de mamá.

Nota de Psicología:

La adolescencia es una etapa de grandes cambios y muchos desafíos, para la mayoría de los padres, es un gran reto el comunicarse de forma asertiva y lograr que la confianza no se pierda y también, es muy importante el poder canalizar las habilidades y talentos de sus hijos de forma satisfactoria y que tengan una participación activa en el proceso.

 

Carta 4…Regalo de vida

Gracias Universo…

A pesar de que la existencia no es fácil, bien vale la pena desafiar al destino, con lo mejor que traemos y hoy quiero agradecer a la vida, a mi familia y al universo mismo, porque tengo muchas bendiciones y no es que la vida fuera complaciente todo el tiempo conmigo, sino que aprendí a vivir de la mejor manera, “Vivir en positivo”, no es una receta de cocina, pero sí tiene ciertos ingredientes necesarios para transitar por la vida, siempre ligeros de equipaje y solo he llevado a ese gran viaje más afectos menos cosas materiales, y por delante, con la bandera de una actitud positiva. He aprendido a educar mis emociones.

No sé cuánto tiempo mis pies sigan caminando, pero los años que me queden seguiré disfrutando y mi misión será: amar la vida ante cualquier circunstancia y la felicidad estará conmigo siempre que mi posición sea positiva. Gracias Universo, gracias, gracias…

Nota de Psicología:

Un adulto positivo no se hizo de la noche a la mañana, fue la semilla del periodo de gestación hasta convertirse en un gran árbol, firme, fuerte, bien plantado en la tierra y tomando lo mejor del universo… Sol, agua, tierra fértil, que representan los pensamientos positivos.

Los beneficios que se obtiene de vivir en positivo: Amar la vida y la empatía que se genera con otras personas. Bienestar físico y emocional, asertividad, paz, tranquilidad, equilibrio y un manejo adecuado de los problemas, además de potenciar las emociones positivas y generar un efecto dominó, acompañado de felicidad; por el contrario, los pensamientos negativos generan, inestabilidad emocional, ansiedad, irritabilidad, inseguridad, toma de malas decisiones, y lo más inquietante, es que pueden generar graves trastornos psicosomáticos.

Cuando se utilizan pensamientos negativos se tatúan en mármol en la mente y terminan siendo la ley que rige la vida, hay que empezar a cambiarlos por la magia de dos palabras: Merezco y Puedo. “Merezco vivir bien;  merezco abundancia, merezco amor… Puedo lograrlo, puedo alcanzar mis sueños y puedo cambiar mi destino de manera positiva.

La felicidad no se busca afuera, está en el interior, lo cual genera bienestar emocional, seguridad y confianza en sí mismo.

Los pensamientos positivos al estar conectados con la mente y el cuerpo, permiten que la persona pueda vivir una vida más plena y gratificante.

“Si la mente está ocupada con pensamientos positivos, es más difícil que el cuerpo enferme”, Dalai Lama.

 

Psicoterapeuta y Orientadora en Tanatologia Raquel Estrada.

 

SALUD

Núm. 248 – Julio 2020

julio 15, 2020
Asuntos destacados del 6 al 10 de julio 2020

Asuntos destacados del 6 al 10 de julio 2020