EL VUELO SEXUAL AMOROSO

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Sensaciones nuevas surgen en tu vida cuando tu vida sexual se transforma desde lo más profundo de tu ser porque se manifiesta un nuevo vínculo con el amor y la sexualidad. Se manifiesta en ti una apertura hacia el Espíritu y te muestras en calma durante el encuentro de la danza de los amantes, una danza cargada de pasión, deseo, orgasmos y caricias mutuas que te meten en las cumbres y valles de las montañas terrenales de tu cuerpo y el de tu pareja, pasando por el misterioso mar de las emociones y sentimientos que se despiertan durante las caricias, los besos, las miradas, los alientos, continuando por los vientos  galopantes del encuentro amoroso al intercambiar los alientos, los ritmos de las respiraciones a veces, agitadas, a veces, más suaves hasta que el fuego de la pasión encendido por el calor generado por ambos danzantes del amor, activa y enciende el brillo de la consciencia que los conduce hacia la elevación de la energía sexual abriendo ambos las alas de la sexualidad mágica.

Andar por este sendero implica una consciencia despierta para que puedas abrir tus alas y volar los altos cielos de la sexualidad, para ello, has de trabajar sobre tus resistencias al placer, a las caricias, a la desnudez de tu cuerpo; lo mismo afrontar la zona oscura de tu sexo cargada de traumas, conflictos, prejuicios y juicios, creencias de limitación y herencias de tu linaje familiar; no menos importante es el trabajar con tus apegos al pasado, a tus parejas anteriores, a tu obsesión por el placer, a la pornografía y a tus fantasías. Se trata de ir disolviendo los aspectos de lo conocido y familiar para acceder a lo misterioso y desconocido de la sexualidad mágica en la cual has de encontrarte totalmente presente y experimentar sensaciones, sentimientos frescos, nuevos e incognoscibles hasta ese momento para ti.

Abrir tus alas hacia la sexualidad mágica requiere de tu valor para entregarte plena y completamente a tu amante lo mismo que él a ti. Se trata así, de un deseo y excitación mutuos, pero de ir más allá del placer genital, del desfogue de un deseo carnal, que es muy rico, pero que solo te obliga a la repetición una y otra vez porque la entrega es tan superficial que se te “olvida lo que sentiste” y necesitas repetir como el adicto a las drogas y esa repetición se vuelve compulsiva porque tu energía sexual se derrocha en el hombre al eyacular y en la mujer por el exceso emocional.

Abrir tus alas hacia la sexualidad mágica es un salto cuántico porque una vez que logras acceder a la elevación de tu energía sexual y experimentar el éxtasis de la copulación y el brillo de tu consciencia, entonces, se desvanece todo lo viejo que hasta ese momento habitaba en ti y un mundo nuevo de altos vuelos se abre ante ti, por lo tanto, tu vida se transforma totalmente.

 

EL VUELO SEXUAL AMOROSO

 

Has de amar tu propia oscuridad sexual, así es que cuando lleguen a ti los conflictos y miedos en tus encuentros amorosos has de asumirlos porque no puedes llegar al éxtasis pleno si niegas lo que te atemoriza, lo que te obsesiona del sexo, tus perversiones al igual que tus represiones, tus ansiedades, angustias, traumas y juicios solo por mencionar algunas variables. Por lo tanto, tienes que aceptar tu oscuridad sexual asumiéndola.

 

Es importante que sepas que al momento de la entrega en la danza de los amantes se establece una comunicación sexual sagrada que mueve las energías sexuales a tres niveles que son: el sexo (genitales), el amor (fusión) y el éxtasis (vínculo al espíritu).

 

En tu vida sexual se presentan diferentes situaciones que te llevan a vivir experiencias de todo tipo que van enriqueciendo y/o demeritando tu sexualidad. Mientras vivas tu sexualidad etiquetando, clasificando, juzgando como correcto e incorrecto e incorrecto, bueno o malo, agradable o desagradable, etc… Vivirás en la división, la lucha y el conflicto.

 

En tu sexualidad adquieres poder personal e integridad cuando aceptas e integras en ti a tu ángel y tu demonio y los trasciendes, entonces, logras mantener y manifestar con tu presencia la unidad y transparencia entre tus pensamientos, tus palabras, tus emociones y tus acciones sexualmente hablando. En pocas palabras, llegas a ser el reflejo vivo de la unidad de las polaridades entre lo masculino y lo femenino. Esto te permitirá transformarte, a medida que profundices en tu vida sexual, en maestro/a de tus energías sexuales y adepto/a al éxtasis de fusión.

