LOS PENDIENTES DE TU CUERPO

El Ocio y el Descanso

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Cualquiera de estas dos palabras está casi prohibida en nuestra sociedad, tan solo de mencionarlas entra, en cualquiera, la idea de una persona floja, sucia, que no le importa nada. O, ¿tú que piensas de estas palabras? ¿Te imaginas el ocio y el descanso en tu vida?, ¿los anhelas?, ¿te dan miedo?

¿Cómo han sido estos días de cuarentena para ti? ¿Has descansado o has trabajado más de lo que te imaginabas? ¿Te organizas para que entren, un rato, el ocio y el descanso en tu vida? ¿Quiénes crees que tienen más momentos de ocio y descanso, las mujeres o los hombres?

 

 

Últimamente he escuchado, leído y he vivido en carne propia la falta de ocio y descanso en mi día a día, me los doy porque se los arrebato a la lavada de trastes, a la cocinada, a la sacudida de polvo, etc. En muchas ocasiones no me siento bien de estar en casa la mayor parte del tiempo y no tenerla limpia, impecable, como me enseñó mi abuelita. De hecho, desde hace cuatro años trabajo en casa, hago trabajo de oficina en casa pero la mayor parte del tiempo estoy sola pues los miembros de la familia están en lo suyo, y lo que hay que recoger o limpiar es mucho menos. Pero ahora, en estas últimas semanas, en las que todos estamos haciendo un uso intensivo de la casa, ésta se encuentra más desordenada, hay más trastes sucios, más ropa por todos lados, más comida por hacer, etc. Pienso mucho, pienso en las familias tradicionales en las que la mujer tiene que hacer todo lo referente al hogar y me imagino cómo es que les ha aumentado el trabajo a esas mujeres. Nosotros somos una familia poco convencional, una familia que procura no tener roles de género, sin embargo, a mí me encanta cocinar y lamentablemente a nadie nos gusta lavar los trastes. ¿Te imaginas? Si para cocinar tiene que haber utensilios limpios y nadie los queremos lavar, y si yo soy la que cocina por gusto, ¿quién crees que termina lavándolos? Creo que estás imaginando bien.

 

Ahora piensa en aquellas familias que tienen muy marcado su rol de género, incluso aunque las mujeres también aportan gasto a la casa, a veces hasta más que sus maridos pero… los roles de mujer-hombre, esposa-esposo, ama de casa-proveedor, mamá-papá, pesan, al grado de no poder descansar ni mucho menos darse momentos de ocio.

 

La falta de ocio y descanso asesina la creatividad, la imaginación, la capacidad de emprendimiento, en general, asesinan nuestros potenciales, esos con los que nacemos. Me refiero a los potenciales de poder hacer mucho más cosas que sólo la limpieza de casa o la crianza o el trabajo formal. Podríamos ser y hacer muchas más cosas que sólo los roles impuestos por la sociedad. ¿Te imaginas poder bailar, combinar música, hacer música, modelado en barro, pintar, cantar, sembrar, etc? Claro que todas y todos somos capaces de hacer todo eso pero… si vivimos en modo sobrevivencia, con horarios laborales de mínimo ocho horas más el tiempo de transporte de la casa al trabajo y viceversa que mínimo consume una hora de ida y una de vuelta a la mayoría de habitantes de esta enorme ciudad… IMAGINA.

 

Y te habrás imaginado que estando en casa podrías hacer, por fin, todo eso que quieres pero te has enfrentado con la realidad… o no puedes salir, o tienes que trabajar en tu computadora, o de plano te quedaste sin trabajo y no tienes cómo hacer lo que quisieras. O tienes a tus hijos y ahora funges como maestra, cocinera, enfermero, animador de fiestas, ogro, etc.

 

Aquí viene la parte importante:

¡PARA! ¡Para si no quieres colapsar! Para si quieres mantener el ritmo. Para si quieres aguantar hasta que esto pase. Para si no quieres enfermar. Para si quieres ser la mejor madre o el mejor padre para tus hijas. Para si quieres simplemente parar porque ya no puedes más. Para con o sin cuarentena.

Lo que como sociedad necesitamos entender es que el ocio y el descanso forman parte importante del rendimiento laboral y para el rendimiento de los roles que necesita esta cultura. El ocio y el descanso es algo así como ir a enchufar la batería vital para continuar. El ocio y el descanso son indispensables para la creatividad y la imaginación. El ocio y el descanso son vitales para la salud integral. El ocio y el descanso no son demonios que acechen para poseernos y hacernos suyos para siempre.

 

Cuando organizamos nuestras actividades incluyendo el ocio y el descanso en nuestra vida, dándoles unos minutos, unas horas, unos días incluso, no tienen por qué volverse una adicción, una enfermedad, o la perdición.

Ahora, tienes un momento histórico importante en tu vida, es un momento de reorganizarte en muchos aspectos de ti mismo, de ti misma. Aprovecha e integra el ocio y el descanso dentro de tus actividades cotidianas. Verás la diferencia, el antes y el después y me contarás cómo te va.

¡Aprovecha este momento para hacer un reseteo!

 

¡Estás lista, listo, liste! Si no es ahora, ¿cuándo?

 

Amaranta Medina Méndez

Fb: Ammarte Tierra

Email: [email protected]

SALUD

Núm. 246 – Mayo 2020

mayo 28, 2020

Sesión plenaria de la Comisión Permanente en la modalidad a distancia