EL VUELO DEL SENDERO SEXUAL

COMPARTIR

Facebook
Twitter

Sensaciones nuevas surgen en tu vida cuando tu vida sexual se transforma desde lo más profundo de tu ser porque se manifiesta un nuevo vínculo con el amor y la sexualidad. Se manifiesta en ti una apertura hacia el Espíritu y te muestras en calma durante el encuentro de la danza de los amantes, una danza cargada de pasión, deseo, orgasmos y caricias mutuas que te meten en las cumbres y valles de las montañas terrenales de tu cuerpo y el de tu pareja, pasando por el misterioso mar de las emociones y sentimientos que se despiertan durante las caricias, los besos, las miradas, los alientos y continuando por los vientos  galopantes del encuentro amoroso al intercambiar los alientos, los ritmos de las respiraciones a veces agitadas, a veces más suaves, hasta que el fuego de la pasión encendido por el calor generado por ambos danzantes del amor, activa y enciende el brillo de la consciencia que los conduce hacia la elevación de la energía sexual abriendo ambos las alas de la sexualidad mágica.

 

Sexualidad Mágica

 

Andar por este sendero implica una consciencia despierta para que puedas abrir tus alas y volar los altos cielos de la sexualidad, para ello, has de trabajar sobre tus resistencias al placer, a las caricias, a la desnudez de tu cuerpo; lo mismo afrontar la zona oscura de tu sexo cargada de traumas, conflictos, prejuicios y juicios, creencias de limitación y herencias de tu linaje familiar; no menos importante es el trabajar con tus apegos al pasado, a tus parejas anteriores, a tu obsesión por el placer, a la pornografía y a tus fantasías. Se trata de ir disolviendo los aspectos de lo conocido y familiar para acceder a lo misterioso y desconocido de la sexualidad mágica en la cual has de encontrarte totalmente presente y experimentar sensaciones, sentimientos frescos, nuevos e incognoscibles hasta ese momento para ti.

 

Abrir tus alas hacia la sexualidad mágica requiere de tu valor para entregarte plena y completamente a tu amante, lo mismo que él a ti. Se trata así, de un deseo y excitación mutuos, pero de ir más allá del placer genital, del desfogue de un deseo carnal, que es muy rico, pero que solo te obliga a la repetición una y otra vez porque la entrega es tan superficial que se te “olvida lo que sentiste” y necesitas repetir como el adicto a las drogas y esa repetición se vuelve compulsiva porque tu energía sexual se derrocha en el hombre al eyacular y en la mujer por el exceso emocional.

 

Abrir tus alas hacia la sexualidad mágica es un salto cuántico porque una vez que logras acceder a la elevación de tu energía sexual y experimentar el éxtasis de la copulación y el brillo de tu consciencia, entonces, se desvanece todo lo viejo que hasta ese momento habitaba en ti y un mundo nuevo de altos vuelos se abre ante ti, por lo tanto, tu vida se transforma totalmente.

 

Has de amar tu propia oscuridad sexual, así es que cuando lleguen a ti los conflictos y miedos en tus encuentros amorosos has de asumirlos, porque no puedes llegar al éxtasis pleno si niegas lo que te atemoriza, lo que te obsesiona del sexo, tus perversiones al igual que tus represiones, tus ansiedades, angustias, traumas y juicios solo por mencionar algunas variables. Por lo tanto, tienes que aceptar tu oscuridad sexual asumiéndola.

Es importante que sepas que al momento de la entrega en la danza de los amantes se establece una comunicación sexual sagrada que mueve las energías sexuales a tres niveles que son: el sexo (genitales), el amor (fusión) y el éxtasis (vínculo al espíritu). Para ello, has de dar un salto al interior de ti mismo para adquirir alta consciencia.

 

Sexualidad Mágica

 

Un ser humano de alta consciencia sabe que el amor es una experiencia de energía y por lo mismo no es una emoción… Sabe que el amor es una experiencia viva que está fuera del orden establecido. Es una sensación expansiva y única… Es un sentimiento íntimo y sereno. La persona de alta consciencia sabe que el amor no es una excitación emocional ni una sensación de apego ni tampoco una obsesión que vaya de lo impersonal a lo personal…

 

Una persona de alta consciencia que ha trabajado y sigue trabajando tanto en el despertar como en el desarrollo y expansión de su consciencia sin límites…. Se mantiene en un estado de gran presencia en el presente y acepta lo que llega a su vida con lucidez, si es una experiencia caótica y con serenidad. Camina de manera ligera y sin soportes. Vive también su sexualidad en una entrega mutua y en la transformación de algo más grande que la pareja misma…

 

Si quieres transitar por este sendero de alta consciencia es importante que te liberes de tus prisiones y qué te desapegues del personalismo. Entres en estados meditativos y de silencio y que dejes de estar atado a tu nombre y a tu forma, borrando tu historia personal y perdiendo tu importancia personal. En el mundo de lo externo se encuentran infinidad de ataduras…

 

Concientiza que no es posible la permanencia de las cosas porque todo fluye y está en movimiento continuo. Si tu conciencia no despierta permaneces dormido tanto de día como de noche como un zombie programado por las actividades diarias y rutinarias y no eres consciente del gran potencial que yace en tu interior.