 

En tu camino de liberación y evolución con respecto a tu vida sexual es necesario que comprendas los aspectos claros y oscuros que envuelven tu sexualidad. Todo aquello que rechazas, juzgas, reprimes, temes, te obsesiona, te crea necesidad, postergas y que de alguna forma no quieres o no puedes “ver” claramente, forman parte de los aspectos sombríos. Por otro lado, aquello que conoces, te vanaglorias, te obsesiona, presumes o quieres esconder y disimular porque te frustra o no te crees capaz de lograr en tu sexualidad, se llaman sombras luminosas.

 

El primer paso para avanzar hacia la pasión de la unidad y el éxtasis del orgasmo en la fusión amorosa, es aceptar tus luces y tus sombras (el ángel y el demonio que eres); segundo, integrarlas en ti, trabajarlas y tercero, trascender las dualidades que se presentan en tu sexualidad para que te transformes en una mujer o en un hombre de sentimiento, sabiduría y conocimiento que sabe manejar sus energías sexuales.

 

Vivir tu sexualidad desde la dualidad te violenta internamente pues te genera conflictos, culpa, vergüenza, hastío, insatisfacción, ansiedad, obsesión y necesidad. En este nivel solo deseas repetir y repetir porque te obsesiona el poder sentir, excitarte, desahogarte, etc.

 

Para trascender este tipo de comportamiento sexual es necesario que encuentres los vértices de tus dualidades sexuales y logres la cohesión de la unidad que contiene las partes más evolutivas y creativas de los opuestos en lucha. Para ello, has de amar a tu ángel y tu demonio (luz y sombra sexuales) en la misma medida.

En una relación de pareja los amantes deben ser como dos columnas que sostienen el mismo techo, ambos comparten ese techo sin acercarse demasiado y sin alejarse demasiado, pues el techo que es la relación colapsa.

 

Si te acercas demasiado –irónicamente– provocas la necesidad de alejamiento de tu pareja porque traspasas la libertad de tu pareja y cada persona necesita su propio espacio. Mantén el equilibrio entre el acercamiento y el alejamiento hacia tu pareja pues demasiado acercamiento envenena al igual que el alejamiento y con ello el amor que pudiste sentir al principio por el enamoramiento se destruye.

 

Una de las variables importantes como eje angular de una relación de pareja es la sexualidad. Reprimir el sexo de diferentes formas es invitar a la energía sexual a buscar la forma de expresarse y manifestarse porque requiere movimiento y salida, desafortunadamente al no manejar tu sexualidad en forma natural la salida se distorsiona el movimiento de dicha energía es descendente. Algo muy parecido sucede con tu enojo, con tus deseos y tus placeres. Si aceptas que están ahí y te permites una catarsis, la posibilidad de que tus energías no se distorsionen, aumenta.

 

La represión del ser que realmente eres, existe, prácticamente desde tu nacimiento y si permites crear una conciencia que no se confunda con un diferente matiz de represión, entonces, te permitirás una locura consciente que tarde o temprano te llevará a la verdadera cordura.

 

Sucede, que en la actualidad, de hace pocos años a la fecha, la energía de lo sagrado femenino busca integrarse tanto en mujeres como en hombres; esto ha generado cierto descontrol individual y en pareja, provocando crisis de tipo emocional, sexual y de sistema de creencias. El hombre y la mujer de alta conciencia atraviesan por el trabajo interior de abrazar su lado femenino que consiste en integrar en equilibrio las cualidades de la generosidad, maternidad, receptividad, arte, el misterio y lo oscuro en una danza armoniosa con lo sagrado masculino que es el impulso, la voluntad, lo activo, la materialización, la memoria y lo luminoso.

 

Psic. Jaquelin Machado Garduño

Tel: (222) 6171475

WhatsApp App: +52 1 222 6171475

FB: “Sexualidad Sagrada”

SALUD

Núm. 277 – Diciembre 2022

Enrique Wong Pujada

¿Por qué la Alianza del Pacífico vela por la unidad y el progreso social?