SINUHÉ VILLEGAS

Pinto lo que me afecta

COMPARTIR

Facebook
Twitter

“Las emociones y las necesidades del hombre son atemporales”

Se percibe un rico aroma a óleo, mientras mis ojos captan la magia del color. Me encuentro en el estudio del artista plástico Sinuhé Villegas, todo un referente de la plástica en Jalisco. Artista autodidacta con más de 20 años de trayectoria con varios reconocimientos por sus trazos, cuyo estilo es muy peculiar.

Es común encontrar en su obra modelos clásicos y autorretratos fundidos con el lenguaje de su alma.

 

Sinuhé Villegas

 

Sinuhé gracias por aceptar nuestra invitación de participar en nuestro espacio.

“Muchas gracias a ustedes. Me siento muy honrado”.

 

Cuéntanos, ¿cómo empezó la aventura de convertirte en pintor?

Soy pintor y dibujante. Empecé prácticamente desde chico. Vengo de una familia de herreros donde se hacían esculturas. Tenía un tío, recién falleció, que era pintor y escultor. De niño, cuando lo visitaba en casa de mis abuelos paternos veía la magia en su estudio, con sus óleos y materiales en sus mostradores, y sus paredes llenas de cuadros. El ambiente que se manejaba ahí –con sus amigos–, ¡me encantó!

 

Sinuhé Villegas

 

¿Se podría decir que fue quien sembró en ti la semilla del arte? Él, ¿cómo se llamaba?

David Villegas.

 

Lo honramos desde acá y agradecemos la luz que encendió en Sinuhé, porque hoy día es un artista vertiginoso y muy talentoso.

“Vengo de familia de artistas. Tengo tres tíos muy buenos. Uno que es pintor, otro en la herrería y el tercero en el periodismo, prácticamente son mi influencia más directa”.

 

Sinuhé Villegas

 

¿Desde niño fue cuando comenzaste a trazar tus primeros trazos?

No, aunque ya tenía la inquietud. Mis primeros trazos, fueron en la secundaria, ya empezaba, como todo chamaco, con acuarelas, lápices y dibujos, totalmente infantiles.

 

¿Sentías que tenías un poco más de facilidad que los demás?

¡No! No, no. Yo lo que sí sentía que tenía, era como una visión diferente a los demás.   ¿Cómo explicarlo? Por ejemplo, pintar florecitas o un pajarito, era bonito, pero yo quería algo más expresivo, más profundo… Algo más fuerte. Una vez vi una entrevista a José Luis Cuevas y me encantó el trabajo y la personalidad de ese hombre. Me enganchó, y dije: «Yo quiero ser así, quiero llegar a ser un buen pintor, así que lo voy a hacer, voy a hacer algo que sea bueno». Esa era mi perspectiva, «ya la gente y el tiempo juzgará», pero yo trato de hacer lo mejor posible.

 

Sinuhé Villegas

 

Pienso que se ha logrado Sinuhé, porque al contemplar tu obra, se siente una intensidad tremenda, atrapa, invita a la confrontación con un estilo muy propio, muy identificado ¿Cómo es que nace? ¿Cómo llegas a él?

Bueno, yo desde siempre y hasta la fecha, soy muy tímido, entonces la pintura la uso para expresarme. O sea, una cara es un autorretrato… casi abstracto. Plasmo lo que traigo, expreso la emoción del momento. A veces puedo hacer un autorretrato más figurativo, pero a veces tengo la necesidad de expresar algo más fuerte, es casi inconsciente. Pienso que las emociones y las necesidades del hombre van a ser siempre las básicas y las emociones también. Son las mismas desde tiempos remotos. Son atemporales.

Por eso pinto mis personajes atemporales a veces. No plasmo el tiempo que estamos viviendo, más bien, pinto lo que me afecta. Aunque desgraciadamente nos estamos acostumbrando a este tipo de noticias: La sensibilidad se está perdiendo.

 

Sinuhé Villegas

 

En un solo autorretrato del maestro Villegas se perciben emociones diversas… Él se pinta así mismo, y va más allá de lo físico, pinta al alma transparente, sin filtros. Esto hace la diferencia en una obra de Sinuhé.

“Prácticamente es como un testimonio del alma, incluso, mi primera exposición “La consistencia del alma”, la considero de las más importantes. No trato de intelectualizar mi trabajo, más bien, trato de que vaya más allá de lo intelectual. Lo muy intelectual me aburre. Yo quiero transmitir algo más”.

 

Sinuhé Villegas

 

El interior del ser humano…

“¡Sí! Lógicamente, como todo artista, tengo gente que no le gusta mi trabajo, que se le hace muy violento, pero a otros sí le gusta, y de eso se trata”.

 

¿El estilo?

No sé cómo salió. Picasso una vez dijo: «Mi trabajo es como un diario personal».

Así como dijo Picasso, mi trabajo es como un diario personal, mi pintura así es, como un diario escrito, pintado con emociones, con colores, cada color es una emoción. Por ejemplo, a mí me gusta mucho el azul, los tonos pasteles como el de los impresionistas, me encantan.

 

Sinuhé Villegas

 

Cuando Sinuhé dijo: «Hoy voy a vivir del arte», definitivamente fue una decisión muy valiente de tu parte. Se debe reconocer que cuando un artista comienza no es tarea fácil, ¿verdad?