 

Una persona de alta consciencia sabe que la felicidad sólo es posible si no excluye nada del todo que me rodea. Ni el bien ni el mal ni Dios ni el demonio ni amigos ni enemigo. No excluye nada ni a nadie….

 

Personas con el potencial nato de alta consciencia son conocidas como Índigo. Las personas que tienen un perfil índigo son personas revolucionarias evolucionadas. Rompedores de esquemas tradicionales como parte aguas del cambio evolutivo de la humanidad.

 

Este tipo de personas tienen desarrollado mucho más los sentidos internos por lo tanto, tienen una gran sensibilidad cuando están en ambientes y con personas cuya energía es alterada.

 

Muchas veces, cuando fueron niños este tipo de personas probablemente vivieron muchos episodios depresivos, de miedo, de angustia y de ansiedad de sentir también él no pertenecer a su familia e incluso a este mundo. Así mismo, dichas experiencias de vida los empujaron hacia el sendero de la sexualidad sagrada, trascendiendo su propia sombra que incluye el fenómeno del victimismo.

 

Uno de los aspectos más fuertes que intervienen en tu vida sexual es el fenómeno tan común del victimismo. El victimismo está esculpido en nuestras conversaciones cotidianas, en nuestros pensamientos. En los traumas, conflictos y necesidades en la sexualidad desencadenan el fenómeno del victimismo. Relación con nuestras relaciones. Siempre estamos bajo la dictadura o la prepotencia de alguien, sea un vínculo familiar, amistoso, amoroso laboral.


Lo interesante es que los dos miembros de esta dolorosa relación están enlazados y se necesitan mutuamente. Uno/a lleva la correa en la mano y el/a otro/a en el cuello.

Por otro lado, es importante comprender que, para acabar y transformar el victimismo, se necesita expandir la conciencia de la sexualidad. Extender fuerzas de expansión de la Consciencia Sexual por la Tierra nos empuja a realizar trabajos de grupo y sobretodo, trabajos individuales en los que se torna imprescindible afrontar nuestros demonios internos emocionales, conflictos sexuales, mentales y asumir que tenemos pendientes que nos anclan en el sufrimiento.

 

Sexualidad Mágica

 

La Sexualidad es el camino más directo hacia la expansión de la consciencia, pero es imprescindible “cambiar tu perspectiva sexual, sin embargo, tememos el cambio; el temor nos atrapa y no somos conscientes de que es imposible madurar sin abrazar la sexualidad totalmente. “De repente” nos topamos con una grave crisis interna y quedamos inermes, ignorantes ante el misterio de la “sin razón”… Vulnerables y desarmados/as sin saber qué podemos hacer en esos momentos. Y cuando viene la incomprensión, la angustia, la desesperación, salimos corriendo por miedo de que nos arrastren de cabeza a la locura, sin darnos cuenta de que la locura es la propia huida.

Nos preguntamos sobre la buena forma de vivir nuestra sexualidad, sobre la necesidad de una sexualidad consciente, pero ni siquiera tenemos conocimiento de existir sexualmente más allá del cuerpo, ya que no nos hemos “visto” a profundidad fuera del maniquí de carne y huesos. Hay que entrar vivo/a (conscientes de nuestro ser interno) en la propia sexualidad.

 

Muchas de las experiencias que actualmente vives en tu sexualidad son el resultado de tus creencias. Las creencias, por lo general, nos son inculcadas desde niños y éstas, se van metiendo tan dentro de nuestro subconsciente que las transformamos en verdades absolutas. Las creencias, con el tiempo, se convierten en afirmaciones así, por ejemplo, si utilizas frases como: “todos los hombres son iguales”, “las mujeres son objetos sexuales de placer”, “no soy lo suficientemente bueno en la cama”, “si me muestro sexualmente como soy van a decir que soy puta”, “solo me estás utilizando”, “las mujeres son mentirosas y les gustan los hombres cabrones”, “el sexo es asqueroso”, etc… y todas aquellas frases que se te puedan ocurrir en este momento, sucede que, literalmente, vas creando tu futuro, es decir, el universo hará que se te cumplan esas afirmaciones y, al constatar que tus afirmaciones, cuyo fundamento son las creencias, se manifiestan por medio de tus experiencias sexuales, irónicamente, reforzarás esa creencia y expresarás nuevamente las afirmaciones correspondientes y se te seguirán materializando en forma de experiencias sexuales frustrantes y así indefinidamente permanecerás en un círculo

 

Contacto

Psic. Jaquelin Machado Garduño

FB: “Sexualidad Mágica, Perfil Indigo y desarrollo de consciencia”

SALUD

Núm. 277 – Diciembre 2022

Enrique Wong Pujada

¿Por qué la Alianza del Pacífico vela por la unidad y el progreso social?