Fui un día a una exposición a la galería Azul con mi esposa. Saliendo le dije: «¿Sabes qué? ¡Yo necesito pintar!». En ese tiempo trabajaba en un estacionamiento y ella no trabajaba. «Me gustaría pedirte: Me apoyas tu trabajando. Tengo fe en mí y en mi trabajo. Y yo, me dedico a pintar… Y me respondió: ¡Yo te apoyo!» Así que más bien ella fue la valiente, porque aceptó mi propuesta, y comenzó a trabajar. Hasta la fecha sigue trabajando”.

 

¿Ahí ya había hijos?

¡Sí! Estaban chicos mis hijos, pasamos tiempos muy difíciles. En lo que ella encontró trabajo y yo comenzaba a vender mis obras. Salimos adelante con lo que ella ganaba y lo poquito que yo obtenía.

 

Sinuhé Villegas

 

¿Cómo es que se hace un artista? ¿Con el tiempo? ¿A pinceladas ¿Cómo?

¡Con trabajo! Yo soy y era un pintor nocturno. Acostaba a mis hijos a las ocho de la noche. Y empezaba a trabajar hasta las tres o cuatro de la mañana. Llevaba niños a la escuela y me dormía un ratito. Eso fue todos los días. Necesitaba del silencio y la soledad de la noche. Me imagino que es igual para los escritores y poetas para cuando están escribiendo necesitan estar en silencio total.

 

Sinuhé Villegas

 

¿Cómo comenzaste a vender tu obra?

Por contactos. Por ejemplo, poco a poquito te vas haciendo de contactos y así te vas conociendo con la gente, y con otros pintores. Ya más o menos, cuando ya iba agarrando caminito, en una exposición individual de treinta piezas, se vendió toda mi obra y a una sola persona. Fue en el año 2013.

 

¡No lo puedo creer! ¿Cómo te sentiste?

Me sentí millonario y feliz. ¡Sí! Sí. Muy contento. Yo nunca había tenido tanto dinero.

 

Sinuhé Villegas

 

¿Qué vicios tienes?

Tengo un vicio por los libros de arte y sobre todo, libros sobre Picasso, que es mi pintor favorito. Es un hombre que liberó todo. Liberó el arte.

 

Sinuhé Villegas

 

Ese día fue un parteaguas en la carrera del maestro Villegas. Hoy por hoy, tiene bastante movimiento: hace obra por encargo de día, y por las noches sigue trabajando, con su obra personal.

 

¿A qué le teme Sinuhé Villegas?

Te iba a decir que a la muerte, pero cuando hablo del tema de la muerte, yo soy una persona muy creyente, creo en Dios, soy católico. Tengo temor a Dios. La muerte no me da miedo. Lo que me da miedo es la muerte espiritual. La muerte es el infierno. No estar en Gracia con Dios. Comparto esto porque tuve una crisis de esquizofrenia en el 2003, estaba chavo, donde yo escuchaba voces, gente hablándome. Fue terrible. Yo estaba acostado y de repente sentí presencias caminando, presencias alrededor de mí, volteé y dije: ¡Ay Dios! Sentí que me movían la cama. Me asuste mucho.

 

Sinuhé Villegas

 

Gracias por compartirnos algo tan personal. ¿Cómo supiste que era una crisis de esquizofrenia? ¿Te diagnosticaron?

Sí, de hecho, sigo medicado para controlar mi enfermedad. Esas voces son prácticamente atormentadoras, te vuelven loco. Te están hablando, gritando, diciendo majaderías, diciendo que te van a matar. Son muchas cosas terribles, nada agradable. Son visiones, como un Inframundo donde se veían puros ojos, es dónde están los demonios, un lugar frío y sumamente oscuro.

 

¿Hoy en día cómo está Sinuhé Villegas? ¿Desaparecieron las voces?

No, no, es muy difícil. Todavía en las noches escucho susurros. Pero ya he aprendido a controlarlas y a vivir con ellas. Estas visiones me abrieron otro pensamiento. Por eso, es que mi pintura no es fácil de digerir. Todo lo vivido, lo que he vivido está dentro.

 

Sinuhé, esto que viviste ¿Crees que es algo del cerebro o algo del inframundo?

Es algo del cerebro, porque es espiritual. La esquizofrenia es como una enfermedad espiritual. Me imagino que las enfermedades mentales son enfermedades espirituales. Te atacan. Es muy complejo. Para la gente es un tabú y se burlan, pero yo que lo he vivido, puedo decir que hay algo más, algo invisible. El mismo Creador lo dice: «Creador de todo lo visible y lo invisible». Entonces me cambió la visión del mundo totalmente y la perspectiva. En la vida no nada más existe lo material, hay más, que es feo y bonito también.

 

Hay una dualidad, como en todo universo… Felicidades Sinuhé, no solo por salir adelante con este trastorno, sino aparte, por ser una persona hipersensible y además regalar al mundo tu mensaje a través de tu obra. Gracias por abrir tu corazón y compartir tu historia. Después de conocer más de ti, podremos entender un poco más tu trabajo. Tanta honestidad se agradece.

“Al contrario Karla, gracias a ti y a todo el staff de la revista Personae por la invitación. ¡Feliz anversario 23!”.

 

Redes del artista:

Instagram: sinuhe_vd_art.

Facebook: Vd Sinuhe.Fotos

 

CULTURA

Núm. 277 – Diciembre 2022

Enrique Wong Pujada

¿Por qué la Alianza del Pacífico vela por la unidad y el progreso social?